Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El gran estreno de Omar López

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano



Así voté por los premios de la 2014-2015 (I)

Omar López
estaba obligado a tener una gran temporada con los Caribes. Primero, claro,
porque la gerencia armó un equipo en apariencia superior al que cayó en la
final pasada, frente al Magallanes, y luego, por el pedigrí que le llevó a
convertirse en un disciplinado, metódico dirigente.

López fue
mano derecha de Alfredo Pedrique, ex timonel de Grandes Ligas y uno de los
pilotos venezolanos de mayor reputación que haya habido.
Con Pedrique,
aprendió parte de lo que ha mostrado en la campaña 2014-2015 y su sustitución tomó
las riendas de la tribu, para dar a los indígenas el primer lugar en la ronda
eliminatoria y el sello de favoritos en estos playoffs.

López es un
estratega en desarrollo. Ya en 2010, los Astros de Houston le dieron una
distinción como uno de los técnicos más destacados de su sistema de ligas
menores, poco después de promoverlo desde la Venezuelan Summer League a categoría de novatos.
Tiene 37
años de nacido, solamente. Es una edad temprana para sobresalir en su
profesión, y este jueves muy probablemente será el nuevo Manager del Año en la LVBP.
La única
duda radicaba en saber cuántos votos no conseguiría este antiguo antesalista,
de corto palmarés como pelotero y prometedora trayectoria como dirigente.
Esa duda
nace de una dualidad que todo votante enfrentó, al entregar su planilla para la
votación de “Los Grandes de la 2014-2015”, que organiza la empresa Numeritos Gerencia Deportiva y de la que
tenemos el honor de formar parte, como uno de los 50 electores.
Es todo un
contraste la candidatura de López con el resto de los aspirantes. Nadie tuvo un
recorrido lineal, impecable, como el mandamás de los aborígenes.
Eduardo
Pérez y sus Águilas se quedaron sin aire en la segunda mitad. Carlos García
recibió críticas por el desempeño del Magallanes en la eliminatoria. Buddy
Bailey estuvo casi todo el torneo fuera de la clasificación con los Tiburones.
Henry Blanco, Pedro López y Félix Fermín condujeron a los Bravos, Leones y
Cardenales, elencos eliminados. Dave Hudgens fue despedido por el Caracas a
mitad de camino.
Carlos
Subero ha podido ser el adversario del ex infielder, en caso de haber estado
desde el comienzo. Tomó el cargo cuando los Tigres despidieron a Luis Sojo, en
medio de una mala racha que tenía a los bengalíes en el cuarto lugar, con 2
victorias en sus últimas 10 salidas y balance de 21-19 en total.
Aragua, con
Subero, ganó 14 y perdió 9, para un average de victorias de .609, casi el mismo
que puso López con los orientales (.619). Los felinos retomaron bajo su mando
el impulso y, sin grandes aspavientos de quien es otro piloto enfocado y
metódico, cerraron en el segundo lugar.
Pero el
premio Alfonso “Chico” Carrasquel no irá a manos del timonel de los Caribes por
abandono de los contrarios.
López
tampoco hizo aspavientos, declaraciones altisonantes ni se le vio peleando con
umpires o jugadores. Fue un conductor atinado, que ganó elogios por el clima de
la cueva, que fue capaz de tomar decisiones con naturalidad y sin mover al
escándalo.
Pedrique recibió
dos veces el Manager del Año y su discípulo hizo todo lo necesario para acompañarlo
en el cuadro de honor histórico de este galardón.
Publicado en El Nacional, el jueves 8 de enero de 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.