El Emergente

El Emergente

Más pros y contras del nuevo formato

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano

Que en
noviembre haya habido tanto interés, tantos cálculos por parte de aficionados y
medios de comunicación; que haya habido fiesta en el diamante, con un equipo
sumiéndose en abrazos, es algo que no tiene precedente en la historia moderna
de la LVBP.

El nuevo
formato tiene pros y contras, como todo en la vida. Desde el domingo venimos
analizando los aspectos más resaltantes de las novedosas condiciones de
campeonato que dividen la ronda eliminatoria en dos mitades. Hoy evaluamos la
vivencia del domingo.
Los
Tiburones están en enero. Aunque tengan marca de 0-31 en la segunda mitad,
jugarán los playoffs. También estarán los Tigres y el Magallanes, escríbanlo. Ya
el análisis que hizo el admirado John Carrillo con el formato mexicano,
inspiración y ejemplo del venezolano, probó que el primer lugar asegura matemáticamente
ir a postemporada y que allá nunca han quedado por fuera ni el segundo ni el
tercer lugar.

Esto ha
dado a noviembre una emoción desconocida, un sabor a diciembre que multiplica
por dos la recta final.
¿Atenta
esto contra los ya clasificados? Algunos creen que sí.
Contra esta
idea, una antítesis llama a la calma: inclusive La Guaira necesita jugar duro
en lo que queda de torneo, porque avanzar a la semifinal y a la final puede depender
de asegurar la ventaja de campo, escoger primero en el draft de sustituciones
y, en caso de una derrota en la primera fase, garantizar el seguro de vida que
tendrán los mejores perdedores, todo lo cual se definirá por el balance combinado
de victorias y derrotas.
Al otro
extremo aparece una curiosidad que exige reflexión. El nuevo formato es una
balsa arrojada a los Bravos en medio de la mar. Un equipo naufragado tiene la
oportunidad de retomar las cosas desde cero. Si consiguen un tercer puesto en
la segunda mitad, avanzarán a enero con casi toda seguridad.
Esa fue una
de las motivaciones que llevó a cinco divisas a imponer su mayoría en febrero y
adoptar este nuevo esquema. Suena justo y equilibrado. Pero hay un bemol, que
perjudica claramente a las Águilas, Caribes, Leones y quizás Cardenales: escuadras
con seis y ocho triunfos más, tienen ahora apenas un punto o un punto y medio
de ventaja sobre esa novena.
¿Es eso
justo y equilibrado? A priori, no parece. El beisbol, a diferencia de otros
deportes, ha reducido siempre sus diferencias a saber quién ganó más juegos. No
cuentan los empates, no cuentan las carreras permitidas ni las anotadas. Sólo
los triunfos.
Esa
sencilla fórmula es garantía de justicia. Tanto ganas, tanto vales, tanto
obtienes. El actual formato acaba de mostrar un rostro que merece ser evaluado
por los clubes en febrero, cuando todo termine y llegue el momento de sacar las
cuentas: un último lugar con 14 juegos bajo .500 vale tanto como un último
lugar con 5 juegos bajo .500, y eso, en el beisbol, va contra la naturaleza
misma del juego.
¿Deben
mantenerse las dos mitades, y que los mejores en cada una aseguren su
clasificación? Hay circuitos de ligas menores que lo aplican, pero sin puntos,
y sólo cuando se trata de calendarios largos, de abril a agosto.
¿Deben
eliminarse los puntos, aunque eso vaya en contra de quienes terminen en la
parte de debajo de la tabla?
El nuevo
formato ya está aquí. Toca aprender de sus lecciones.
Publicado en El Nacional, el martes 17 de noviembre de 2015,

7 thoughts on “Más pros y contras del nuevo formato

  1. Excelente análisis Ignacio, como ya nos tienes acostumbrados. Sin embargo, me gustaría saber, y seguro a muchos más, cual es tu opinión personal respecto al nuevo formato. Despojate de la imparcialidad que debe caracterizar a los periodistas y esgrime por este medio lo que verdaderamente piensas del tema. Eso sería muy interesante. Un gran saludo.

  2. Excelente análisis Ignacio, como ya nos tienes acostumbrados. Sin embargo, me gustaría saber, y seguro a muchos más, cual es tu opinión personal respecto al nuevo formato. Despojate de la imparcialidad que debe caracterizar a los periodistas y esgrime por este medio lo que verdaderamente piensas del tema. Eso sería muy interesante. Un gran saludo.

  3. Yo quisiera saber que pensaría todos los fanáticos y todos los que siguen al béisbol si cuando se den los cruzes en la semifinal nunca se lleguen a enfrentar caracas y magallanes. Una semifinal en lara. Zulia o Aragua sin que no asistan equipos como magallanes o caracas que llenan hasta las gradas. Personalmente creo que fue el peor retroceso que ha visto cualquier deporte venezolano en los últimos 30 o 40 años.

  4. Me disculpan lo repetitivo fe el tema.mi humilde opinion rs que se cambio un formato probadamente exitoso ,durante muchos años. Aunque no puedo negar que hubo emocion en estos ultimos dias.haber cambiado el roun robin por esto, me sigue pareciendo una aberracion

  5. El formato se aplicaría de mejor forma de expande la liga a 10 equipos y clasifican 6 hay mas emoción, tenemos el material humano para hacerlo hay estados con grandes estadios pero sin béisbol y ciudades que tienen hasta sus propia liga ejemplo la ciudad de Carora es momento de que entre dos nuevos equipos a la liga.

  6. Yo quisiera saber que pensaría todos los fanáticos y todos los que siguen al béisbol si cuando se den los cruzes en la semifinal nunca se lleguen a enfrentar caracas y magallanes. Una semifinal en lara. Zulia o Aragua sin que no asistan equipos como magallanes o caracas que llenan hasta las gradas. Personalmente creo que fue el peor retroceso que ha visto cualquier deporte venezolano en los últimos 30 o 40 años.

  7. Mi humilde opinión es que se tiende muy rápido a evaluar una experimento sin antes culminarlo y es muy común verlo desde el punto de vista del ser fanático de un equipo. Nunca se hace de manera objetiva. Pregunto ¿Será que los mexicanos son marcianos que llevan tiempo aplicando esta fórmula y nadie les ha dicho que así no es, que lo justo es un round robin de cinco equipos? ¿Cuál es lo malo de series de eliminación entre dos equipos de 7 juegos para ganar 4? ¿O de 5 para ganar 3 si es que les gusta esa opción? ¿Y cómo es que lo hacen en grandes ligas? ¿Hacen un RR? ¡Pues claro que no!

    Al final, la Serie Mundial la puede ganar un comodín que llegó a última hora y venció a un líder de una división que ganó la misma con más de 16 juegos de ventaja. Encima de eso, ahora hay una "muerte súbita" entre dos comodines. ¿Y quién dice algo? ¡Pues obvio que nadie!

    Ah si la eliminación es Caracas vs. Magallanes, sí está bien, pero si estos enfrentan a otros equipos ¿no lo está? ¿Si hubiesen sido el Caracas o el Magallanes los que hubiesen conseguido la clasificación este domigo pasado casi seguro que nadie hubiese dicho nada.

    Ahora en cuanto a lo que es justo o no, en la 2005-2006 La Guaira terminó en la División Oriental con 31 y 31, de cuarto. El Cardenales terminó de segundo en la Occidental con 27 y 35 y fueron ellos los que clasificaron, pero La Guaira no. ¿Es justo? Claro que no, si nos atenemos al criterio que pase el que más gane juegos, pero como esas eran las condiciones en ese momento, nada que hacer…tuvimos que ir a llorar al Valle.

    Igual ocurrió en la Serie del Caribe pasada. ¡Qué bríos! ¿A quién se le ocurrió ese formato? Que si esto, que si lo otro; que si Caribes tenía que clasificar automáticamente para la final. Pero, un momento ¿qué sería justo o injusto si todos los equipos hubiesen terminado con un récord de 2 y 2 en la primera ronda? Antes de que me caigan encima hagan el ejercicio. ¡Es posible! A lo mejor improbable, pero es posible. Entonces entraría el criterio de las diferencias de carreras. ¡Fin de mundo! ¡Pero si esto es baseball, no fútbol! No digo yo…

    En resumen, al final del experimento se sentarán los dueños, evaluarán y decidirán. Antes de eso…uhmm…caraquistas y magallaneros llorad, porque no sé ustedes, pero La Guaira está en la próxima ronda…je je je.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante