El Emergente

El Emergente

Adys Portillo y la apuesta de La Guaira

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano
El cambio entre Águilas y Tiburones. Primera
entrega
Adys
Portillo es una joya, uno de los bonos más importantes que se han entregado en
el beisbol venezolano, de esos pocos prospectos criollos que han recibido más
de 1,5 millones de dólares sólo por firmar.
Adys
Portillo es una incógnita, un lanzador que no ha podido llegar a las Grandes
Ligas después de siete años en las menores, afectado unas veces por las
lesiones y otras por el descontrol.
Adys
Portillo es la nueva apuesta de los Tiburones. Un pitcher con tanto potencial
como dudas, protagonista del más reciente cambio realizado por los escualos en
la LVBP.
¿Vale este
joven monticulista un bate tan reputado como el de René Reyes?
La Guaira
cree que sí. Y sobre los brazos de buenos serpentineros se construyen los
equipos campeones.


Reyes tiene
potencial para hacer sentir su ausencia. Tiene 36 años de edad, es cierto, y
sólo le quedan dos o tres campañas más en el beisbol profesional, si nos
guiamos por el hecho de que son verdaderas rarezas los toleteros que siguen
marcando diferencia al cumplir los 40.
El toletero
ambidiestro no está acabado. Por el contrario, su desempeño en México dice
claramente que aún puede aportar a la causa de su escuadra, ahora el Zulia.
La Guaira
considera que no tiene lugar para él, ante la insurgencia del Cafecito Martínez
y la presencia de Balita Ortega, Yonathan Daza y Javier Herrera, más el grandeliga Odúbel Herrera.
Quizás a
mediano plazo habría valido más salir de Alex Cabrera, que está por retirarse,
y mantener a Reyes como bateador designado. Pero de esa forma los salados no
habrían podido hacerse de un tirador como Portillo, pues es posible que el
valor de Cabrera en el mercado sea nulo, por su edad y por el escándalo de
dopaje que protagonizó.
Así que los
litoralenses necesitan que su nuevo integrante cumpla con las expectativas que
siempre ha habido con él y cambie su destino, bajo las instrucciones del coach
Felipe Lira y el manager Buddy Bailey.
Si así
pasa, los Tiburones habrán conseguido lo que tanto anhelan, y nadie podrá
criticarles por haber entregado un bate tan consistente como el de Reyes.
Nadie puede
negar que los salados han tratado de resolver su crónica carencia de brazos, a
expensas de su conocida abundancia de bateadores. Así llegaron Alberto
Bastardo, Renyel Pinto, Frank Mata, Jesús Delgado, Eduardo Figueroa y Brayan
Villarreal, ninguno de los cuales, hasta ahora, ha marcado diferencia.
¿Puede
Portillo con el desafío?
Como Villarreal,
atraviesa problemas físicos que ponen en duda su presente. San Diego no se ha
rendido sobre su futuro, pero sólo ha lanzado 2.1 innings esta temporada en las
menores y de por vida ha entregado 5,7 boletos por cada 9.0 innings de labor.
Es la parte que no pinta bien en el pacto.
Tiene 23
años de edad y ha sido capaz de ponchar a un bateador por cada entrada de
actuación desde que saltó al profesional. Es la parte que pinta bien en el
trato.
¿Cuál es el
pitcher al que acaba de adquirir La Guaira? ¿La promesa en quien todavía creen
los Padres o el joven por quien se cansaron de esperar las Águilas?
El tiempo
dirá. Pero sí, los escualos necesitan que Portillo dé un paso al frente y sea
el muchacho de 2 millones de dólares que saltó al profesional en 2008, cuando
los scouts cayeron a sus pies.
Publicado en El Nacional, el martes 23 de junio de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante