El Emergente

El Emergente

Antonio «Potro» Álvarez: «Esto es un privilegio»

El ministro del Deporte cumplió con su sueño de jugar para todas las franquicias del beisbol profesional venezolano, al actuar este viernes con la camiseta de los Tigres, en Maracay

El ministro Antonio Álvarez calificó como «un privilegio» su participación con los Tigres este viernes, para un último encuentro como pelotero profesional, y aseguró sentirse emocionado de convertirse en el primer jugador de la LVBP en ver acción con las ocho franquicias que actualmente hacen vida en el circuito.

«Uno se prepara mucho para su primer turno y termina preparándose tres veces más para el turno final», declaró a través de la pantalla de TeleAragua.

El «Potro» fue alineado por el manager Carlos Subero como segundo bate y jardinero izquierdo.

El gobernador Tarek El Aissami hizo el pitcheo ceremonial, antes del choque, y las Águilas hicieron entrega de una camiseta al funcionario, que vistió el número 56, el que usó durante toda su carrera y que en Aragua hizo célebre Alex Delgado.

«Esta es una oportunidad que le agradezco a Dios», comentó el ex grandeliga, que deseaba completar un ciclo al participar con el único elenco al que no defendió en su carrera. «Le agradezco a mis padres por los valores que me enseñaron. Mi mamá me preguntó si no era malo que hubiera jugado con todos los equipos, si eso no significaba algo malo, y yo le respondí que lo malo habría sido que nadie quisiera que yo jugara con ellos. He tenido la suerte de pasar por todos los equipos y conocer no sólo a los jugadores, sino a esas personas que trabajan para cada club».

Como es habitual con sus transmisiones, TeleAragua subió la señal del juego a su página web, para ser vista en cualquier parte del mundo.

Álvarez saludó a Bob Abreu, Ramón Hernández y Robert Pérez, quiejnes también dicen adiós oficialmente esta temporada.

Ya en el juego, en la pradera izquierda no recibió batazos a la defensiva en ese primer tramo. Al cierre del inning, fue a batear con Ramón Flores en tercera por triple y lo empujó con rodado por el short.

En principio se pensó que se marcharía después de eso. Pero no fue así. Subero le dejó un rato más en actividad y en el cuarto pasaje fue a batear con hombres en primera y segunda, sin outs. Tocó para sacrificarse con éxito.

Álvarez no veía acción profesionalmente desde hace dos campeonatos, precisamente con el Zulia.

«Este es el mejor beisbol de mundo», exclamó orgulloso el ex jugador, pero pidió a los padres que sean ellos mismos el ejemplo para sus hijos, como lo fueron los suyos para él, en lugar de buscar ídolos entre los propios peloteros.

Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.