El Emergente

El Emergente

El inoportuno despido de Carlos Subero

ESPNdeportes.com

Los Tiburones de la Guaira pasaron meses convenciendo a Carlos Subero para que fuera el manager del equipo y le despidieron después de sólo tres semanas de campeonato.

La directiva hizo suyo el lema «Todo o nada», propuesto por Subero, pero dejó de apoyar su proyecto antes de cumplir el primer mes de acción, después de 16 partidos.

Vieron en Phil Regan la solución al mal inicio del club, que fue creado por esa efectividad colectiva de 5.22 que pusieron los lanzadores litoralenses, cuyo instructor de pitcheo era, precisamente, el propio Regan.

Salieron del único estratega estable que han tenido desde la compra de la franquicia, que ahora suma 10 pilotos diferentes en los últimos 6 años.

Soltaron las alarmas con el mismo récord de ganados y perdidos que tenían hace exactamente un año, sin reparar que aquella vez enderezaron la marcha y terminaron en la tercera posición.

Sin parar mientes en que fue con Subero que avanzaron a los playoffs los últimos tres campeonatos.

Los escualos tienen un cuarto de siglo sin conquistar la corona, luego de ser una potencia en el Caribe en los años 60, 70 y 80.

Nada más peligroso que mezclar una sequía de tal dimensión con una legión de aficionados la tercera más nutrida en Venezuela y un alto mando dispuesto a escuchar las quejas de los fanáticos.

Francisco Arocha, presidente de los Tiburones, sostuvo desde octubre un intenso intercambio a través de su cuenta en Twitter con los seguidores de su escuadra. Basta entrar a su timeline para hallar la explicación de la decisión que La Guaira anunció cerca de la medianoche del lunes, en un escueto tweet.

«Leo y escucho sus mensajes», escribió Arocha, el 24 de octubre. «Con seriedad y con compromiso. Entiendo incluso la rabia y acepto la crítica. Voy a bloquear cuando haya excesos».

Hubo excesos. El ejecutivo lo reconoció varias veces, al advertir a los transgresores que perderían «el privilegio de comunicación directa y fluida con el presidente del equipo».

¿De qué manera influyó la presión de la tribuna en la decisión de los salados? Puede inferirse por tweets como el que Arocha escribió el 17 de octubre: «No estamos satisfechos de lo visto esta semana. Nuestro equipo está preparado para mucho mas. Quisiera oír sus opiniones constructivas».

Aun más clara fue esta confesión, hecha dos días antes: «Desde que llegamos al equipo hemos tratado de estar cerca del fanático, pero realmente Twitter ha llevado la relación a otra dimensión».

Subero propuso hace casi tres años exactos un proyecto que cambiaría, según él, la impronta reciente de La Guaira, una novena que en las últimas dos décadas ha buscado saciar su sed de campeonatos apelando a la experiencia de jugadores veteranos.

El ex infielder saltó al profesional de la mano, precisamente, del legendario fundador de los acuáticos, Pedro Padrón Panza, cuando éste aún no sufría los quebrantos físicos que le alejaron de la pelota y que marcarían el inicio del largo deambular por el desierto de su proyecto predilecto.

Subero habló de recuperar el orgullo de pertenecer a los Tiburones. Que peloteros y aficionados reconocieran un modo, estilo y agallas propios de la escuadra, como fue en los 60 alrededor de Luis Aparicio y hasta los 80, con la inolvidable «Guerrilla» de Oswaldo Guillén y compañía.

El proyecto tomaría como base tres años. El modo de conseguirlo sería desarrollar la granja, apuntalar la detección de jóvenes talentos y un día darles el protagonismo.

Cambiar a los veteranos venidos de otras partes por prospectos propios.

Así consiguieron los Leones del Caracas el título en la temporada 2009-2010. Así llegaron las cinco coronas de los Tigres de Aragua en las últimas siete justas. Así impusieron sus dinastías los Cardenales de Lara y los Navegantes del Magallanes en los años 90.

Pero la directiva negoció durante meses hasta poder contratar al pitcher Jorge Julio y al slugger Alex Cabrera, quienes fueron dejados en libertad por los Leones hace un año. Y festejó la llegada del curtido utility Rainer Olmedo y del relevista Alex Serrano durante el receso entre campañas.

Mientras Subero pensaba en darle la pelota a los jóvenes de la Liga de Desarrollo, una parte de la directiva abogaba por sacar más provecho a la experiencia de Víctor Zambrano y Elio Serrano.

Puede decirse que el manager es responsable del rendimiento de sus pupilos. O puede decirse que la tercera peor ofensiva del torneo, con la peor efectividad colectiva de la liga, no podía ocupar otro lugar que el último, después de tres semanas de ruta.

«Pienso que hace un año estuvimos peor que ahora y clasificamos», declaró Subero, al conocer la medida. «Acepto la decisión de la directiva y agradezco a los peloteros que siempre me dieron su apoyo. A muchos de ellos los veré con alegría triunfando en el futuro».

Arocha, la voz principal de los Tiburones, que el 16 de octubre alabó «el buen ambiente interno» en la divisa, dijo esto a través de Twitter, el viernes 29: «Cuando cosas no salen bien o cuando nos dan paliza me da una gran… Igual lo sienten el manager y los peloteros. Todos queremos hacerlo mejor».

Nadie lo dude. Para los aficionados, La Guaira es un sentimiento. Para Arocha y sus socios, es un sentimiento y también una empresa en la que han arriesgado su patrimonio y su capital. A nadie pueden dolerle más las derrotas de los escualos que a sus propios directivos.

Pero es riesgoso dirigir un proyecto dejándose llevar por los impulsos de la opinión pública. Una opinión pública que ahora se sentirá con poder para volver a presionar y cambiar a Regan, si no llegan las victorias.

Los Tiburones necesitaban el proyecto de Subero para recuperar su grandeza y refundar la «Guerrilla». No importaba si Subero terminaba su ciclo este año, como estaba previsto, y si la ansiada corona llegaba a partir de la próxima campaña, al tomar el mando su sucesor.

Ahora, en cambio, los salados vuelven al pasado reciente de salir de sus pilotos antes de llegar a mitad de temporada. A este paso, aunque no lo quieran los fanáticos ni los directivos, la travesía de La Guaira por el desierto continuará.

Publicado en ESPNdeportes.com, el miércoles 3 de noviembre de 2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante