El Emergente. La mano de Alfredo Pedrique

Fecha:

El manager de los Caribes y su manejo de la cueva han sido fundamentales en el diseño y conducción de un equipo que reinó con justicia en esta ronda eliminatoria



En plena
batalla por la ronda eliminatoria, en la guerra por clasificar a los playoffs,
Alfredo Pedrique tomó una decisión que ha podido costarle el pase a la
semifinal e incluso su trabajo como manager de los Caribes, hace un año.

Pedrique
dejó fuera del roster semanal a uno de sus mejores lanzadores por motivos
disciplinarios. La gerencia y el departamento de prensa de los aborígenes
señalaron difusamente que una molestia física sin importancia había originado
la medida.

No era así.
El as había quedado a un lado por su tendencia a llegar tarde al estadio. En
vez de presentarse con suficiente antelación y estar listo para las prácticas
previas a cada juego, el serpentinero tenía su propio horario, con excusas
diversas.
El
estratega se lo advirtió una vez, lo llevó a su oficina la segunda y a la
tercera cortó por lo sano, sin escándalos. Cuando el monticulista entendiera
que primero están la disciplina y el colectivo, volvería al equipo grande.
Una semana
después, el díscolo tirador había pedido perdón por su conducta y estaba de
vuelta en la rotación.
Anzoátegui
no ganó el título la campaña pasada. Al menos no ganó el título que estaba en
juego aquella vez. Pero su actual opción, el aura de favoritismo que con
justicia hoy rodea a la tribu, comenzó a formarse en la zafra 2012-2013, cuando
Pedrique le tomó el pulso a la nómina, diseñó correctivos para viejos problemas
y ganó la confianza del alto mando para poner en práctica las soluciones.
Pocas veces
aquí, una divisa ha estado planificada con lineamientos diseñados
transversalmente por los propietarios (Magglio Ordóñez, Rafael Gruszka), la
gerencia (Samuel Moscatel) y su manager.
La
clasificación, que tan holgadamente consiguieron los aborígenes esta semana,
fue lograda gracias a la sinergia creada por el apoyo prestado entre sí por todas
las instancias de decisión.
Los
orientales contaron con una ventaja inapreciable: que uno de los dueños fundamentales
de la novena sea también un empresario y haya sido un exitoso y disciplinado
pelotero. Eso explica el vigor con que acometieron las mejoras en el clubhouse y otros aspectos que han causado la felicidad de los peloteros, permitiéndoles sentirse más a gusto de militar en la organización. También permite entender que se hayan tomado decisiones cruciales, como
aceptar las condiciones que puso el timonel para seguir al frente de la cueva.
En todo conjunto
de personas hay quienes colaboran más y quienes colaboran menos. Pedrique
exigió, para continuar al mando, que le permitieran elegir a todo su staff de
coaches.
Tampoco
hizo alarde de esto ni lo ventiló en los medios, pero en la justa pasada hubo
técnicos que hacían lo contrario a lo que él solicitaba, dejándolo desasistido —y
sorprendido— en pleno juego.
El ex dirigente
de los Diamantes de Arizona quería gente de su total confianza, tan metódica y
disciplinada como él. El resultado está a la vista, con este equipo aceitado,
donde todos juegan con ímpetu y que está destinado a terminar la eliminatoria
en el primer lugar.
Ha habido
suerte, claro. Todo campeón necesita de uno o varios golpes de buena fortuna, a
fin de completar el recorrido y pisar la playa de su propia Ítaca.
Cory
Aldridge fue contratado porque no había modo de contar con jugadores protegidos
en el roster de 40 y termina como un candidato al Más Valioso. Leslie Anderson
llegó porque Magallanes no quiso repetirlo. El pitcheo importado hizo el trabajo,
algo normalmente azaroso.
Lo demás
fue dejar hacer al talento emergente, sacar provecho del aporte de grandeligas
y veteranos, y disfrutar de exitosos movimientos gerenciales, como el que
significó la llegada de Oscar Salazar.
Pedrique ha
sabido marcar el rumbo de modo inflexible, sin necesidad de usar mano dura.
Todo eso
explica la justificada fiesta con que los Caribes adelantaron su Navidad.
Publicado en El Nacional, el sábado 21 de diciembre de 2013.
Ignacio Serrano
Ignacio Serranohttps://elemergente.com/
Soy periodista y actor, y escribo sobre beisbol desde 1985. Durante 33 años fui pasante, reportero y columnista en El Nacional, ESPN y MLB.com, y ahora dirijo ElEmergente.com. También soy comentarista en el circuito radial de Cardenales de Lara y Televen. Premios Antonio Arráiz, Otero Vizcarrondo y Nacional de Periodismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Comparte en tus redes:

Más noticias

Sigue leyendo
Sigue leyendo

Ronald Acuña es el venezolano más popular: sin jugar, vende camisetas a granel

Ronald Acuña está fuera de acción desde el pasado...

Willson Contreras produce con el madero en abultada victoria de los Cardenales

Willson Contreras es una de las bujías de los...

José Altuve iguala a Billy Hamilton, otro inmortal de Cooperstown, con 2.164 hits

José Altuve dio caza a otro inmortal del Salón...

Luis Torrens sigue produciendo y guía la mejor actuación monticular de los Mets [+VIDEOS]  

Luis Torrens tuvo este jueves un juego total para...