El Emergente

El Emergente

Moneyball 2.0

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano

Ya casi
nadie habla de eso. Pero el nuevo análisis del juego, eso que peyorativamente
llaman sabermetría y que alguna vez fue bautizado como Moneyball, está más vivo que nunca en los playoffs de las Grandes
Ligas.

Cayeron los
Piratas y los Astros, equipos inspirados en la ya no tan novedosa filosofía
beisbolera. Pero tres de los cuatro equipos sobrevivientes son claros simpatizantes
de los métodos que popularizó Billy Beane con los Atléticos y que luego fueron
puestos en práctica por muchas otras divisas.
Azulejos,
Cachorros y Mets son activos y entusiastas usuarios del nuevo análisis. De
hecho, ese duelo que comenzó ayer en la Liga Nacional tiene un condimento adicional:
enfrenta al maestro de Beane, Sandy Alderson, gerente general de los
metropolitanos, con su más célebre sucesor, Theo Epstein, presidente ejecutivo
de los oseznos.

Alderson
fue gerente general de Oakland cuando Beane dio sus primeros pasos en las
oficinas, terminada su frustrada carrera como pelotero. El veterano directivo,
arquitecto de la divisa verde y blanca en los años 90, fue el primero en bucear
en los números desde un punto de vista no convencional, antes de tomar
decisiones.
(El
primero, claro, desde la creación en 1971 de la SABR, la sociedad que le da
nombre al movimiento; no olvidemos que ya Branch Rickey lo hacía con sus
Dodgers en los años 40.)
Alderson
era un prominente empleado de MLB cuando le fue ofrecido el cargo en los Mets. Desde
entonces, trabajó para convertir una escuadra perdedora, con un sistema de
ligas menores necesitado de nueva estructura, cuya visión pasaba por grandes
adquisiciones de nombres sonoros, más que por el estudio y el desarrollo paso a
paso de un club competitivo alargo plazo.
No es azaroso
que los cuatro clasificados a las series de campeonato sean elencos con tan
bajo presupuesto. No es casual que los neoyorquinos hayan edificado su edición
2015 sobre tan talentoso pitcheo, salido mayoritariamente de sus granjas.
Epstein ya
acabó con una maldición, la de Babe Ruth en Boston, y está en busca de liquidar
una segunda, la de la cabra en Chicago. Fue una sensación como jovencísimo gerente
general de los Medias Rojas, equipo al que llegó precisamente porque Beane
decidió quedarse en Oakland.
A Beane lo
querían los patirrojos, cuando el apogeo de Moneyball,
pero los Atléticos lograron retenerlo, al ofrecerle ser copropietario del club
y no sólo gerente general. Entonces, para compensar a los bostonianos, les
sugirió como sustituto a quien finalmente cambió el destino de esa franquicia y
ahora intenta lo propio en la Ciudad de los Vientos.
La última y
decisiva adquisición de Epstein fue Joe Maddon, el pintoresco e inteligente
manager venido de otra divisa con inclinación por el nuevo análisis en el
beisbol, los Rays.
Maddon
merece columnas dedicadas a él solo. Es un piloto distinto, que apela a
cualquier fórmula para unir al grupo y sacar lo mejor de sus peloteros, bien
sea contratando a un mago para que relaje el clubhouse o aplicando la formación
defensiva hasta el exceso, una práctica que hizo célebre en Tampa Bay y que hoy
es común en la gran carpa.
Beane y sus
Atléticos quedaron fuera esta vez, tras varias temporadas en los playoffs. Pero
allí está presente otra vez, en el duelo entre los Cachorros y los Mets.
Publicado en El Nacional, el domingo 18 de octubre de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante