El Emergente

El Emergente

El Emergente. Miguel Cabrera, inagotable fuente de sorpresas

El
jonronero de Maracay recorre un camino que únicamente han pisado Albert Pujols
y pocos más

¿Qué Miguel
Cabrera dio un triple este jueves? No debería sorprender. A pesar de su
corpulencia, ha conseguido dos tribeyes en una campaña en cuatro oportunidades
diferentes, entre 2005 y 2008.

¿Qué se
robó la tercera almohadilla? Tampoco es tan improbable, a pesar de ser un
corredor lento. En su carrera se ha estafado 33 almohadillas en 51 intentos, lo
que le da un sorprendente porcentaje de éxito de 65 por ciento.
Además,
como apunta Marcos Grunfeld, webmaster de BeisbolVenezolano.net,
es la cuarta ocasión ya en que el antesalista de los Tigres escamotea el tercer
cojín.
Esto último
merece un inciso: antes que la velocidad, la mejor arma para robar bases puede
ser la sorpresa. Vean el ejemplo de Johnny Bench, otro pelotero corpulento,
jamás reconocido por su rapidez.
En la época
dorada de la Maquinaria Roja,
entre 1975 y 1976, el receptor estafó 24 almohadillas en 26 intentos. Llegó a
salvo en 92 por ciento de las veces que salió, algo que envidiaría el mismísimo
Rickey Henderson, el inmortal sprinter que implantó el récord de 130 robos en
una temporada y 1.406 en una carrera.

Henderson
se impuso sobre los pitchers y catchers contrarios a una media de 81 por
ciento, lo cual, en modo alguno, permite aseverar que Bench, su compañero en el
Salón de la Fama,
podía correr más velozmente que él.
Tampoco
sorprende que Cabrera haya superado las 10 empujadas antes de disputar su
décimo encuentro este año. Lo ha hecho en cuatro de sus 10 torneos completos.

El slugger
amaneció este viernes con 11 remolques en 9 partidos, con un juego pendiente
para poder superar su mejor inicio en este renglón. La marca corresponde a
2007, cuando estaba con los Marlins.
Entonces
trajo a casa 13 rayitas en sus primeros 10 duelos, con al menos una producida
en 8 de esos partidos.
En 2010, ya
con Detroit, el nativo de Maracay llevó 12 rayitas a casa en sus primeros 10
choques, sólo que entonces lo hizo en tres días: impulsó 4 anotaciones el 8 de
abril, explotó con 6 el día 10 y completó la cosecha con 2 más, el 15.
Esta vez
lleva el paso de 2007, ya que ha propulsado anotaciones en 7 de sus 9
compromisos.
¿Sirve esto
para hacer una proyección respecto a lo que puede suceder en adelante? Como
siempre, hay que responder con un no. Como todo en el beisbol, el ritmo de un
bateador es impredecible.
Es de
suponer que Cabrera volverá a superar el centenar de fletadas, pero que termine
con 105 —su zafra más “discreta”— o con 139 —su tope personal, impuesto el año
pasado— es imposible de prever.
Andrés
Galarraga es el único venezolano que puede jactarse de haber conseguido al
menos 388 tubeyes, 14 tribeyes y 322 jonrones, como el aragüeño (el caraqueño
se retiró con 444, 32 y 399. Y por cierto, robó 128 bases en 201 intentos, para
64 por ciento, otro ejemplo del “efecto sorpresa” al estafar).
Pero vean
esto: ¿saben cuántos peloteros en la historia de las grandes ligas han
conseguido tantos dobles, triples y cuadrangulares como Cabrera, antes de
cumplir los 30 años de edad?
La lista es
cortísima. El único acompañante del antesalista de los bengalíes es Albert
Pujols.
Alex
Rodríguez, Mel Ott, Frank Robinson, Hank Aaron, Jimmy Foxx, Ken Griffey Jr.,
Andruw Jones y Juan González lograron tanto los vuelacercas como los tripletes,
pero se quedaron cortos en la cifra de biangulares.
Cabrera es
una inagotable fuente de sorpresas, lo que tampoco debería sorprender. Pero
sigamos.
El próximo
jueves celebrará 30 años de edad y está muy cerca de los 400 dobletes. En toda
la historia, el único toletero con más tubeyes que el criollo antes de cumplir
los 30 años de edad es Joe Medwick.
Pujols dio
387, uno menos que los que ha reunido Cabrera. Medwick, 416.
Publicado en El Nacional, el viernes 12 de abril de 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante