El Emergente

El Emergente

El emergente

El Jugador Más Valioso de la 2011-2012

¿Quién es el Jugador Más Valioso de la temporada 2011-2012? ¿Es cierto que el debate debe limitarse a Grégor Blanco y Ernesto Mejía, como parece asomar en las discusiones entre periodistas, narradores, aficionados y comentaristas?

Ambas preguntas son difíciles de contestar.

El debate no es tan plano, como para limitarlo a dos nombres, y si así fuera, hay motivos para dudar hasta último momento, como fue nuestro caso, al llenar la planilla de votación.

¿Es así de simple la diatriba, Blanco vs Mejía? La primera respuesta es un rotundo no.

En la eliminatoria hubo cuatro bateadores con 10 o más jonrones, incluyendo a Bryan LaHair, con 15; otros cuatro empujaron 40 o más carreras, con Mejía a la cabeza, con 49; y otros cuatro más terminaron sobre .900 de OPS, con Blanco en lo más alto, con .998 puntos.

Hay demasiados argumentos para echar por tierra que el debate deba centrarse en dos peloteros. Incluso Mejía está rezagado frente a sus rivales, si obviamos sus impulsadas, que fueron fruto, en buena medida, de haber sido el bateador que encontró más corredores en circulación.

El inicialista de las Águilas tuvo el séptimo mejor slugging de la liga, un departamento que se supone su fuerte, y su OPS ni siquiera llegó a .900, lo cual le resta opción frente a otros que rebasaron esa cifra (terminó con .886 puntos).

En este premio hay que comparar anotadores con remolcadores, jonroneros con estafadores, peras con manzanas.

Por eso acudimos a estadísticas como el OPS, que sirven para medir la producción de un modo global y poner en la misma mesa a bateadores con diferentes características. Este renglón mide la capacidad para embasarse y eventualmente anotar, el OBP, así como la capacidad para dar extrabases y eventualmente empujar, el slugging.

Los líderes en OPS fueron Blanco (.998, una cifra sorprendente, por ser primer bate), LaHair (.996), el novato Héctor Sánchez (.950) y el líder bate César Suárez (.919).

Mejía tiene un buen punto, al haber terminado al frente en extrabases (30) y bases alcanzadas (114), pero no bateó .300 y su OPS fue de .886, bastante rezagado. ¿Y saben qué? Este año el Luis Aparicio no fue un estadio hostil para los bateadores.

La medición realizada por el analista sabermétrico Manuel Tortolero demuestra que sólo Valencia y Caracas fueron más ofensivos esta zafra que Maracaibo, toda una sorpresa. Esta vez no podemos darle a Mejía un apoyo subjetivo por jugar la mitad de sus partidos en un escenario contrario a su desempeño.

Nuestro circuito está en el siglo XIX de las estadísticas. Por eso no tenemos modo de calcular el OPS+, el WAR, el VORP y otras útiles herramientas de análisis comparado. Pero al OPS simple y a las estadísticas tradicionales podemos añadir las carreras creadas.

Se trata de una estadística que “deconstruye” las carreras conseguidas por un equipo, según lo hecho por cada bateador. Los extrabases, los robos, los boletos, los outs robando, todo va a una cuenta que determina, con un pequeñísimo margen de error, cuál fue el aporte de cada jugador en las carreras conseguidas por su novena.

Hay varias fórmulas, a partir de la primera que elaboró Bill James, y son más precisas en cuanto agregan más aspectos. Usando nuestra fórmula favorita, una de las más sencillas, Blanco aparece como el pelotero con más carreras creadas en el torneo, seguido por Jesús Flores. Y es interesante, porque uno es centerfielder y el otro catcher, dos de las posiciones más exigentes, físicamente, y que más aportan, defensivamente.

Por ello, Flores terminó en el segundo lugar de nuestra planilla, escoltando a un Grégor Blanco que, número a número, fue el toletero más completo de la justa y nuestro Jugador Más Valioso.

Publicado en El Nacional, el domingo 8 de enero de 2012.

4 thoughts on “El emergente

  1. Mejor no lo podias dibujar. Ojalá el resto de los entendidos que votan por este premio lean este análisis y no se dejen llevar sólo por las impulsadas de Mejias, tal como he escuchado a algunos por ahí. A veces parecieran rayar en lo subjetivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante