El Emergente

El Emergente

Botar a Dave Hudgens

El Emergente
Ignacio Serrano

A los managers los contratan con fecha de vencimiento. Muy
pocos pilotos se retiran en sus propios términos, como Tony LaRussa de San Luis
o Frank Kremblas de Magallanes y Caracas. El propio Dave Hudgens debe haberlo
pensado muchas veces, en especial después de cómo terminó su primera etapa al
frente de los Leones.

Aquella vez salió por el desencanto de la gerencia, a pesar
de que había logrado la corona en su primera campaña con los melenudos y había
quedado a un juego de avanzar a su segunda final consecutiva, en la siguiente.
Tal vez en otra organización no habrían ocurrido ninguna de
ambas situaciones. O tal vez sí. Es imposible saberlo, aunque está claro que
los capitalinos toman decisiones con mayor prontitud con sus técnicos o
importados, posiblemente debido al peso mediático de la divisa y al ruido que
hacen sus seguidores, metafórica y literalmente.
Juan Vicente Zerpa, gerente general de los felinos, reiteró
ayer que Hudgens no es el único responsable, aunque se cuidó de subrayar que
tiene una parte importante del marasmo en que se encuentra el club, por ser el
dirigente.
Eso es tan obvio como las palabras con que Zerpa cerró la
conversación que sostuvimos: “Estamos aquí para tomar decisiones”.
Los Leones tienen mejor equipo de lo que dice la tabla de
clasificación. Una divisa que ocupa el cuarto lugar en efectividad colectiva,
que es segunda en cuadrangulares y líder en boletos recibidos tiene el
potencial para estar mejor que cuatro juegos bajo .500.
Claro que esos números engañan, en cierto modo. A pesar de
los cuadrangulares, Caracas es quinto en slugging colectivo, igualado con Lara.
A pesar de los pasaportes, es quinto en promedio de embasado. Como
consecuencia, es quinto en OPS. La ofensiva metropolitana ha hecho lo justo
para amanecer en la quinta posición de la tabla.
El pitcheo podría tener más arriba a los melenudos, pero le
ha tocado remar con plomo en las sentinas: 27 carreras sucias en 28 encuentros
es un despropósito, un exceso que se ha pagado con tres o cuatro derrotas,
posiblemente, si no más. Zulia, por poner el mejor caso, ha encajado 5 rayitas
inmerecidas. La Guaira, que ocupa el sótano, tan sólo 17.
La falta de un primer bate claro, derivada del fracaso de
Thomas Pham, es una necesidad urgente que atender. Pero no estaba en los planes
de nadie, ni siquiera de las oficinas rivales, que Pham y Josh Whitesell no
batearan, dados sus antecedentes.
Lo mismo puede decirse del insólito slump defensivo de Henry
Alejandro Rodríguez, el “Pollito”, o del inicio de Gregorio Petit.
Algunos de esos aspectos escapan a Hudgens. Otros,
involucran responsabilidad de la gerencia. Y en mucho, hay culpa de quienes no
han ejecutado en el terreno.
“Tenemos un buen equipo”, clama Zerpa. Lo arriba expuesto
sugiere que no tanto, pero puede ser que en parte se deba a que el equipo no se
ha ensamblado, para lo cual se apeló a este cambio de timoneles.
Caracas tiene la fortuna de que Pedro López parece ser un
candidato estupendo a dirigir con éxito acá, como ya lo hizo en Puerto Rico y
en las menores.
Con Hudgens fuera, ya no queda sino mirar hacia adelante. En
enero sabremos, finalmente, si cumplieron con su trabajo, estratega, gerencia y
peloteros.
Lo dirán los resultados.
Publicado en El
Nacional, el martes 11 de noviembre de 2014.

3 thoughts on “Botar a Dave Hudgens

  1. Desde el año pasado Hudgens había dejado ciertas molestias y desconcierto en el club así que en lo personal la decisión de cesantearlo no fue mala, mala fue volverlo a contratar.
    Saludos Ignacio
    Oswaldo López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante