El Emergente

El Emergente

El Emergente. El próximo Novato del Año

Las metas de los venezolanos en 2014 (XI)
Demos un vistazo a quiénes pueden ser los principales reclutas de Venezuela en la temporada que está por comenzar

Josmil Pinto
¿Por qué ha
costado tanto que Venezuela celebre en las grandes ligas la conquista del
Novato del Año?
Uno de los
primeros en llegar a las mayores consiguió el premio, en 1956. Pero aquella
conquista de Luis Aparicio, que parecía un buen augurio, terminó siendo una
rareza.
Únicamente
Aparicio y Oswaldo Guillén, éste en 1985, han logrado el reconocimiento.
Ha habido
grandes figuras en la expedición nacional, como Johan Santana o Félix Hernández,
pero no brillaron con tanta luz en su temporada de recluta.
También ha
habido infortunio, al coincidir un buen estreno con un debut todavía mejor.
Freddy
García, por ejemplo, tuvo una cosecha excepcional como abridor de los Marineros
en 1999, pero Carlos Beltrán estuvo mejor en su ópera prima con los Reales y se
llevó los votos y el trofeo.
Otros
predestinados han sido subidos a las mayores en el momento incorrecto.


Miguel
Cabrera no pudo sumar estadísticas durante casi dos meses, al ser llamado a
finales de mayo de 2003.  De haber tomado
600 apariciones legales, en vez de 346, ha podido cerrar con 34 dobles, 21
jonrones, 107 empujadas y muchos más votos.
¿Está en
puertas un Novato del Año criollo? ¿Quiénes son los candidatos criollos en
2014?
Es necesario
ubicar primero a aquellos que no tengan 50 innings, 130 turnos o 45 días de
servicio en el lapso en que los rosters activos se limitan a 25 hombres, hasta
el 31 de agosto. Eso incluye, claro, a todos los ligamenoristas que aún no
saborean arriba su primer café.
Hay que
buscar luego quiénes de ellos tendrán una oportunidad de mostrarse este año,
especialmente quienes pueden disponer de un lugar para mostrarse a diario,
único modo de sumar numeritos y llamar la atención de los votantes.
Es una
tarea compleja. Tres ejemplos: Robinson
Chirinos no ha sumado los 130
turnos, pero sí supera los días de servicio; Wilmer Flores es un prospecto
legítimo, pero los Mets planean que empiece en triple A; y Yangervis Solarte
tiene chance de quedarse con los Yanquis, pero no tendría dónde jugar a diario.
Seis venezolanos pueden integrar la lista de posibles candidatos
al Novato del Año, hoy. A falta de una sorpresa, son el receptor Josmil Pinto, los
utilitys Ehire Adrianza y César Hernández, el shortstop Hernán Pérez y los
relevistas Deolis Guerra y Jorge Rondón.
Los pitchers Eduardo Rodríguez y Edwin Escobar entrarán en
juego si reciben el llamado. Casos así serán material de otra columna.
Guerra y Rondón son los únicos del sexteto que no se han
estrenado en las grandes ligas. Ambios han lanzado muy bien en los juegos de
exhibición.
Rondón acumula 7.1 entradas en blanco, con 6/2 en la
relación ponches/boletos y 1.36 de WHIP. Tiene en su contra que, de hacer el
grado, posiblemente estará limitado a relevos intermedios, con ventajas amplias
en la pizarra. La lista de espera para llegar a cerrar juegos, o al menos para
lanzar en el octavo tramo, es muy larga en San Luis.
Guerra tiene nueve ponches en cinco innings, con 0.00 de
efectividad, dos boletos y 1.00 de WHIP. Tampoco está en planes para los
innings finales, si se queda, pero en Minnesota esa lista de espera es más
corta y sus condiciones se asemejan a las de un cerrojo, por tamaño, capacidad
para abanicar y ese cambio de velocidad que engaña tanto a los zurdos.
No es imposible que un recluta termine brillando en los
innings finales. Vean los casos de Jim Henderson con los Cerveceros y Trevor
Rosenthal con los Cardenales, cerradores desde 2013, a pesar de su condición
novicia.
Hernández jugó mucho en la recta final pasada. De hecho,
tomó 121 turnos, y puede ocupar un puesto tanto en los jardines como en el
cuadro. Sólo que no parece tener lugar como titular de los Filis, al menos hoy.
Adrianza y Pérez, en cambio, quizás sí vean acción con
frecuencia. El primero tendrá chance de mostrarse con los Gigantes, si
finalmente su compatriota Marco Scutaro empieza lastimado. El segundo es
candidato a compartir el short de los Tigres, al menos contra pitchers zurdos.
Y está Pinto. Posiblemente, el mejor candidato de todos.
El carabobeño es un prospecto legítimo, lo que significa que
Minnesota desea probar su valía, pues piensa en él a largo plazo. Ya anunciaron
que se queda arriba y compartirá la receptoría con Kurt Suzuki.
Pinto bateó para .342/.398/.566 al ser llamado en septiembre
y ha mantenido el paso en el spring training, con .333/.400/.389. Tiene fuerza,
defensa y, sobre todo, espacio para mostrarse.
El manager Ron Gardenhire ha dicho que alternará a ambos,
aunque es probable que al comienzo sea Suzuki, el más experimentado, quien vea
más acción.
El contrato del veterano termina en octubre. Pinto es el
catcher del futuro. A los Mellizos, que nada se juegan en 2014, les conviene
que se adueñe pronto de la posición, para que florezca y sea parte de un futuro
ganador.
Así hicieron los Medias Blancas con Aparicio, en 1956, y así
hicieron también en 1985, cuando apostaron por Guillén.

Publicado en el-nacional.com, el domingo 23 de marzo de 2014. No pudo aparecer en la edición impresa, debido a la falta de papel que afecta a los periódicos en Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante