Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Los 500 juegos de Rafael Betancourt

El sucrense cruzó la raya que sólo habían traspuesto Ugueth Urbina y el Kid Rodríguez. El setup de los Rockies llegó a medio millar en su carrera, toda una rareza, por haber comenzado como shortstop

¿Cuántos juegos hubiera lanzado ya en las grandes ligas Rafael Betancourt, en caso de no comenzar su carrera como campocorto? ¿O si no hubiera tenido que ir a Japón, buscando trabajo en el beisbol profesional?

Betancourt relevó este lunes contra los Padres y se convirtió en el tercer pitcher venezolano en la historia con al menos 500 juegos lanzados en las mayores.

El sucrense, que firmó originalmente con los Medias Rojas, a mediados de los años 90, trató de desarrollarse como torpedero, pero no bateó. Su último intento, en clase A, fracasó cuando dejó .167 de average en 168 turnos y el sueño de emular a Oswaldo Guillén u Omar Vizquel se esfumó.

La falta de imparables fue, paradójicamente, una bendición para Betancourt y permitió a la expedición nacional contar con uno de sus brazos más prolíficos.

Porque Boston, ante los potentes disparos que hacía el infielder desde las paradas cortas, decidió probarle como lanzador.

En 1997, a los 22 años de edad, el nativo de Cumaná comenzó la carrera que le ha puesto junto a Ugueth Urbina y Francisco Rodríguez como uno de los tres relevistas criollos más usados en la historia de las mayores.

Betancourt llegó al martes con 371 presentaciones con los Indios, entre 2003 y 2009, y 129 con los Rockies, desde entonces.

Urbina es dueño de la marca absoluta para un venezolano. En sus 11 temporadas, entre 1995 y 2005, subió en 583 ocasiones al montículo, la mayor parte de ellas como apagafuegos.

Rodríguez le sigue los pasos a quien fuera uno de los cerradores más reputados de la gran carpa. Comenzó la semana con 560 y, de no sufrir lesión o sobresalto, superará el hito de su predecesor a finales de este campeonato.

La condición de relevista ha sido clave para ser utilizados en tantas ocasiones. Urbina sólo inició 21 encuentros, antes de que los Expos decidieran enviarlo definitivamente al bullpen. El “Kid” jamás ha abierto un partido.

Tampoco Betancourt ha comenzado un juego arriba y únicamente lo hizo cuatro veces a su paso por las menores.

Una lesión puso en riesgo la carrera del oriental, en 1999. Perdió la temporada siguiente y, al regresar, no fue el mismo lanzador efectivo de antes. En 16 juegos puso 5.62 en doble A. Como estaba por cumplir 27 años de edad, dejó de ser considerado prospecto, fue vendido al Lejano Oriente y debió probar suerte en Japón.

Han pasado 10 años desde aquel trance. El pelotero que fracasó como shortstop y que casi pierde su carrera en dos ocasiones, ahora hace historia en Colorado como uno de los tres relevistas más prolíficos que Venezuela ha enviado al beisbol mayor.

El dato:

Pasará un largo tiempo antes de que otro pitcher venezolano llegue a 500 juegos en las grandes ligas. El trío cimero es escoltado por Jorge Julio (453), Juan Rincón (444), Kelvim Escobar (411) y Antonio Castillo (403), todos retirados o fuera del beisbol organizado

A la espera de Santana

No hay lanzadores venezolanos próximos a alcanzar los 400 juegos en las mayores.

Johan Santana, que ocupa el décimo lugar de todos los tiempos, es el activo con más presentaciones, después de Francisco Rodríguez y Rafael Betancourt.

El “Gocho” tiene 339, pero por ser abridor, irá a paso más lento cuando por fin salga de la lista de incapacitados y agregue partidos a su cuenta.

Si no sufre imprevistos, llegará a cuatro centenas en 2013. Más atrás están Carlos Silva, con 316, y Freddy García, con 313.

Publicado en El Nacional, el lunes 6 de junio de 2011. Actualizado y ligeramente modificado para el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.