El Emergente

El Emergente

El emergente: finalistas un año, ¿eliminados después?

Aragua y La Guaira ocupan los últimos lugares, meses después de disputarse el título

Aragua y La Guaira disputaron la pasada
final, que los Tigres ganaron en seis juegos. Meses después de aquello, el
cuerpo de lanzadores de los Tiburones está desfondado y el alto mando hace ajustes
para tratar de poner a la divisa de nuevo en la carrera. ¿Y los bengalíes?
Mucho peor. Luego enderezar el camino y ponerse a tiro de la clasificación,
perdieron tres de los últimos cuatro y comenzaron la octava semana en el fondo
de la tabla.

¿Repararon en la coincidencia? Los dos finalistas del pasado
campeonato corren el riesgo de quedar eliminados, una rareza que ha
ocurrido muy pocas veces en la historia de nuestra pelota.

Lara y
Aragua chocaron en la final de 1976, una serie polémica, que incluyó una
discutida jugada en el plato con Faustino Zabala, histórica figura de ambas
franquicias, así como un juego confiscado. Ganaron los bengalíes en el máximo
de siete choques.



¿Quién podía pensar que menos de un año después terminarían
en el sótano los dos? Aquella fue la primera ocasión en que tal cosa pasó.



El referente histórico sirve para alertar a escualos y
felinos: es posible pasar del cielo al suelo en tan poco tiempo. Incluso con
las figuras que los pájaros rojos y los rayados tenían por aquel entonces.


El
manager de los crepusculares era Bobby Cox, el mismo que se ganó con los Bravos
de Atlanta una reputación que muy pronto debe darle una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown. El
piloto de los centrales era Oswaldo Virgil, que había dirigido a los suyos a ganar
tres de las últimas cuatro coronas en disputa.



Para colmo, Virgil contaba con
dos nuevas piezas, dos recién llegados que la gerencia adquirió en un cambio
con el Caracas que causó un escándalo nacional: Víctor Davalillo y César Tovar.
A pesar de eso, y con las suspensiones a David Concepción y Enos Cabell como la
estocada definitiva, los Tigres terminaron en el sótano, en tanto que los
Cardenales pelearon hasta el final y cerraron a sólo un juego del cuarto
puesto, en poder de los Leones.
Varios
campeones han sido eliminados en la siguiente ocasión. No hay que ir muy lejos
para hallar ejemplos. Le pasó a Aragua en la 2009-2010.



Dando vuelta atrás al
reloj, hallamos otros nueve casos. Le sucedió al Caracas en la 1957-1958 y en
la 1978-1979; le ocurrió al Valencia en la 1961-1962; lo sufrió el Magallanes
en la 1977-1978, en la 1979-1980 y en la 2003-2004 (con la salvedad de que
antes de esa última hubo una temporada cancelada en la eliminatoria); le pasó
al Zulia en la 1984-1985 y en la 1989-1990; y también al Lara en la 1991-1992.



El azar es tal, que no pareciera haber antídoto contra la adversidad.


Las
Águilas pasaron en ambas ocasiones de celebrar la conquista en una Serie del
Caribe a quedar fuera de los playoffs acá.



Los Navegantes protagonizaron un
caso similar un poco antes, en medio del auge y caída de Willie Horton, entre
febrero y diciembre de 1979.



El gran felipe Felipe Alou fue víctima de una
debacle semejante, con los Leones, un año antes.



Cuando un torneo es tan corto,
aumenta el riesgo. 
¿Pueden
recomponer el rumbo, Tigres y Tiburones? La diferencia con respecto al quinto
lugar no es grande. Los bengalíes comenzaron la semana a cuatro juegos del
quinto puesto; los escualos lo hicieron a dos y medio. No es un trecho
insalvable.

A falta de cinco semanas, con recortar un juego de diferencia
respecto a sus adversarios, ambos se meterán en la semifinal. Pero es crucial
que la rotación de abridores de rayados y litoralenses se estabilice ya. Allí
está la clave para estabilizar el staff de pitcheo y evitar el ominoso final
que sufrieron los finalistas de la campaña 1975-1976.

El dato:

Otras dos veces ha ocurrido que los dos finalistas de una temporada fueron eliminados al año siguiente. El dato es cortesía del colega Carlos Valmore Rodríguez. Le sucedió a Aragua y Zulia en la temporada 1989-1990 y Caracas y Lara en la 91-92

Publicado en El Nacional, el martes 27 de noviembre de 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante