El Emergente

El Emergente

Los Tigres no se plantean cambiar a nadie… por ahora

Esta es la transcripción completa de la conversación que sostuve con Rafael Rodríguez Rendón, presidente de los Tigres, días atrás. Hay mucha información que quedó por fuera, por cuestiones de espacio. Vale como documento para evaluar la filosofía de Aragua y por lo que dice sobre Ronny Cedeño, Raúl Chávez y otros asuntos


Más allá de lo obvio, que es haber ganado el campeonato, ¿cuál es la mayor satisfacción que te queda después de esta temporada?
-Que hayamos probado que somos un equipo que, de manera tradicional, se crece en las adversidades. Cuando más difícil es la situación, mas se crece esta organización. Con toda honestidad, es increíble todo lo que nos pasó esta temporada y que, a pesar de todo, hayamos obtenido este resultado: el secuestro de Wilson (Ramos), la tragedia de Rosman (García), la lesión de (Alex) Romero, con lo que significa ese pelotero para nosotros; o lo que pasó con (Ronny) Cedeño, al no poder ayudarnos en plena recta final, o que Yorman Bazardo no pudiera ser abridor, como esperábamos, al principio de la temporada. Fueron muchos obstáculos. Y a todo eso se suma lo de (Lastings) Milledge. Cuando se fue, perdimos siete en fila; regresó y ganamos ocho consecutivos. Hasta que se fue definitivamente a (firmar en) Japón. Milledge le imprimía un dinamismo totalmente distinto al lineup. Poder voltear todo eso es lo más resaltante de esta campaña, mas alla de lo obvio, que es la corona.

¿Todo eso hace que este, quizás, sea el título que más han celebrado, hablando de la dinastía?
-Todos lo han sido, cada uno tiene su elemento distintivo. El primero, por ser el primero. El segundo, porque fue el primero que conseguimos jugando en Maracay. O cuando conseguimos el tercero consecutivo, pudiendo remontar la final en Caracas y siendo luego campeones en México, en la Serie del Caribe. Pero voy a recordar este campeonato como el más luchado. Incluso nos costó mucho clasificar.

Como gerente, ¿te dejó algún aprendizaje, en cuanto a no volver a tomar una decisión del modo que la hayas tomado en esta oportunidad?
-Quizás el tema de la importación. Nunca habían pasado tantos imponderables, tantos jugadores que se nos fueron o que demoraron en llegar al país. Quizás sea más agresivo en el futuro. Diciembre nos castigó mucho, ahora seré mas aprehensivo con ese mes, no sé si  por aprendizaje o por reacción.

¿Es plausible pensar que repetirán varios importados? Me refiero a Milledge y a pitchers de las características de Seth Etherton, Ryan Glynn, Alberto Acosta y Sergio Pérez.
-Seguro, seguro. Son jugadores en  los que estamos pensando, jugadores con perfil para guerrear, que no son prospectos, por lo que no tienes que estar pensando en limitaciones. Todavía no podemos firmar a ninguno, pero conversé con algunos de ellos y están, al menos de palabra, comprometidos para ciertas fechas. No nos equivocamos al traer a algunos prospectos, pero para terminar quiero tipos como Etherton o Pérez, que no dependen de un roster de 40.

Pero Sergio Pérez sí está en el beisbol organizado.
-Sí, pero es el tipo de pelotero que debe mantenerse activo todo el año, porque lo necesita. No es un prospecto.

¿Cuándo sabremos sobre el regreso de Buddy Bailey como manager? ¿Volverán a esperar hasta septiembre?
-Prometo que entre el 10 y el 12 octubre haré un anuncio. No, es broma. Es evidente que vamos a conversar ahora, en el spring trainig, y para nadie es un secreto la excelente relación profesional y personal que tenemos. Hay temas que debemos tocar, asuntos de filosofía en que los dos queremos estar.

¿Por qué en el spring training? Él vive en Maracay.
-Pero esta vez tiene que ir al spring training de los Cachorros, porque ya no es manager de clase A, sino de doble A. Ya se fue a Estados Unidos.

¿Qué asuntos de filosofía de equipo necesitan conversar? Desde afuera pareciera que están en la misma página.
-Me refiero a decisiones que debemos tomar, ese tipo de cosas. También este año queremos hacer un esfuerzo por conseguir trabajo a nuestros peloteros de más experiencia, ayudarles a ubicar algo en ligas independientes. Me refiero a peloteros como Guillermo Rodríguez.

¿No va a continuar con su carrera como coach en las menores? Ya lo fue el año pasado.
-Él quiere jugar. Y nosotros quedamos muy complacidos con su manera de llamar el juego. Por eso vamos a ayudarle a conseguir un trabajo.

El retorno de Guillermo Rodríguez y lo que pasó antes de viajar a la Serie del Caribe, ¿permite deducir que este fue el último año de Raúl Chávez con los Tigres?  
-Voy a ser muy sincero con eso: creo que las mejores decisiones nunca se toman en caliente. Lo digo por Raúl y por nosotros mismos. Me he planteado el ejercicio de no pensar en eso, no me gusta tomar una decisión producto del apasionamiento del momento.

Y sobre Ronny, ¿cuán ciertos son los rumores de que puede ser cambiado a otro equipo, como pasó con Luis Hernández?
-El tema con Ronny fue que se atravesaron las negociaciones con los Mets. Tenemos una conversación pendiente, pero ahora tendrá otro rol con los Mets, distinto al que tenía con los Piratas. Y ese tipo de peloteros nos ha servido de mucha ayuda para lograr el éxito de todos estos años.

Aragua ha contruido su dinastía sobre peloteros que no se convirtieron en regulares en las grandes ligas.
-Peloteros como Luis Hernández. Fue un gran contribuyente. Nunca había sido parte de un equipo grande, en términos de competitividad. Le insté a jugar desde el principio y mira lo que demostró. Estuvo totalmente comprometido y me lo dijo al final, quiere repetir la experiencia.

Entonces, ¿no serán muy activos en el mercado?
-Creo que primero debemos evaluar bien, sentarnos a analizar. Hay momentos y circunstancias para eso, ahora es temprano para hablar. No digo que no, pero ¿hacer cambios por hacerlos?, no, no los vamos a hacer.

¿Y cómo van a abrir espacio a la generación de relevo? Fueron subcampeones en la paralela y los scouts dicen que tienen una de las mejores granjas de nuestro beisbol. Has firmado a muchos prospectos de julio 2 en los años recientes.
-Hay una generación que está empezando a llegar. Me refiero a Oswaldo Arcia, Juan Urbina, Omar Poveda. Una serie de chamos que vienen subiendo con cierta presión, que nos harán revisar muchas cosas. Con Arcia tengo que hacer algo. Con Eduardo Sánchez. Con Poveda, porque algún día va a lanzar aquí. Hay que empezar a revisar eso con mesura.

¿Quedarán a un lado los jugadores de ligas menos prominentes, como las europeas? ¿Peloteros como Luis Maza?
-Eso va a ser como ha venido pasando históricamente. Mira todo lo que pasó esta vez y terminó Goyito (Martínez) siendo titular en la final. Aquí, el que se gane el puesto, se queda.

Volviendo a Bailey, ¿qué puede impedir que vuelva a ser el manager para la campaña venidera?
-Lo impediría su familia. Chicago. Que quiera descansar.

¿Hasta cuándo se puede seguir ganando así? No es natural. Ningún equipo en la historia pudo conseguir seis títulos en nueve años.  
-No lo sé. Siempre me pregunto si este es mi último año y no lo sé, no tengo respuesta. Pero no nos vamos a quedar con las pantuflas puestas, porque hay un corazón para ganar. Y cada vez estoy más convencido de que no se gana con nombres, sino con actitudes. Ganan los que tengan más ganas de vencer. Y estoy más convencido de eso después de esta temporada. Siento que todavía hay hambre de victoria aquí, y mientras eso exista, siempre podré pensar que tenemos una oportunidad de ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante