Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El emergente

Jesús Montero y su chance en el Novato del Año

¿Cómo marcha la opción de Jesús Montero para ser el Novato
del Año?

Ya terminó el primer cuarto de la temporada en las grandes ligas. ¿Cómo
va el chance de que un tercer venezolano sea consagrado entre los reclutas con mejor
estreno?

Hasta ahora, y a pesar de una producción peloteril que se acerca a los
300 bigleaguers, únicamente dos criollos han sido laureados como novatos del
año. El gran Luis Aparicio fue el primero, en 1956, con los Medias Blancas, y
Oswaldo Guillén le emuló, con el mismo equipo, en 1985. Ambos lograron la
distinción en las paradas cortas y en la Liga Americana.

Después de ellos,
otros nativos se han acercado en la votación, sin concretar el difícil
objetivo. Freddy García estuvo muy cerca, al terminar segundo de Carlos Beltrán
en el joven circuito, en 1999. Elvis Andrus y otros más han cosechado una buena
cantidad de votos. Pero ninguno ha podido llegar al sitial que ocuparon
Aparicio y Guillén.

Jesús Montero llegó a su primera campaña completa en medio
de esa expectativa, erigido en el prospecto principal de Venezuela, el número
uno de los Marineros y uno de los cinco más sobresalientes de la actual camada,
si promediamos los principales escalafones que miden el talento insurgente en Baseball America, ESPN y MLB.com.

Montero
tiene todo para ser un claro aspirante: posee la habilidad de batear, y puede batear
muy por encima de la media de sus compañeros de generación; tiene un lugar fijo
entre los titulares de su equipo, los Marineros, lo cual es muy necesario para
tener opción; y ha tenido un buen comienzo, figurando como cuarto o quinto bate
de Seattle la mayor parte de las veces que ha estado en juego.

El carabobeño posee
un ingrediente adicional, muy importante: es un pelotero mediático. Su estreno,
en 2011, fue clamoroso y lo hizo en el escenario donde hay mayor cantidad de
periodistas y medios de comunicación masiva: el Yankee Stadium.

El impacto que
causó entonces pervive en el recuerdo de los aficionados y, más importante aún,
en el de los votantes. Aunque la diferencia final la harán las estadísticas que
consiga, nunca sobra haber causado buena impresión a quienes al final decidirán
tu destino.

¿Y quiénes son los principales aspirantes al Novato del Año
de la Liga Americana en 2012? El joven circuito tiene más candidatos que el
viejo, actualmente. Y la mayoría son lanzadores.

Yu Darvish, la sonada
importación japonesa, ha brillado con los Rangers y en 9 presentaciones tiene
marca de 6-2, con 63 ponches en 56.0 inings y 3.05 de efectividad. En contra
tiene su WHIP de 1.41, abultado por esos 32 boletos que amenazan con pasarle factura,
si no reduce su cantidad en lo que falta de campeonato.

El taiwanés Wei-Yin Chen
va a la zaga, con 4-1 para los Orioles, 3.35 de efectividad y una relación de
37 guillotinados y 17 pasaportes en 48.1 actos.

También sobresale Tommy Milone,
de los Atléticos, con 6-3, efectividad de 3.75 en 57.2 actos (la mayor cantidad
para un novicio), 14 transferencias y 32 abanicados.

El gran candidato del día
inaugural, Matt Moore, está estancado con 5.07 para los Rays, pero será
interesante ver su evolución. Mike Trout subió tarde, aunque en sus primeros 100 turnos ligó para .301/.362/.495.

¿Y cómo figura Montero? Sus números globales no
impresionan; tiene .252 de average, con .700 de OPS y 6 jonrones. La proyección
le coloca en alrededor de 24 cuadrangulares y 88 empujadas, pero ¿será suficiente?

No, si Darvish, Chen o Milone mantienen el paso, o si Trout sigue viendo acción como hasta ahora y no declina. Pero si Montero puede batear
en general, tanto como ha bateado cuando ha sido receptor (.342/.388/.616) será
muy difícil que le quiten el premio.

Veamos cómo le va en los próximos tres
cuartos.


Publicado en El Nacional, el domingo 27 de mayo de 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.