El Emergente

El Emergente

El Emergente. El nuevo reto de Alex González

Las metas de los venezolanos en 2014 (XII)
El campocorto aragüeño llega a su nuevo equipo con varios desafíos y objetivos que cumplir


Alex
González pasó este lunes de pelear un cupo en el roster de los Orioles a ser el
favorito para jugar a diario en el shortstop de los Tigres.

Nada malo
para quien está a punto de convertirse en el undécimo venezolano —y el quinto campocorto
natural— que consigue disputar 16 temporadas en las grandes ligas.
González,
el primer novato criollo en asistir a un Juego de Estrellas, ha sorteado
lesiones, ha pasado por largos procesos de rehabilitación y ha tenido que bajar
la cabeza en ocasiones, al quedar sin trabajo, como le ocurrió en 2013, cuando
los Cerveceros le dieron de baja, en medio de un prolongado slump.
El aragüeño,
que empacó sus cosas en el locker de Baltimore, ubicado en Sarasota, para
reportarse en Lakeland, siempre en el estado de Florida, está a sólo un paso de
sumar su décimo sexta campaña en las mayores, la misma cantidad de Oswaldo
Guillén.
Únicamente
Omar Vizquel (24), David Concepción (19) y Luis Aparicio (18) quedarán por
arriba de él, entre los torpederos del patio.

Es
exclusiva esa lista de antigüedad, en la que están además el inicialista Andrés
Galarraga (con 19 torneos), los camareros Manny Trillo y Miguel Cairo (ambos
con 17), el jardinero Bob Abreu (empeñado en llegar a 18), el receptor Henry
Blanco (también a la búsqueda de su campeonato número 18) y el legendario
guardabosques Víctor Davalillo (16).
La
longevidad dice mucho de un grandeliga. Aunque no sea una herramienta, sí es
reflejo de las condiciones y del trabajo sostenido.
¿Está
preparado González para un reto semejante: suplir al lesionado José Iglesias y
ver acción en las paradas cortas, casi a diario?
La duda no
nace de su eterna candidatura al Guante de Oro, sino de la cantidad de velitas
que sopló en su última fiesta de cumpleaños, el 15 de febrero: 37.
Guillén ya
era coach a esa edad y Concepción debió resignarse a entregar la titularidad
cuando los medios se referían a él como “el veterano”.
El manager
de Detroit, Brad Ausmus, debe decidir si González será su principal alternativa
ante la lesión de Iglesias, o si le usará contra los pitchers zurdos, cuando
menos, con el otro recién llegado, Andrew Romine, alineando mayormente contra
los derechos.
La
experiencia no es el único valor a considerar, para tomar esa decisión. El
criollo la tiene, pero su línea ofensiva de .177/.203/.230/.433 en 2013, con
Milwaukee, obliga a la duda.
González
mostró reflejos y buen guante con el Caracas, en la pasada campaña local. Es
cierto, lo hizo como antesalista, pero se le vio ágil y ese es un punto a
favor.
También
exhibió fuerza. No debería esperarse menos de quien llegó a ser el torpedero
venezolano con más vuelacercas en una campaña (23, en 2004 y de nuevo en 2010).
Aunque ese swing largo que tiene, más la propensión a poncharse (seis veces ha
sumado más de 100 abanicados) y su escasa paciencia (de por vida tiene un OBP
de .290) son rémoras de las que quizás ya sea demasiado tarde para liberarse.
Otros
campocortos venezolanos tuvieron desempeños lustrosos a los 37 años de edad.
Esto tiene que ser estímulo y esperanza para Gonzo.
Vizquel
pasó de la Liga Americana
a la Nacional
precisamente a los 37. De hecho, cumplió 38 en abril de 2005, en su primera
zafra con los Gigantes. No sólo ganó sus últimos dos guantes de oro en San
Francisco; también bateó.
Aparicio
llegó a los Medias Rojas en 1971,
a
pocas semanas de cumplir 37, y aunque su ofensiva
declinó ostensiblemente, asistió a dos juegos de estrellas más, y a los 38
incluso recibió votos para el premio al Jugador Más Valioso.
González es
uno de los 10 nativos que han disputado al menos 1.600 juegos en  las mayores. Está a 87 hits de los 1.500 y a
18 dobletes de los 350, un departamento donde aparece octavo entre todos los
integrantes de la expedición nacional.
Su gran
meta en 2014, sin embargo, no es numérica. Es volver a jugar arriba. Y eso, al
menos ahora, luce más seguro que la semana pasada.
Ya se verá
luego si, además, es capaz de emular los logros tardíos de Aparicio y Vizquel.
Publicado en el-nacional.com, el martes 25 de marzo de 2014. No pudo aparecer en la edición impresa del día, debido a la crisis de papel que afecta a la prensa venezolana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante