El Emergente

El Emergente

El Emergente. Los buenos ladrones

Elvis
Andrus y Alcides Escobar comenzaron la semana con 13 robos en 13 intentos,
buena excusa para recordar a los grandes robadores de bases venezolanos

Elvis
Andrus y Alcides Escobar comenzaron la semana con 13 robos en 13 intentos entre
ambos.

Que no
hubieran sido retirados siquiera una vez es una clara muestra de habilidad en
el difícil arte de alcanzar una base extra con el puro esfuerzo de las piernas.
Nadie más en
la Liga Americana podía exhibir efectividad perfecta con al menos media docena
de almohadillas birladas, como mínimo.
Robar depende
de la velocidad, como bien lo demostró Rickey Henderson, el mayor sprinter en
la historia del beisbol, pero también de la inteligencia, del estudio de los
pitchers y catchers contrarios, del aprender cuándo es el momento preciso para
dar el salto, algo que Henderson también desarrolló.
Andrus persigue
su quinta temporada seguida con 20 o más cojines estafados.
Únicamente
cinco venezolanos acumularon al menos media decena de zafras con cosechas de 20
o más escamoteos: el gran Luis Aparicio (12), Bob Abreu (13), Omar Vizquel (8),
David Concepción (7) y César Tovar (5).


Pero hay un
detalle que engrandece la búsqueda del torpedero de los Rangers: su seguidilla va
desde el primer torneo que disputó en la gran carpa, en 2009.
Apenas 19
jugadores en la historia de las grandes ligas han hurtado esa cantidad de
cojines en sus primeras cinco justas arriba, un listado que incluye a varios
inmortales, como Aparicio, Henderson, Roberto Alomar, Ozzie Smith y Joe Tinker.
Si lo
logra, emulará además a Henderson y Alomar como los únicos en haber iniciado la
seguidilla a los 20 años de edad.
El aragüeño
de raíz caraqueña parece retomar el ritmo ascendente que perdió en 2012, cuando
por primera vez falló en estafar al menos 30 sacos; entonces terminó con 21, o
lo que es igual, 16 menos que en 2011.
Escobar, en
cambio, ha venido subiendo año a año. Luego de no apoderarse de ninguna en los
nueve partidos que disputó en su estreno, en 2008, subió a 4 en 2009 y pasó luego
a 10, 26 y 35.
Sin mayores
aspavientos, van consolidándose como los más hábiles en la utilización de esta
arma en la actual generación de criollos.
Carlos
González va en busca de su cuarto campeonato con 20 o más, pero nunca ha podido
rasgar el celofán de las 30 estafas. Gerardo Parra tiene dos con 15, pero ha
visto mermar su efectividad, pasando de 94 por ciento de éxito hace dos años a
63 por ciento la temporada pasada y a 50 en la presente.
La ventaja
real de agregar esta característica a la ofensiva es mantener una elevada
efectividad, llegando a salvo al menos en dos terceras partes de las veces. Lo
contrario perjudica al equipo, pues cada out entre las bases es casi lo mismo
que haber fallado con el bate un minuto antes de ponerse en circulación.
Roger
Cedeño se mantiene como el dueño del récord venezolano para una campaña. En 1999
se anotó 66, quebrando el viejo registro de Aparicio, que logró 61 en 1960.
Andrus y
Escobar no son velocistas como aquellos dos, o al menos no lo han demostrado
hasta ahora. Entran más bien en el grupo que encabezan Abreu y Vizquel, capaces
de llegar a las cuatro decenas, pese a no ser tan rápidos como otros.
Eso resalta
aún más el hecho de que comenzaran la semana sin outs robando hasta ahora, y nos
llevó a buscar a los nativos con mejor porcentaje de éxito y al menos 10 robos
en una temporada, el registro que persiguen hoy los dos campocortos.
La marca
con al menos 15 estafas pertenece a Parra (2011) y Luis Rivas (2004), con 15 en
16 intentos y 94 por ciento de éxito.
El mejor logro
para aquellos con 20 o más pertenece a Franklin Gutiérrez (25 en 28, en 2010) y
el gran Enzo Hernández (24 en 27, en 1974), ambos con 89 por ciento.
Ese es el
reto para Andrus y Escobar.

Publicado en El Nacional, el martes 7 de mayo de 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante