El Emergente

El Emergente

Los niños del millón de dólares

Los equipos de las mayores han entregado 31 bonos de
siete cifras en Venezuela, a partir de 1996. 
¿A dónde llegaron los prospectos venezolanos más sonados? Tres han llegado a las grandes ligas, hasta ahora

¿A dónde han ido aquellos niños que
enseñaban tal habilidad para jugar pelota, que en su adolescencia firmaron
contratos millonarios con las grandes ligas?


Los seis venezolanos que esta semana
recibieron bonos de siete cifras en dólares por equipos de la gran carpa,
encabezados por Gleyber Torres, elevaron a 31 la cantidad de mozalbetes nativos
que han sido gratificados de tal manera.


Este es un resumen de la carrera de
los 25 que saltaron al profesional entre 1996 y 2012.
Jackson Melián, $1,6 millones en 1996. Una celebridad, desde que firmó con los
Yanquis, querido por los aficionados y con cierta notoriedad en la LVBP.


Un jardinero, llegó a triple A en
2003, pero no pudo alcanzar las mayores. Jugó en las menores hasta 2008.
Todavía busca alargar su carrera.
Guillermo Quiroz, $1,2 millones en 1998. Llegó a las grandes ligas en 2004, con los
Azulejos, el equipo que lo firmó originalmente.


Todavía está en la gran carpa. Es
tercer catcher de los Gigantes. En nueve campañas ha tomado parte de 133 juegos
arriba.

José Salas, $1,2 millones en 1998. Fue noticia de primera página cuando los Bravos
se dieron a conocer como los ganadores de la puja por sus servicios.


El receptor nunca pasó de clase A
avanzada y quedó en libertad en 2004. Desde entonces, ha jugado en circuitos
independientes y semiprofesionales. Hoy actúa en la Liga del Atlántico.
Miguel Cabrera, $1,8 millones en 1999. Fue el primer prospecto firmado por siete
cifras en Venezuela que llegó al estrellato.


Los Marlins lo adquirieron como
campocorto, pero lo convirtieron en antesalista poco después. Desde 2003 es
figura en las mayores.
Jesús Montero, $1,65 millones en 2006. El bono original era por 1,8 millones de
dólares, pero fue reducido posteriormente por los Yanquis.


Saltó a las grandes ligas en 2011 y
vivió un período de fama a los 20 años de edad. Cambiado a los Marineros en
2012, acaba de ser enviado a las menores, para hacerle trabajar su ofensiva y
cambiar de la receptoría a la inicial.
Luis Domoromo, $1,25 millones en 2008. Esta temporada fue bajado por los Padres de
clase A avanzada a clase A media, por un prolongado slump.


El patrullero batea para
.244/.312/.345 en su carrera de cinco torneos en las granjas de San Diego.
Adys Portillo, $2,0 millones en 2008. Las lesiones han detenido su desarrollo.
Únicamente ha podido lanzar en tres partidos este año.


Todavía pertenece a los Padres. En
2012 llegó a doble A, su nivel más alto hasta ahora.
Yorman Rodríguez, $2,5 millones en 2008. Los Rojos acaban de subirlo a doble A, luego
de dar muestras de poder en clase A avanzada, con una línea de .251/.319/.470.


Sus 9 vuelacercas en Bakersfield son
un tope personal, después de cinco zafras en las granjas. Es outfielder.
César Pérez, $1,0 millón en 2009. Tiene .164 de average en tres justas
disputadas en categoría novatos, con los Rays.


Antesalista, fue colíder jonronero
en la liga paralela en 2011. Aún no ha entrado en acción en 2013.
Luis Sardiñas, $1,5 millones en 2009. Ha tenido dos buenas temporadas con el madero,
mientras crece en las sucursales de los Rangers.


Es un shortstop. Juega en clase A
avanzada, donde tiene .281 de average y 21 robos.
Juan Urbina, $1,25 millones en 2009. Únicamente ha lanzado 23 entradas entre 2012 y
2013, debido a problemas físicos.


El zurdo todavía no ha lanzado más
arriba de la filial de los Mets en clase A de temporada corta, donde
actualmente presenta 5.06 de efectividad.
Humberto Arteaga, $1,1 millones en 2010. Los Reales lo enviaron de clase A media a
novatos de noche, tras un inicio con .188 de average en Lexington, este año.


Defiende las paradas cortas.
Adonis Cardona, $2,8 millones en 2010. Comenzó este torneo con nueve carreras en 3.2
tramos en la sucursal de los Azulejos en categoría novatos de noche.


En sus tres años en las menores, el
derecho tiene 6.35 de efectividad, aunque con 60 ponches en 51.0 innings.
José Mujica, $1,0 millón en 2010. Acaba de hacer su debut profesional en el
norte, en categoría novatos de día.


Es un pitcher derecho. Pertenece a
los Rays.
Renato Núñez, $2,2 millones en 2010. Fue candidato al Juego de Estrellas del
Futuro por su sólida justa en clase A media.


Es antesalista, aún es ficha de los
Atléticos y batea para .283/.324/.476, con 13 jonrones y 61 empujadas en 78
duelos.
Danry Vásquez, $1,2 millones en 2010. También está en clase A media y vive un buen
momento con el madero.


Aunque su OPS es .718, el jardinero
de los Tigres tiene .276 de average, con 21 extrabases y 9 robos.
Wilmer Becerra, $1,3 millones en 2011. Es otro patrullero, firmado por los Azulejos.
No ha debutado en las menores todavía.
José Leal, $1,925 millones en 2011. Le
fue mal en categoría de novatos diurna el año pasado, por lo que fue asignado a
la Venezuelan Summer League esta vez. Batea para .240, con
.708 de OPS.


Defiende
las praderas exteriores. Es de los Marineros.
Mark Malavé, $1,6 millones en 2011. Acaba de comenzar  la campaña en la categoría novatos de día de
los Cachorros.


Aunque firmó como receptor, está defendiendo
la antesala y la inicial.
Yohander Méndez, $1,5 millones en 2011. Fue asignado por los Rangers a clase A de
temporada corta, tras un buen estreno el año pasado.


El zurdo tiene 1.71 de efectividad
en su carrera en las menores.
José Ruiz, $1,014 millones en 2011. Es un receptor, firmado por los Padres.
Todavía no ha podido batear más de .176 en las menores.


Se encuentra en categoría de novatos
diurna.
Víctor Sánchez, $2,5 millones en 2011. Está en su segunda experiencia en el norte, en
clase A media, y hasta ahora todo marcha bien.


El derecho de los Marineros ha
trabajado exclusivamente como abridor. En sus 9 salidas de 2013 tiene 2.62 de
efectividad y una relación de 30 ponches y 6 transferencias en 44.2 pasajes.
José
Castillo, $1.55 millones.
 El
zurdo fue asignado a la Liga
de la Costa del
Golfo, categoría de novatos diurna, y hasta ahora ha trabajado como relevista
para los Rays.


En sus primeras
dos salidas ponchó a seis rivales en 4.2 tramos, con 1.93 de efectividad.
Franklin
Barreto, $1,45 millones en 2012. 
Es un
shortstop, que pertenece a los Azulejos.


Está en su
primera incursión en el norte. Actúa en la Liga de la Costa del Golfo, categoría de novatos nocturna, y
hasta ahora va bien, con una línea de .364/.447/.424.
Luis
Torrens, $1,3 millones en 2012.
 Es un
receptor, que en mayo cumplió 17 años de edad.


Pertenece a los
Yanquis y hace semanas hizo su estreno en el beisbol organizado. En sus
primeros nueve juegos en la Liga
de la Costa del
Golfo bateó para .273/.333/.485.
El dato:

Los Azulejos son la organización que más bonos
millonarios han entregado en Venezuela, con cinco. Están escoltados por los
Yanquis, Padres, Rays, Rangers y Marineros, con tres. Los Cachorros han dado
dos. Con uno figuran los Bravos, Marlins, Rojos, Mets, Reales, Atléticos,
Tigres, Rockies y Diamantes

Publicado en El Nacional, el domingo 7 de julio de 2013.

2 thoughts on “Los niños del millón de dólares

  1. muy buenos datos, admiro tu blog, que se encuentra en los sitios de interés en el mío. Es difícil jugar en grandes ligas, hay muchos jóvenes que no llegan a debutar y juega en campeonatos independienes como el caso de José Salas. Fue un gran prospecto pero no fue lo que esperaban.

  2. Considero que estas cifras no deberian ser publicadas por la grave situacion de inseguridad que vivimos en nuestro pais. Se pone en riesgo la integridad y la vida de estas futuras estrellas y sus familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante