Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El Emergente. De Yasiel Puig al Chico Carrasquel

¿Quién es el venezolano que ha llegado al Juego de Estrellas con menos recorrido en las grandes ligas?

Una
pregunta nos asaltó, al ver a los aficionados decidir con sus votos si el
cubano Yasiel Puig merece ir o no al Juego de Estrellas.

¿Quién ha
sido el venezolano que ha necesitado menos encuentros para ser llamado al
clásico de julio?
Toda
investigación tiene que empezar por el Chico Carrasquel, porque no sólo fue el
primer criollos presente allí, sino porque en cierta medida, y a su modo, fue
un poco como Puig, en el sentido de que surgió de la nada para hacerse de un
nombre entre los mejores.
El Chico
fue subido a las grandes ligas en 1950. Los Medias Blancas le asignaron una difícil
tarea de ser el primer shortstop de la franquicia después del gran Luke Appling,
quien hoy tiene una placa en el Salón de la Fama.
Su alcance
y buenas manos eran tales, que Carrasquel pronto ganó el apodo de “Fantasma de
la calle 35”,
que es el número de la vía contigua al viejo Comiskey Park.
Al
caraqueño le tomó una temporada y media poder ir al Juego de Estrellas, pero lo
hizo con estilo, al ser elegido por votación popular nada menos que sobre el
favorito Phil Rizzuto, el torpedero de los todopoderosos Yanquis.

El Chico no
es el nativo que más rápidamente ha sido convocado, aunque sí lo fue durante
muchos años. Lo hizo en su segunda campaña, después de haber disputado 218
encuentros. Así que saltamos a la segunda obvia escogencia.
Alex
González es el único venezolano que ha asistido al duelo entre las ligas siendo
novato. Tampoco lo hizo en su primera zafra, porque tuvo un bautismo de fuego
con los Marlins a finales de 1998, en septiembre.
El día que representó
a la Nacional
había acumulado 109 choques en las mayores. Tenía 22 años de edad.
¿Era el más
joven entre los criollos?
Luis
Aparicio, que reúne 12 convocatorias en 10 campeonatos diferentes (entre 1959 y
1962 se celebraron dos partidos de este tipo cada año, de allí la diferencia),
Aparicio, decíamos, es el nativo con más llamados en la historia, pero tenía 24
años de nacido en 1958, cuando fue llevado por primera vez. Estaba en su
tercera justa arriba.
David
Concepción, que escolta al zuliano con nueve inclusiones en el choque interestelar,
acababa de cumplir 25 y estaba en su cuarta zafra, al hacer su ópera prima, en
1973.
Así que la
búsqueda siguió hacia quien persigue las marcas de ambos (y prácticamente todo
récord que haya sido impuesto por bateadores del patio en la gran carpa):
Miguel Cabrera.
El
aragüeño, al igual que el Chico y González, fue tomado en cuenta cuando apenas
estaba en su segunda temporada, en 2004, después de apenas 174 duelos arriba,
poco después de haber soplado 21 velitas en el pastel.
Si su
paisano y ex compañero en los Marlins es quien necesitó menos recorrido, una
vez lograda su graduación, Cabrera es quien lo ha hecho a menor edad, ¿verdad?
Sí, pero por muy poco.
Elvis
Andrus todavía tenía 21 (y 11 meses) cuando fue incluido en el roster de la Americana, en 2010.
También estaba en su segundo torneo.
Francisco
Rodríguez tenía 22 años de nacido cuando fue al Juego de Estrellas de 2004, en
su tercera campaña; lo mismo José López, en 2006; también tenía 22 José Altuve,
en 2012, sólo que estaba en su segunda justa y con 136 cotejos en las grandes
ligas.
Al final de
la búsqueda hallamos la verdadera respuesta a la pregunta con que iniciamos
esta columna.
Freddy
García ya había festejado su 24° cumpleaños cuando defendió al joven circuito,
en 2001. Estaba en su tercera temporada. Pero los pitchers abridores sólo
aparecen cada cinco días. Por eso le ganó la mano a González.
García
necesitó 72 encuentros para ir a su primer Juego de Estrellas. Es la marca para
un venezolano.
Publicado en El Nacional, el martes 9 de julio de 2013.

One thought on “El Emergente. De Yasiel Puig al Chico Carrasquel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.