El Emergente

El Emergente

“Vine a ganar el campeonato”

Buddy Bailey ya está en Venezuela. El manager de los Tigres dice no pensar en records, aunque es el segundo piloto más ganador de todos los tiempos en el país

Buddy Bailey afirma que no piensa en conseguir un lugar en la historia. “Me pagan para dirigir y ganar”, asegura, sin ambages. Esa filosofía, sin embargo, le ha llevado a conquistar cinco coronas y ubicarse únicamente detrás de Regino Otero como el manager más ganador de todos los tiempos en Venezuela.

Bailey llegó al país el viernes en la noche y desde ya trabaja en la preparación de los entrenamientos de los Tigres, el equipo al que ha dirigido al mayor período de éxitos para un club desde la fundación de la liga, en 1946.

“La meta es la misma de siempre”, advierte. “Ganar el campeonato”.

El técnico estadounidense comenzará el jueves a entrenar a sus dirigidos, por octava campaña consecutiva. En cinco de las anteriores conquistó la corona. En otra perdió la final. Y en la restante, tenía el mejor récord de la liga al ocurrir el paro nacional que abortó el torneo.

Ahora también trae el título de la Serie del Caribe, obtenida en febrero, y el hecho de ser el único dirigente en la historia de la pelota criolla con un tricampeonato en sucesión.

“Realmente no pienso en mí y mi lugar en la historia”, ataja Bailey. “A mí me pagan para dirigir y ganar juegos. Me enorgullece, sí, haber sido capaz de dirigir al mismo equipo en el beisbol invernal durante tanto tiempo. Lo que más disfruto es ganar para nuestros fanáticos”.

Nada nuevo. Uno de los secretos de Bailey ha sido ganarse la confianza de las organizaciones de grandes ligas, cuidando los brazos de los prospectos.

Seguir un guión casi inalterable le ha ganado una buena reputación en su país de origen, al punto de que Aragua ha sufrido el disgusto de pocas prohibiciones en el pasado reciente; dos el año pasado, Omar Poveda, al sentir molestias físicas en la eliminatoria, a instancias de los Rangers, y Jesús Delgado, en plena final, por orden de los Marlins.

Bailey cuenta, para el día a día, con pitchers que no están sujetos a los designios de la pelota organizada, como el cerrador Francisco Buttó, el setup Víctor Moreno y la mayoría de los especialistas zurdos que ha tenido en el bullpen.

A los prospectos, como en su momento pasara con Yorman Bazardo, Yoán Pino u Oswaldo Sosa, les da descanso después de cada presentación, y administra la cantidad de innings que van acumulando, bajo dos premisas: las entradas que se ahorren en noviembre significarán, casi seguro, que el monticulista estará menos cansado en enero; y la buena dosificación de los episodios permitirá que las divisas del norte estén libres de preocupaciones.

Bailey trae en su equipaje esa y otras fórmulas ya conocidas por la afición: “Voy a dirigir igual. Todas mis decisiones las tomaré para ganar encuentros”.

La ausencia de Miguel Cabrera no impidió el octavo cetro de los Tigres y tal vez por eso el piloto se encoge de hombros al preguntarle si contará con Martín Prado, o si espera que una nueva figura dé un paso al frente este año.

“Necesitamos que todos nuestros peloteros contribuyan, estén o no en el lineup abridor”, ataja. “Y que todo aquel que entre al campo haga su aporte, sea lanzando, bateando o fildeando”.

Él espera hacer el resto: su trabajo. Y eso quizás le ponga nuevamente en los libros de historia.

El dato:
Buddy Bailey es el único manager con cinco coronas para un mismo equipo en Venezuela. Regino Otero logró tres con Valencia y cuatro con Caracas

Publicado en El Nacional, el lunes 21 de septiembre de 2009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante