El Emergente

El Emergente

El emergente en la carretera

El más viejo del equipo


A Henry Blanco se le iluminó el rostro cuando le mostramos la lista manuscrita de los receptores que, con 40 años de edad, han dado jonrones o tribeyes en las grandes ligas.

Ambos listados son breves, ya se sabe; hay 13 con al menos un cuadrangular y 9 con un triple, contando a partir de 1901, que es cuando empiezan a aparecer en Baseball Reference los primeros casos positivos.
“Ahora debes buscar cuántos catchers lo han hecho a los 50 años”, exclamó Gerardo Parra, en medio del clubhouse de los Cascabeles, en el Chase Field. “Porque este tipo falsificó su edad, tiene 50 ya”.
Blanco es el jugador mayor en el roster de Arizona. A partir del 29 de agosto ingresó al club de los cuarentones, lo que hace aún más notable que su efectividad ante los corredores contrarios, con 43 por ciento de éxito, no sólo sea una de las mejores en las mayores, sino que, además, aún le tenga en la media de su carrera, que es precisamente 43.
(El bate del nativo de Guarenas le impidió ser uno de los grandes caretas de su tiempo. Las dos veces que fue titular, en 2000 con Milwaukee y en 2004 con Minnesota, lideró su liga en corredores puestos fuera, con un excepcional 58 por ciento en 2000, y Baseball Reference le ubica tercero entre los mas certeros mascoteadores activos, únicamente a la zaga de Iván Rodríguez y Yadier Molina. Pero Blanco ha sido visto como suplente por la mayoría de sus equipos, debido a su línea ofensiva, que muestra .228/.292/.368 de por vida.)
“Yo no sé qué voy a estar haciendo a esa edad”, rió Miguel Montero. “No sé si todavía estaré jugado beisbol”.
Blanco, por supuesto, quiere más. También sus compañeros. No hay alguien en el roster de los desérticos que no alabe al mirandino.
“Es casi como un coach”, explicó Don Baylor, uno de los instructores del manager Kirk Gibson.
El propio Gibson emplea en público el mote “El capitán”, en castellano, que usan Baylor y el resto de la cueva para referirse al veterano.
“Ha ayudado mucho a sus compañeros, tiene mucha ascendencia sobre todos”, razonó Oscar Soria, la voz de los Cascabeles en español.
Blanco parece resignado a la posibilidad de cambiar de uniforme en 2012. Los catchers suplentes de excelsa defensiva, como él, suelen deambular de una a otra organización la mayor parte del tiempo, llenando con su experiencia el vacío que no puede ocupar un prospecto de las menores.
No de balde ha defendido ya a nueve equipos distintos en la gran carpa. Un récord para venezolanos que comparte con Miguel Cairo.
“Quisiera jugar uno o dos añitos más, y después ya”, concluyó Blanco.

Mientras el cuerpo aguante, mientras ponga out a los corredores y mientras pueda dar triples en las grandes ligas, tendrá buenos argumentos al buscar trabajo.


Publicado en el-nacional.com, el martes 27 d septiembre de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante