El Emergente

El Emergente

El emergente

Los juegos de un hit de los venezolanos

La gran salida de Aníbal Sánchez hizo recordar algunas de las principales faenas de lanzadores criollos en las grandes ligas, desde Ramón Monzant al Toro Zambrano

¿Cuántos juegos de un hit han lanzado los pitchers venezolanos en las grandes ligas?

Aníbal Sánchez nos puso a buscar la lista, después de casi tirar su segundo no-hitter, la noche del viernes.

Fue la tercera vez que el aragüeño lanzó completo, dejando a sus rivales, al mismo tiempo, en sólo un imparable o menos.

¿Sabían que ningún otro monticulista criollo suma más de una gema de ese tipo? Ni Félix Hernández ni Johan Santana, que acumulan tres premios Cy Young. Ni el Patón Carrasquel ni Luis Leal, que se combinaron para lograr 57 juegos completos en las mayores.

Recorrimos la hoja de servicio de los serpentineros nativos, con la ayuda de Baseball Reference, y encontramos únicamente a seis compatriotas de Sánchez, para formar el exclusivo listado.

  1. Ramón Monzant, el 29 de abril de 1956. Lanzó con los Gigantes de Nueva York, contra los Filis.
  2. Wilson Álvarez, el 11 de agosto de 1991. Con los Medias Blancas, contra los Orioles.
  3. Freddy García, el 23 de agosto de 2005. Con los Medias Blancas, contra los Mellizos.
  4. Aníbal Sánchez, el 6 de septiembre de 2006. Con los Marlins, contra los Cascabeles.
  5. Félix Hernández, el 11 de abril de 2007. Con los Marineros, contra los Medias Rojas.
  6. Carlos Zambrano, el 14 de septiembre de 2008. Con los Cachorros, contra los Astros.
  7. Armando Galarraga, el 2 de junio de 2010. Con los Tigres, contra los Indios.
  8. Aníbal Sánchez, el 29 de julio de 2010. Con los Marlins, contra Gigantes.
  9. Aníbal Sánchez, el 22 de abril de 2011. Con los Marlins, contra los Rockies.



Así se responde la pregunta inicial: en total ha ocurrido nueve veces que un lanzador venezolano completa el juego y limita en un hit o menos a sus adversarios. Sólo a modo de recordatorio, aunque quizás sea innecesario: los de Álvarez, Zambrano y el primero de Sánchez fueron no-hitters. Los únicos que ha conseguido la expedición nacional.

Elias Sports Bureau destacó que desde 2006 ningún serpentinero acumula tantos encuentros de un incogible como el nativo de Maracay. ¿Cuál será su secreto?, además de ser un monticulista con habilidad y talento, claro está.

Sánchez comentó hace dos noches que contra Colorado fue capaz de lanzar lo que quería, que todo le salía bien. Recordamos de inmediato la frase de Harvey Haddix, que usamos para ilustrar nuestra columna sobre Martín Pérez y su juego perfecto esta semana en doble A.

Además de su innata capacidad, el maracayero ha tenido la fortuna de aprovechar estadios favorables al pitcheo; dos de tres veces ha limitado a sus oponentes a un hit en el Dolphin Stadium (llamado ahora Sun Life Stadium) y la tercera lo hizo en el también favorable AT&T Park de San Francisco.

No se vea esto como una mácula. Sandy Koufax desarrolló lo mejor de su carrera en el espacioso Dodger Stadium y nadie ha salido a decir que no merece su placa en Cooperstown. Koufax tuvo 2.48 de efectividad en Los Ángeles y 3.04 en la carretera. Amarró a los rivales a una línea ofensiva de .198/.264/.308 en casa y le batearon para .212/.285/.330 afuera.

El venezolano, del mismo modo, lo ha hecho mejor en su feudo, con 2.92 y .224/.310/.336 en Miami, frente a 4.48 y .283/.359/.418 como visitante. Este año, además, asegura tener la mejor forma física de su vida, está alimentándose más sano, se siente más fuerte y, lo más importante, está libre de lesiones.

Galarraga consiguió el más dominante de todos esos nueve encuentros que aquí citamos. De no ser por el error arbitral de Jim Joyce, habría sido un juego perfecto. Al final, sólo embasó a uno de 28 bateadores e hizo sólo 88 envíos.

Luego está el de Zambrano, que no permitió incogibles, sólo entregó un boleto y ponchó a 10. Casi perfecto.

Quizás el más emocionante haya sido aquel duelo de García, pues fue contra su compatriota Santana y éste  sólo toleró tres cohetes. García es el único de los siete que ha resultado perdedor, pese al esfuerzo, debido a un jonrón de Jacque Jones que le rompió el no-no en el octavo y dejó la pizarra 1 por 0.

Pero al hacer el recorrido y encontrar que desde el debut del Patón Carrasquel, en 1939, apenas han sido nueve joyas en total, se entiende porqué durante tanto tiempo la afición venezolana celebró como una hazaña ese juegazo de Monzant con los colores de los Gigantes, por entonces todavía de Nueva York.

Publicado en El Nacional, el domingo 23 de abril de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante