Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Murió Pablo Morales hijo, ex presidente del Caracas

Pablo Ignacio Morales Chirinos, ex presidente de los Leones del Caracas,
murió este martes en Estados Unidos, víctima de una enfermedad que agotó su
vida de manera acelerada y repentina, confirmó la Liga Venezolana de Beisbol
Profesional a través de varios miembros de su oficina.
“Amigo, tu partida
deja el recuerdo grato de haber compartido beisbol”, escribió en su cuenta en Twitter el vicepresidente de la LVBP, Humberto Angrisano.

“Fallecio mi gran
amigo Pablo Morales, ex gerente de mi equipo Leones del Caracas”, escribió por
su parte el grandeliga Omar Vizquel.
“Mis más profundas condolencias a su familia”.

Hijo del legendario Pablo Morales que, junto al “Negro” Oscar Prieto compró al Cervecería Caracas
en 1952, rebautizándolo Leones, Pablo Ignacio sucedió a su padre en 1969, luego de la
muerte de éste, y encabezó la directiva junto a su hermano Gonzalo y más tarde
también con Oscar Prieto Párraga,
luego del fallecimiento del “Negro” Prieto.

Ambas familias acordaron
en 2001 la venta de la divisa, que pasó a manos de una empresa de la familia Cisneros.
Desde entonces, Morales hijo estaba retirado del beisbol.

La oficina de prensa del conjunto capitalino dio a conocer el siguiente comunicado, a propósito de la triste noticia:

«Caracas BBC se une
al duelo por el sensible fallecimiento del señor  Pablo Morales Chirinos, persona ligada a la
organización durante mucho tiempo y quien ayudó a escribir páginas importantes
en la historia del equipo.
«Morales Chirinos,
fue durante muchos años, uno de los copropietarios del equipo. Su padre, Pablo
Morales, junto a Oscar “Negro” Prieto, adquirió la franquicia y el equipo
Caracas BBC, en 1952.
«Posteriormente tomó
las riendas del club a la muerte de su padre en 1969. Junto a Oscar Prieto Párraga,
en 1982, asumió la gerencia hasta el año 2001, cuando la franquicia pasó a
manos de la
Organización Cisneros.
«Las más sentidas
condolencias a sus familiares y amigos.
«Paz a su alma».
Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.