El Emergente

El Emergente

A toda velocidad


Elvis Andrus impone un récord de robos para un novato venezolano y quiere más

Ahora que por fin los Rangers de Texas están liberados de la presión de competir por un lugar en la postemporada, Elvis Andrus no quiere hablar de conquistas personales ni de sus posibilidades en la premiación por el Novato del Año.

Elvis Andrus, sin dudas, es un pelotero especial.

El campocorto caraqueño recibió la titularidad en las grandes ligas antes siquiera de disputar un juego en Triple A, se adueñó de la posición en un equipo donde cohabita con el legendario Omar Vizquel y todo esto antes de cumplir los 21 años de edad.

Con el desparpajo de quien ve con optimismo toda la vida que tiene por delante, Andrus no ocultó en mayo su deseo por coronar esta temporada con un galardón individual.

«Siempre quiero ser el mejor», dijo entonces, en la cueva de los texanos. «Maximiliano Ramírez me quitó el Novato del Año en Venezuela y quiero ganarlo aquí. Quiero algún día ganar el Guante de Oro y ser el Más Valioso».

La prensa estadounidense no necesitó constatar el nivel de confianza que tiene el capitalino para ubicarle entre los favoritos al premio que reconoce al mejor recluta de la Liga Americana. Bastó con verle cubrir las paradas cortas, constatar que su average ronda los .270 puntos y observar que los vigilantes pasaron a ser un club que se apoya sobre el pitcheo y la defensa, en buena medida gracias a él.

Pero ahora Andrus no quiere hablar del trofeo, que únicamente han recibido dos de sus compatriotas, ambos shortstops: Luis Aparicio, en 1956, y Oswaldo Guillén, en 1985.

«La verdad es que no sé por quién votaría, si no fuera por mí», comentó el infielder a ESPNdeportes.com. «Ahora no pienso en eso. Lo único que pienso es terminar jugando fuerte, como comencé la temporada, dando el ciento por ciento de mí y sin importar los números».

Los números van a hablar, independientemente del deseo del toletero derecho Y su primer veredicto favorecerá al joven jugador.

Andrus llegó a 32 bases robadas el domingo, para imponer un récord entre novatos venezolanos. No se trata de una marca cualquiera, si se toma en cuenta que Aparicio lideró la Americana en estafas en su campaña de estreno.

«No tenía ni idea del récord», confesó. «Estoy bien orgulloso. No sabía que esto era una marca, así que es un verdadero honor para mí».

El también jugador de cuadro Luis Rivas era el poseedor del máximo registro. Entonces camarero de los Mellizos de Minnesota, Rivas escamoteó 31 almohadillas en 42 intentos en 2001, para implantar el tope que Andrus quebró.

Al novel paracorto le alegró saber que desplazó precisamente a Rivas, porque es su antiguo compañero en la pelota invernal venezolana, con el Magallanes.

«Ese es mi pana», exclamó. «Cuando lo vea, le voy a decir: ‘Ya no eres el rey de las bases robadas en Venezuela’. Ahora soy yo».

Llama la atención que Andrus consiguiera sus 32 estafas en apenas 38 intentos. Su inexperiencia no evita que tenga 84 por ciento de acierto al momento de salir al robo.

«He estudiado, para aprender a tomarle el tiempo a los pitchers», explicó el torpedero turco. «Y he trabajado para salir de acuerdo con el conteo de bolas y strikes, para poder hacerlo cuando creo que viene una curva o un cambio de velocidad».

Andrus ha sido un buen alumno. No solamente al correr entre las almohadillas, también al escuchar a Vizquel, para poner en práctica sus recomendaciones con el guante.

Vizquel no para de elogiar la actitud del novato, quien ha cometido menos errores en su primer año que muchos de sus más notables compatriotas en la posición, entre ellos Alfonso «Chico» Carrasquel, Aparicio y Guillén. Sumar, además, la misma cantidad que David Concepción en su temporada inicial.

Ahora piensa en reportarse al Magallanes, a finales del torneo invernal. «La liga venezolana tiene un gran nivel y quiero jugar allá, aunque posiblemente lo haga a finales de temporada», apuntó.

Porque Andrus necesitará descansar. Nunca había disputado tantos encuentros como en esta zafra.

El cansancio, si lo tiene, tampoco le impide pensar en el futuro. No está contento con cómo terminaron las cosas en 2009 y ya tiene un plan para 2010: «Voy a venir con todo. Quiero jugar los playoffs».


Publicado en ESPNdeportes, el martes 29 de septiembre de 2009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante