El Emergente

El Emergente

El Samurái responsabiliza a la directiva y médicos de los Tiburones

Alex Cabrera responsabiliza
a los Tiburones de La Guaira, y en particular a su directiva y al cuerpo
médico, por haber sido señalado de violar la política antidopaje de la LVBP,
situación por la que le fue aplicada una suspensión de 25 juegos, revertida por
la Corte de lo Contencioso Administrativo del TSJ este viernes a través de una
medida cautelar de amparo.

La acción legal incluye varias acusaciones: al equipo, por
negligencia; al presidente de la liga, Oscar Prieto, por supuesta enemistad manifiesta;
al vicepresidente Humberto Angrisano y al Comité Antidopaje, en un punto clave
del alegato, pues con eso último se solicita la cancelación de todo el proceso
de control sobre el uso de sustancias dopantes en la pelota profesional
venezolana, tal como se conoce.


Esta es la argumentación en contra de los Tiburones, tras
conocerse que el slugger contaba con un récipe médico para poder consumir la droga
Adderall, por la que salió positivo y que el deporte organizado proscribe
debido a su poderoso efecto para dotar de vigor, resistencia, velocidad y
fuerza al atleta que la consuma:
Cabrera “procedió a informar y notificar verbalmente del
diagnóstico y tratamiento sugerido por su facultativo a los miembros del cuerpo
médico de la organización Tiburones de la Guaira, quienes le pusieron en
conocimiento de los requerimientos reglamentarios al respecto y le exigieron un
informe médico, siendo que en efecto procedió a cumplir con ello, remitiendo el
informe solicitado en fecha 4 de noviembre de 2014, mediante un mensaje de
datos o correo electrónico enviado desde la cuenta de su correo electrónico, a
las cuentas de correo electrónico del Doctor Francisco Griffin, quien es
miembro del cuerpo médico del equipo”.
“Que posteriormente, ese profesional de la medicina, luego
de haber recibido la información correspondiente y haberla constatado en conjunto
con el resto de los miembros del cuerpo médico, los Doctores Arnaldo Machado y
Tito Fraute, le aseguraron a su representado que tomarían todas las medidas
necesarias para obtener del Comité Antidopaje de la Liga Venezolana de Béisbol
Profesional, la autorización correspondiente a los efectos de evitar cualquier
violación a la normativa antidopaje que la Liga había recientemente dictado,
específicamente la denominada Autorización de Uso Terapéutico (AUT).
“De allí que considere que su representado dio cumplimiento
a sus obligaciones, informando y suministrando la información que avala su
condición médica y tratamiento sugerido a los miembros del cuerpo médico de la
organización Tiburones de la Guaira, quienes, en el desarrollo de sus labores,
se encontraban en la obligación de llevar adelante el procedimiento establecido
en las normas relativas al dopaje del Comité Olímpico Internacional y el Comité
Olímpico Venezolano.
“Manifestó que, en base a ello, su representado continuó el
desarrollo de su actividad deportiva profesional durante la temporada 2014-2015
sin ninguna novedad en lo que al aspecto de dopaje respecta, lo cual le hizo
surgir una confianza o expectativa plausible en relación al cumplimiento de las
labores del cuerpo médico de los Tiburones de la Guaira, en relación a la
Autorización de Uso Terapéutico, al haber desarrollado sus actividades
profesionales durante toda esa temporada sin novedad alguna, en cumplimiento
del tratamiento médico sugerido.
“Daba por sentada la existencia de la Autorización de Uso
Terapéutico del medicamento ‘Aderall’, conforme a lo anteriormente señalado, y
por cuanto los miembros de la Directiva de la organización Tiburones de la
Guaira aseguraron que no habría mayor inconveniente al respecto, por haberse
notificado a la Liga de acuerdo a la normativa aplicable.
“Sin embargo, los miembros del Cuerpo Médico de la
Organización Tiburones de la Guaira, incurrieron en la gravísima falta de no
llevar a cabo el procedimiento de Autorización de Uso Terapéutico (AUT)
previsto en las normas antidopaje, exponiendo con su imprudencia a su
representado a las sanciones previstas en el írrito Programa Antidopaje y al
Código de Ética y Disciplina de la Ley (sic) Venezolana de Béisbol Profesional,
y lo que es peor, exponiendo al escarnio público su honor, buen nombre y
reputación, plenamente consciente del garrafal error que cometieron, el
equipo Tiburones de la Guaira remitió, en fecha 12 de febrero de 2016, al
Comité Antidopaje de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, un escrito en
el cual expusieron los términos y el alcance de la imprudencia en el manejo de
la solicitud de Autorización de Uso Terapéutico y ofrecieron los testimonios de
los miembros del Cuerpo Médico del equipo, quienes admitieron sus actos
negligentes formal y expresamente”.
Este es, resumido, el alegato con el que los abogados de
Cabrera exculpan al jugador.
La sentencia incluye luego una larga exposición de motivos
por los que el toletero pide que se falle en contra del Código de Ética de la
LVBP y su política antidopaje, por considerarlos inconstitucionales.
Ignacio Serrano

4 thoughts on “El Samurái responsabiliza a la directiva y médicos de los Tiburones

  1. Mientras se drogue todas las políticas antidopaje serán irritas para él y sus secueces del tsj..
    El recipe es del 2014 y el debe presentarlo al inicio de cada campaña, no una vez y para siempre!! Así que se ponga las alpargatas porque le pueden y deben aplicar los mismos términos que le aplicaron a Alex Rodriguez, con razón nunca hizo fuerza por regresar a la MLB, ya estaba fichado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.