El Emergente

El Emergente

Eduardo Rodríguez y su gran ópera prima

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano
Zimbio.com

Eduardo
Rodríguez tiene 22 años de edad, pero en absoluto es una sorpresa. Ni siquiera lo
es con ese estreno que, de acuerdo con el Elias
Sports Bureau
, ha sido el mejor para un pitcher abridor en la historia de
los Medias Rojas.

Nuestro
recorrido anual por las publicaciones especializadas en los prospectos más
talentosos arrojó una clara unanimidad en marzo. Nueve periódicos y sitios web
ubicaban al zurdo como el lanzador joven más sobresaliente de Venezuela, el
principal candidato en las menores a emular las hazañas de Johan Santana y
Félix Hernández.
Fangraphs y Baseball
Prospectus
fueron más allá: consideraron a este nativo de Valencia como el prospecto
número uno de nuestro país, por encima de José Peraza, el camarero que está a
punto de graduarse con los Bravos.
No es
casualidad tanta coincidencia. Rodríguez tiene las condiciones y ha hecho
méritos en las menores. Todavía no se ha mostrado en la LVBP y posiblemente
nunca lo haga, si acaso este estreno es, como parece, el inicio de una larga
carrera en las mayores.
Magallanes
tendrá que esperar. La afición venezolana no, al menos desde la perspectiva de
presenciar el raro nacimiento de una estrella.

Rodríguez firmó
con los Orioles en 2010. Recibió un buen bono de 175.000 dólares y ya
despuntaba como futuro integrante de la rotación oropéndola, cuando, en julio
pasado, la desesperación por ganar a corto plazo llevó a Baltimore a comerse un
plato de lentejas, entregando su futuro.
Boston
adquirió al zurdo a cambio de Andrew Miller, sin duda un notable relevista, pieza
importante en la lucha por los playoffs de 2014, pero con limitado porvenir.
Rodríguez
no. Él apenas tiene presente y ningún pasado. Era el cuarto mejor prospecto en
su antiguo equipo y ahora es parte del futuro en su nueva organización, que
adelantó su graduación esta semana y ahora sopesa la idea de dejarle arriba.
Tiene la
recta, con velocidad que promedia 96 millas por hora. Tiene el slider y el
cambio de velocidad. Tres pitcheos de calidad. Su manager, John Farrell,
advirtió en la tarde que todos verían cómo su pupilo es capaz de mezclar los
envíos. Por la noche, dio cátedra en Arlington.
Ningún
serpentinero venezolano había lanzado más de 7.0 innings en su debut, apartando
al Luis Leal de 1980. Pero aquel Leal, que también recorrió 7.2 tramos, permitió
3 carreras, 12 hits y dio 4 boletos a los Yanquis, sin ponches.
El también
zurdo Carlos Enrique Hernández tuvo un estreno semejante. Recorrió 7.0
episodios en blanco contra los Piratas, en 2001, con 7 fusilados, 2 hits y
apenas una base por bolas.
Yohán Pino,
Ramón Ramírez, Jeanmar Gómez, Ramón García y Gustavo Chacín también trabajaron
7.0 entradas en su ópera prima. Todos permitieron al menos dos anotaciones.
Puede que
sea injusto hablar de Santana y el Rey Félix en la misma nota de un recluta que
sólo ha aparecido en un encuentro en las mayores. El futuro es impredecible.
Carlos Hernández debería estar todavía en la rotación de los Astros u otro
elenco cualquiera, pero se lastimó el hombro y su carrera chocó contra un muro.
Algo es
claro, sin embargo: muy pocos criollos han llegado a la gran carpa con la
etiqueta de súper prospecto. Y Rodríguez nos dio el jueves una razón para
soñar.
Publicado en El Nacional, el sábado 30 de mayo de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante