Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El emergente

Evaluando el cambio entre Zulia y Magallanes, una semana después

¿Cuántos
peloteros han sido cambiados a un equipo y han vuelto luego en otro cambio a su
escuadra original, sin haber nunca jugado un partido con la divisa a la que
transitoriamente pertenecieron?

La estancia de Humberto Quintero con el
Magallanes se convirtió en una anécdota que servirá para un concurso de
curiosidades en el deporte. Como fuere, el grandeliga está de regreso con el
Zulia y promete reportarse a mediados de temporada, según el alto mando de las
Águilas.

¿Qué quedó del
pacto original, el que envió a Quintero a los Navegantes antes de la temporada
2009-2010?


El careta marabino pasó al centro del país junto al infielder Andrés
Eloy Blanco, con el inicialista Ernesto Mejía, el utility Wladimir Sutil y el
lanzador Edgar Estanga haciendo el camino contrario, hacia el occidente.


Mejía
y Estanga continúan con los rapaces, pero Sutil fue enviado a los Leones antes
de iniciarse la 2011-2012, en la transacción que le dio a los aguiluchos el
control sobre Maldonado, hasta entonces catcher del Caracas.

Los turcos,
entretanto, mantienen a Blanco, uno de los jugadores de cuadro más importantes
en la nave desde su arribo, y devolvieron a Quintero para hacerse de Maldonado.
En la vía, y como corolario, el lanzador José Sánchez pasó a las Águilas y su
colega Amalio Díaz a los azules.

En resumen, el cambalache de 2009 queda
reconstruido así: Mejía, Estanga, Sutil y Sánchez por Maldonado, Blanco y Díaz.
Quintero se anula en la ecuación, al estar tanto en la ida como en la vuelta y
terminar en el sitio donde empezó. ¿Quién gana? ¿Quién pierde?

Es difícil no
concluir a priori que los plumíferos obtuvieron más que los eléctricos. El
responsable, más que la reticencia de Quintero a reportarse a los bucaneros, es
Mejía, el Novato del Año y Jugador Más Valioso de la 2009-2010 y uno de los
bates más productivos de esta pelota desde entonces.



El slugger no tenía cabida
en su equipo original, pero floreció en su nueva divisa. Hoy, no hay club que
no quisiera contar con él en el medio de la alineación.



Cierto, también ayuda
la negativa de Quintero a sumarse a la nave. Los turcos, del mismo modo que ha
ocurrido con Ramón Hernández, aunque por motivos diferentes, no pudieron
favorecerse con un batazo, un out robando, un consejo del careta a sus
serpentineros. Nada de nada. Y a pesar de ello, es Mejía quien saca de balance
la negociación completa, si vemos los dos pactos como un todo.

Blanco y Maldonado no son piezas pequeñas, sin
embargo.



El infielder es un pelotero perfecto para esta liga, con experiencia
en las grandes ligas, pero sin un rol titular allá, capaz de batear
adecuadamente y dueño de un guante privilegiado, a quien sólo las lesiones
pueden limitar. Y el receptor es un pelotero mucho más valioso de lo que el
común puede creer.



Desde la temporada 2005-2006, de acuerdo con el motor de
búsqueda de PuraPelota.com, ha habido 21 peloteros que han disputado más de 100
juegos y que han defendido en alguna ocasión la receptoría. Excluyendo a Héctor
Giménez, que es básicamente un inicialista, Maldonado es quien tiene mejor
promedio de embasado, con un excelente .378, y su OPS de .779 únicamente es
superado por el de los sluggers Wilson Ramos, Maxi Ramírez y Jesús Flores.



Es
un bigleaguer que pasa la mayor parte del tiempo en triple A y tiene 33 años
cumplidos, una edad que aún no es provecta en su posición, como Henry Blanco,
Raúl Chávez y hasta hace poco Alex Delgado pueden atestiguar.



A la espera de lo
que puedan hacer Sánchez y Díaz, el resultado final no es tan desequilibrado para
el Magallanes.



Publicado en El Nacional, el lunes 7 de mayo de 2012.

2 thoughts on “El emergente

  1. Cómo estás Ignacio Serrano?

    El pitcher Urbina reclamado por los Cardenales de Lara en el Draft 60 a los Navegantes, pasaron al juicio de la Liga. Cómo terminaron el caso, a quién le favoreció?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.