El Emergente

El Emergente

El emergente

¿Cuál es el destino de Oswaldo Guillén?

El manager de los Medias Blancas ha dicho que le gustaría saber qué pasará con él antes de irse de vacaciones, los primeros días de octubre. ¿Cuál es su culpa en la debacle de su equipo? Tratemos de analizarlo

¿Qué destino le espera a Oswaldo Guillén? El piloto ha dicho, prácticamente desde su contratación como manager de los Medias Blancas, en 2004, que no se preocupa ante la posibilidad de ser despedido. Pues bien, su equipo quedó eliminado y en los últimos dos años ha sido mucho lo que se ha dicho y escrito sobre su relación, a veces tensa, con Ken Williams, el gerente general del club.

Chicago se quedó atrás en la carrera con Detroit, a pesar de comenzar como el gran favorito de la división, pero la respuesta a la pregunta que inicia esta columna dependerá, en buena medida, de cómo se evalúe el desempeño de Guillén con las piezas que tuvo a su disposición.

La oficina, en teoría, hizo su trabajo.

Contrató a Adam Dunn para dotar al equipo de un poderoso bate zurdo entre Paul Konerko y Carlos Quentin.

Mantuvo a Edwin Jackson y al resto de la rotación, como un seguro ante la posibilidad de que el as Jake Peavy no empezara sano la temporada.

Firmó a Konerko y el catcher A.J. Pierzynski, que pudieron irse a otro lado como agentes libres.

El spring training mostró una novena con sólidos abridores, a la espera de la total recuperación física de Peavy; un bullpen donde Matt Thorton y el prospecto Chris Sale se disputaban el rol de cerrador y un lineup mucho más balanceado que antes.

¿Qué pasó? El desplome comenzó con Dunn. El slugger venía de siete temporadas seguidas con 38 o más cuadrangulares, pero esta semana únicamente mostraba 11 en su cuenta, la peor cosecha de su vida, incluyendo el torneo de 2001, en el que únicamente tomó parte en 66 choques. Dunn ha estado tan mal, que su OPS es 300 puntos inferior al OPS de su carrera (.584 vs .879).

El deslizamiento continuó con el fracaso del centerfielder Alex Ríos (.223/.262/.337), quien fue uno de los pistones de la escuadra en 2010. Y a ellos se unió el camarero Gordon Beckham (.231/.297/.333), otra decepción ofensiva que, además, desnuda el infortunio o el mal ojo de los patiblancos con sus principales prospectos.

Porque ni Beckham ni Sale ni el antesalista Brent Morel (.255/.295/.375) cumplieron la expectativa creada alrededor de ellos este año, como fracasó en el pasado Dayán Viciedo y varios de los principales valores que han surgido de la granja, desde que Brett Anderson falló en suplir a Aaron Rowand en el center (al menos Viciedo vive un segundo aire desde que fue subido nuevamente, en agosto).

No puede ganar un equipo con cuatro regulares que exhiben promedio de embasado por debajo de .300 y slugging inferior a .375 (Beckham, Dunn, Ríos y Morel). O al menos, necesita un aporte excepcional de los demás bateadores y, especialmente, del staff de lanzadores.

El pitcheo no ha sido el mayor quebradero de cabeza de Guillén, pero la mala salud y el peor rendimiento de Peavy complicó un panorama que empeoró cuando el inesperado Philip Humber, con Mark Buehrle uno de los dos mejores abridores de la divisa, también fue a dar a la lista de incapacitados.

Algún columnista estadounidense ha sugerido que los Medias Blancas deberían retomar las conversaciones con los Marlins, a fin de cambiar al manager criollo por algún prospecto de Florida. No pocos desavisados aseguran que al piloto le convendría mudarse de ciudad, aprovechando que tiene casa en Miami y que fue coach de los peces en 2003, cuando ganaron la Serie Mundial.

Pero la última palabra en esta historia no la tiene Williams, que parece tanto o más responsable que el venezolano por el segundo lugar de 2011. La última palabra es del dueño del club, Jerry Reinsdorf, y hasta ahora Reinsdorf ha estado a favor de Guillén. Los hechos le dan la razón al venezolano, que al menos parece merecer otra oportunidad en 2012. ¿Qué dirá Reinsdorf?

Publicado en El Nacional, y actualizado en el blog. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.