Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

A la inmortalidad, vía Taiwán

El Emergente
Por Ignacio
Serrano
Hubo un
momento en que Melvin Mora dejó de valer mayor cosa en el beisbol organizado.
Sí, ese
mismo pelotero que al poco tiempo brillaba como utility de los Mets y que
finalmente se abrió paso como titular de los Orioles, primero como shortstop y
después como antesalista, fue desechado por los Astros, como agente libre de
seis años, en 1997.
Nunca fue
un prospecto, tras ser reclutado por el legendario Andrés Reiner. Como Magglio
Ordóñez, por aquellos mismos años, y más adelante Luis Valbuena o José Altuve,
se benefició de la existencia de las academias de MLB en Venezuela, para
conseguir el chance.
Disputó 185
juegos en triple A, antes de que Houston se diera por vencido. Defendía
mayormente el outfield, aunque ya se había mostrado en segunda, tercera y el
short; incluso lanzó un encuentro, en 1993.
¿Cuál era
el problema de Mora? Posiblemente que maduró tarde. En sus seis torneos con los
texanos sólo bateó sobre .300 una vez, nunca llegó a .360 de OBP ni tocó los
.400 de slugging.


Discreto
con el madero y sin posición definida. Con algo de velocidad, pero errático al robar.
Un caso
perfecto para el laboratorio de la
LVBP.
Cuando Mora
realizó su Hégira personal, su huída al Lejano Oriente, era un ligamenorista
aparentemente sin futuro, ya curtido, sin embargo, en los combates de la pelota
venezolana.
El
yaracuyano formaba parte de la pequeña y brillante dinastía del Magallanes en
los años 90. Aquí sí bateaba. Era capaz de ejecutar un squeeze play a la
perfección y de lanzarse de cabeza en el center, para decapitar posibles
imparables. Una noche, sorprendió con un pívot en segunda base que tuvo eco
durante días, en los análisis de Carlitos Feo y John Carrillo. Sólo necesitaba otro
chance.
Esa
oportunidad se la dieron los Mets, gracias al también magallanero Gregorio
Machado. Luego de conseguir el contrato en Taiwán, fue repatriado por los
neoyorquinos en 1998 y meses después, ya en 1999, era grandeliga.
Lo demás es
historia: al cruzar los 28 años de edad, Mora se hizo imprescindible. Pasó a
los Orioles, se convirtió en uno de los mejores antesalistas de la Liga Americana y fue exaltado,
esta semana, al Salón de la Fama
de los oropéndolas.
El nativo
de Agua Negra fue un pelotero único. Capaz de hacer muchas cosas bien. Bromista
empedernido. Insomne padre de quintillizos. Bate de Plata, un lustro después de
su exilio taiwanés.
Mora es,
sobre todo, un ejemplo de todo lo que se puede lograr con determinación y
esfuerzo. Enhorabuena.
Publicado en El Nacional, el martes 21 de abril de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.