El Emergente

El Emergente

El Emergente. ¿Cuán buena es la temporada de Miguel Cabrera?

El nuevo análisis permite poner en una misma página al Miguel Cabrera de 2013 con los mejores bateadores de todos los tiempos. Y no desluce

¿Cuán buena
es la actual temporada de Miguel Cabrera? ¿Es mejor que la de 2012, cuando obtuvo
la Triple Corona? ¿Con quién podemos compararlo?

Nombres lustrosos
han surgido al hablar de los registros del aragüeño. Otros apellidos inmortales
son citados por los aficionados, al practicar el ejercicio más sabroso que permite
el beisbol: discutir quién fue mejor.
Gracias al
nuevo análisis, podemos comparar épocas con algo más de eficacia que en el
pasado.
Vamos a
tomar una forma de medición, para contrastar al venezolano con sus pares. Tomemos
el OPS ajustado, también conocido como OPS+.
¿En qué
consiste?
El OPS,
como muchos saben, es la suma del promedio de embasado y el promedio de
slugging. Sirve para determinar la capacidad de un toletero para ponerse en
circulación y conectar extrabases. En la medida en que un pelotero exhiba un
mayor OPS, en esa medida será más peligroso, pues será más difícil de poner out
y una mayor cantidad de sus hits serán de dos o más almohadillas.


El OPS+ va
un paso más allá: compara el OPS de cada bateador con el OPS promedio de las
grandes ligas, ajustado a cada parque donde jugó, porque no es lo mismo batear
en el Yankee Stadium que en el Petco Park, ya se sabe.
Como el
OPS+ se compara con la época de cada jugador, también permite comparar épocas
distintas. La media de las mayores se ubica en 100. Todo por encima de 100 está
por arriba del promedio.
Cabrera
comenzó esta segunda parte de la campaña con 201 de OPS+, es decir, ahora mismo
es 101 por ciento mejor que el promedio de sus colegas las grandes ligas,
porque está 101 puntos por arriba de 100. Extraordinario.
Jamás un
venezolano ha logrado un OPS ajustado similar. En 2012, el slugger dejó 164 y
su tope personal es 179, impuesto un año antes.
Recordemos,
esta forma de medición no depende de que alguien pueda dominar en muchos
departamentos ofensivos, sino de lo que haga en comparación con la media de su
tiempo.
Antes que
el maracayero, el récord criollo era 166 de Magglio Ordóñez en 2006, es decir,
66 por ciento por encima de sus pares en aquel año. Y antes de Ordóñez, era 157
de Andrés Galarraga, en 1998.
La actual
de Cabrera parece ser la mejor cosecha de todos los tiempos para un venezolano,
superior, incluso, a la de 2012, cuando logró la Triple Corona y fue elegido
Jugador Más Valioso de la Liga Americana.
¿Y cómo se
compara eso con los mejores de todos los tiempos?
Un total de
18 paleadores han conseguido un OPS+ de 200 o más desde la creación de las
grandes ligas, una lista a la que ingresará el criollo, si mantiene el paso.
El inventario
reúne a buena parte de las más extraordinarias figuras que han pasado por las
mayores: Ty Cobb, Babe Ruth, Rogers Hornsby, Ted Williams, Mickey Mantle, Lou
Gehrig, Jimmy Foxx, George Brett, Willy McCovey, Norm Cash, Stan Musial, Honus
Wagner y Nap Lajoie.
También
aparecen algunos protagonistas de la Era de los Esteroides: Barry Bonds, Jeff
Bagwell, Frank Thomas, Mark McGwire y Sammy Sosa, aunque es justo reconocer que
no hay sombras sobre Bagwell ni Thomas, y que Bonds lo hizo dos veces, en 1992
y 1993, cuando todavía no pensaba en consumir sustancias controladas.
Un detalle
sobre Ruth: nadie tienen tantas temporadas con 200 de OPS+ como él. Extraordinario.
En 11 de sus 22 campañas, y recordemos que en las primeras cinco fue usado como
lanzador, el Bambino tuvo una cosecha así, es decir, que estuvo ciento por
ciento mejor o más que sus colegas, en cada uno de esos 11 campeonatos.
Pero
volvamos a Cabrera, pues lo que está haciendo este año es comparable a los mejores
de todos los tiempos y va camino a lograr la mejor actuación en la historia para
un venezolano.
Publicado en El Nacional, el sábado 20 de julio de 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante