El Emergente

El Emergente

Adiós a un capitán

Rosman García murió en la medianoche del miércoles, mientras regresaba a su natal Maracay. Era el jugador activo con más tiempo en los Tigres, 15 temporadas, y el único, junto a Miguel Cabrera, que integró la dinastía desde la primera final, la de 2002

Aragua es luto y dolor. Rosman García, el jugador activo con más años consecutivos defendiendo a los Tigres, murió la medianoche del miércoles en la Autopista Regional del Centro y, al marcharse, apagó las luces del estadio José Pérez Colmenares, donde vivió muchas de sus alegrías y donde este jueves no hubo beisbol, como se esperaba, sino soledad y tristeza.

La directiva de los bengalíes pidió la postergación de la doble cartelera prevista contra las Águilas, debido a la tragedia. El último choque de la eliminatoria se realizará el 2 de enero, de ser necesario.

García conducía su vehículo de regreso del estadio Universitario e iba en el kilómetro 24 de la ARC cuando ocurrió el suceso.

“Hay gran dolor en la divisa”, indicó el presidente y gerente general de los felinos, Rafael Rodríguez Rendón.

“Lamentable pérdida”, expresó el grandeliga Eduardo Sánchez, apenas conocida la noticia, a través de su cuenta personal en Twitter. “Gran compañero, amigo y consejero, y excelente persona. Dios te tenga en su gloria”.

García perdió el control de su automóvil y se estrelló contra un árbol, saliendo despedido. Su acompañante sobrevivió, de acuerdo con los reportes oficiales del accidente.

Apenas ocho peloteros activos acumulaban igual cantidad o más tiempo de servicio que el nativo de Maracay: su compañero Horacio Estrada (el único pitcher de la lista), Oscar Salazar, Rafael Álvarez, Wilfredo Romero, Tomás Pérez, Henry Blanco y Robert Pérez.

García saltó al profesional en 1996 y debutó con los Tigres en la campaña 97-98. Fue abridor y relevista, roles que compartió en esta zafra, como virtual recurso de salvación del manager Buddy Bailey, ante las periódicas bajas de la rotación.

Directivos de escuadras rivales, miembros de otros equipos, ex compañeros y adversarios, aficionados y hasta el gobernador de Aragua, Rafael Isea, mostraron su pesar a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

García, que entre 2003 y 2004 lanzó con los Rangers de Texas, era una suerte de capitán sin los galones oficiales. Era uno de los cinco jugadores aún en actividad con los bengalíes en formar parte de la dinastía de cinco títulos y tres subcampeonatos desde su mismo inicio, en enero de 2002.

El derecho comparte ese privilegio con Alex Romero, Francisco Buttó y Álex Núñez. Pero sólo él y Miguel Cabrera disputaron la primera de esas ocho finales de las nueve posibles que han jugado los centrales desde la 2001-2002.

“De todos aquellos equipos, el más balanceado fue el que le ganó a los Leones en la 2008-2009, la final que más nos ha costado”, recordó García una vez, al hablar de esa increíble zaga de éxitos. “Pero el momento más inolvidable de esta dinastía fue cuando le ganamos a los Caribes. Aragua tenía 28 años sin un campeonato. Era demasiado tiempo y la gente lo celebró muchísimo en Maracay”.

Este pitcher de buen hablar y cordial trato, que hubiera cumplido 32 años de edad el 3 de enero, festejó con sus compañeros y con la gente muchas veces, a partir de entonces. Aunque siempre fuera una figura discretamente ubicada en la trastienda, un luchador. Aunque casi perdiera dos años debido a una lesión.

“Si algo aprendí de ‘Ross’ fue a luchar por lo que se quiere”, atizó Sánchez, en medio del dolor. “Y lo que él más deseaba era ver de nuevo a los Tigres clasificar”.

César Arriba, una de las voces oficiales de los Tigres en su laureada década, fue quien mejor lo describió: “Fue un caballero del beisbol. Como pocos”.

El dato

Rosman García lanzó en México desde 2008, pero tenía un acuerdo para reforzar al San Marino, en Italia, la próxima campaña, informó ayer el ex lanzador Renny Duarte, figura de enlace entre la pelota criolla y el circuito europeo

Autopista del dolor

Mucho antes de que la Autopista Regional del Centro fuera una autovía insegura, casi sin iluminación y agujereada por doquier, antes de que la falta de vigilancia y mantenimiento hiciera de los accidentes una constante en esa vía de comunicación, otro ex grandeliga, Gonzalo Márquez, murió de un modo similar al de Rosman García, conduciendo su vehículo entre Maracay y Caracas.

Márquez, que estaba en la vigésima temporada de su carrera, prefirió manejar en lugar de volver a la capital en el autobús de los Leones. Sus compañeros y amigos aún recuerdan la pérdida.

Publicado en El Nacional, el viernes 30 de diciembre de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante