El Emergente

El Emergente

El dopaje y algunos de sus disfraces

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano
Wilking Rodríguez

El caso de
Wilking Rodríguez, suspendido esta semana por dar positivo en el antidopaje de
las ligas menores, nos trae de nuevo el tema de la lucha contra el uso de
sustancias prohibidas en el beisbol.

Rodríguez
no dio positivo por alguna droga recreacional, como fue el caso de José
Mijares, ni fue sorprendido en el uso de alguna sustancia para mejorar artificialmente
el rendimiento deportivo, como pasó como Omar Poveda y Ricardo Cubillán, los
otros casos que han involucrado a venezolanos este año.
El
relevista de los Yanquis, actualmente en las menores, dio positivo por
furosemida. Se trata de un medicamento sin aparente impacto en el rendimiento
de un pelotero. Es un diurético. Pero sirve para recordarnos la complejidad de
este campo, donde hay tantas aristas desconocidas por el gran público.
Tampoco
Manny Ramírez dio positivo por esteroides, aunque los consumió. El ex toletero
dominicano fue hallado culpable por uso de gonadotropina coriónica humana, una
hormona femenina. ¿Cómo podría ayudarle eso a dar jonrones?

Depende
como se vea. Un atleta que consume esteroides está aumentando la cantidad de hormonas
masculinas en el cuerpo de un modo anti natural. Como consecuencia, el cuerpo apaga
la producción de testosterona. Es el motivo por el que los testículos de los
usuarios se reducen.
Uno de los
problemas del dopaje es que esa producción de testosterona no se dispara cuando
el infractor deja de utilizar anabolizantes. Hay que crear un shock en el
cuerpo, que obligue a los testículos a volver a producirla. Por eso la gonadotropina:
al verse inundado de hormona femenina, el metabolismo obliga a disparar la
producción de testosterona, para compensar la irregularidad.
La
furosemida, los diuréticos en general, son usados para acortar los plazos en el
proceso de limpieza que necesitan los dopados, a fin de no ser descubiertos.
La sangre
se limpia a través de los riñones. Por eso, el examen tradicional comienza con
una toma de orina. Al usar diuréticos, la limpieza se acelera.
Los tiempos
son cruciales en el dopaje. ¿Estaba limpio Alex Cabrera cuando rompió la marca
de Baudilio Díaz en la LVBP? Imposible asegurarlo. Dio positivo en México, poco
después, y su error allá quizás haya sido sacar mal las cuentas.
Es perfectamente
posible usar esteroides, aumentar la masa muscular mediante las pesas y esperar
a que desaparezca la huella en la orina. Muy probablemente haya sido este su
caso varias veces.
Rodríguez
cumplirá castigo hasta junio. La lucha contra el dopaje continúa.
Publicado en El Nacional, el jueves 16 de abril de 2015.

2 thoughts on “El dopaje y algunos de sus disfraces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante