El Emergente

El Emergente

Quién es quién en la legión venezolana de la MLB

Por Ignacio
Serrano
La
temporada 2016 de las Grandes Ligas llega a su mitad y casi 90 venezolanos han
sido parte de lo sucedido. Esta es la carta de presentación de los integrantes
de esa legión de Venezuela.
Ehire Adrianza. Aseguró un puesto en el roster de los Gigantes
como utility, suplente del cuadro, pero se lesionó un pie y ha estado fuera desde
casi el inicio.
José Altuve. Busca con los Astros otro Guante de Oro, el
Bate de Plata y convertirse en el primer criollo con tres temporadas sobre 200
hits, lo que, además, tendría la notable característica de ser en justas consecutivas.
Ojo con el 30/30, ahora posible por su inesperada cosecha jonronera.


José Álvarez. Repite como relevista zurdo en el bullpen de
los Ángeles, a la espera de que eventualmente pueda dar el paso hacia la
rotación.
Henderson Álvarez. No ha podido completar la rehabilitación de la cirugía en el hombro, a la que
se sometió en julio de 2015.
Alexi Amarista.
Un pobre Spring Training le costó su lugar en el equipo grande, aunque recibió luego
una nueva oportunidad.
Elvis Andrus. Su posesión del short stop de los Rangers no
tiene discusión. Ha empezado a pagar su deuda a su ofensiva.
Elvis Araujo. No pudo asegurar su lugar en el roster de 25
el Día Inaugural, pero al menos se hizo notar para un nuevo ascenso, antes de
ser bajado nuevamente.
Oswaldo Arcia. Los Mellizos le dieron una última oportunidad
y le enviaron luego a los Rays, donde busca ganarse la titularidad. Todavía es
una promesa a seguir de cerca.
Luis Avilán. Le tocó iniciar en Triple A, darse una vuelta
por Los Ángeles, con los Dodgers, y regresar a las menores.
Andrés Eloy Blanco. Desde 2015 brilla cuando sale de la banca de
los Filis, en casi cualquier posición.
Grégor Blanco. Hace rato que encontró su hogar en los
Gigantes, como sólido cuarto jardinero.
Wilfredo Boscán. El año pasado fue subido tres veces y nunca
pudo hacer su debut. Este año sí lo hizo, siempre con los Piratas.
Silvino Bracho. Síganle los pasos, porque puede ser el
cerrador del futuro de los D’backs. Por ahora, ha subido y bajado desde y hacia
Triple A.
Asdrúbal Cabrera. Estrenó uniforme. Los Mets esperan que aporte
defensa, liderazgo y bateo en los próximos tres años. Hasta ahora, lo ha hecho
así.
Miguel Cabrera. Es la estrella indiscutible de los Tigres y de la
embajada nacional en las mayores, ya con 500 tubeyes y en camino a las 1.500
impulsadas y los 2.500 hits.
Ramón Cabrera. Se ha abierto paso como catcher suplente de
los Rojos.
Leonel Campos. Ha sido un año de subir y bajar, mientras
logra labrar su lugar definitivo en San Diego.
Carlos Carrasco. Esta podía ser la zafra en la que el derecho
de los Indios pasara a convertirse en uno de los principales ases de las Grandes
Ligas. Tiene las armas, aunque los problemas físicos han vuelto a perseguirle.
Ezequiel Carrera. Se ganó nuevamente el rol de cuarto outfielder
de los Azulejos. Y ha brillado cuando ha tenido la oportunidad de jugar.
Francisco Cervelli. Le toca demostrar que su brillante primera
cosecha con los Piratas, con el bate y la mascota, es la primera de varias más,
una vez que regrese de la operación que sufrió en la primera mitad de torneo.
Jhoulys Chacín. Comenzó vigorosamente con los Bravos, pero no
ha estado tan bien desde que pasó a los Ángeles.
Robinson Chirinos. Empezó su segundo torneo como catcher titular
de los Rangers, aunque una fractura le sacó de acción durante dos meses. Le
falta poner su ofensiva a la altura de su buena defensa.
Willson Contreras. El súper prospecto de los Cachorros ha tenido
un estreno clamoroso en las mayores.
William Cuevas. Se convirtió en abril en el primer debutante venezolano
de este año, al estrenarse con los Medias Rojas.
Elías Díaz. Una lesión en el codo tiene en la lista de
incapacitados de los Piratas a quien es, supuestamente, su receptor del futuro.
Jairo Díaz. Se desgarró el ligamento colateral ulnar del
codo derecho en el entrenamiento primaveral con los Rockies, que tanto
entusiasmo habían mostrado con él, y eso le sacó hasta 2017, debido a la
cirugía Tommy John.
Félix Doubront.
También debió someterse a la Tommy John, justo después de ganarse un lugar en
la rotación de los Atléticos. Necesita un año para su recuperación.
Alcides Escobar. Fue aclamado con el Guante de Oro y un anillo
de Serie Mundial con los Reales en 2015. Finalmente es reconocido como uno de
los mejores torpederos del beisbol.
Eduardo Escobar. No sólo se quedó arriba, sino que ganó tiempo
de juego en las paradas cortas y otras posiciones de los Mellizos.
Edwin Escobar. Fue cambiado de Boston a Arizona, donde en
junio recibió una nueva oportunidad de ganarse un puesto.
Ramón Flores. Le llegó la hora de consolidarse a este buen
prospecto, que es rotado entre los jardines y la inicial por los Cerveceros.
Wilmer Flores. Perdió la titularidad con los Mets, pero ya
en otra ocasión se ganó a pulso su presencia en el lineup y empezó a jugar más
por las lesiones de David Wright. Todo dependerá de su bateo.
Freddy Galvis. En la MLB van descubriendo que es uno de los
mejores defensores del short. En Filadelfia ya lo saben.
Avisaíl García. Ya no está en el bosque derecho, pero cambió
el swing para levantar más la bola. Si consigue los extrabases que está
buscando, satisfará a sus seguidores y a los Medias Blancas.
Jeanmar Gómez. Inició como uno de los relevistas intermedios
de los Filis, hasta que fue probado como cerrador. En ese rol anda ahora, con gran
éxito.
Carlos González. Ya era uno de los máximos protagonistas de
los Rockies y de Venezuela, pero haber sacado 40 jonrones en 2015 le hizo subir
un peldaño más. No ha parado esta campaña.
Marwin González. No tiene posición, pero sigue jugando más que
muchos en esta lista, gracias a la polivalencia que le ofrece a los Astros.
Mayckol Guaipe. Llamó la atención en la primavera boreal y
finalmente recibió un chance de mostrarse arriba a finales de abril. Será una
zafra de subir y bajar.
Deolis Guerra. Se ha alternado entre las menores y la gran
carpa, en busca de quedarse definitivamente.
Junior Guerra. Es la gran sorpresa agradable de la primera
mitad, por su sólido desempeño como abridor de los Cerveceros.
Franklin Gutiérrez. Sano por fin, demostró en los meses finales del
campeonato pasado que todavía es un pelotero estelar, ya sin poder cubrir el
center, pero con más fuerza para dar jonrones.
César Hernández. Ha tenido todas las oportunidades en
Filadelfia para defender la intermedia, a veces como primer bate en el orden
ofensivo.
Félix Hernández. El as de los Marineros cumplió 30 años de
edad, ya como el mejor lanzador venezolano de todos los tiempos, con más
ponches, más innings y pronto con más juegos ganados que todos sus compatriotas.
Una lesión cortó transitoriamente su aporte a los Marineros.
Odúbel Herrera. El reto, por ahora, ha sido demostrar que la
supuesta pava del segundo año es sólo superstición, para seguir creciendo como
el center de los Filis.
Ender Inciarte. Comenzó en nueva casa, los Bravos, como
jardinero central y primer bate, con todo a su disposición para brillar. Una
lesión retrasó su consolidación, pero de nuevo está brillando con el guante.
Omar Infante. Los Reales le dejaron en libertad, al no
poder batear como en el pasado.
Sandy León. Subido por los Medias Rojas a mitad de camino,
parece ganar su espacio con una ofensiva inesperada.
José Lobatón. Es el indiscutible segundo catcher de los
Nacionales.
Víctor Martínez. Con sus piernas fortalecidas, a más de un año
de la operación, el toletero de los Tigres ha podido recuperar su lugar en la élite.
Miguel Montero. Es uno de los mejores mascoteadores del
beisbol, ahora maestro de Willson Contreras con los Cachorros.
Franklin Morales. Consiguió un buen contrato para servir en el
bullpen de otro buen equipo, los Azulejos. Un problema en el hombro le ha
demorado.
Dioner Navarro. Se ha alternado en la receptoría de los
Medias Blancas con Alex Ávila.
Ángel Nesbitt. Una lesión en el tobillo le mandó a la lista
de incapacitados, pero ya tuvo un nuevo chance de mostrarse en la gran carpa.
Rougned Odor. Su tercera zafra arriba con los Rangers puede
terminar siendo la primera para él como uno de los camareros más completos del
beisbol.
Rafael Ortega. Una primavera tan buena tenía que ser el
anticipo de su regreso a las mayores, lo que finalmentre sucedió a mediados de abril.
Gerardo Parra. Su aplaudido estreno con los Rockies auguraba
un año de logros inéditos a la ofensiva, porque su buena defensa ya es
proverbial. Una lesión le tiene en paro.
David Peralta. Ya no juega en platoon ni en el left. El
nuevo jardinero derecho de los D’backs trata de reponerse a las dolencias para
continuar su ejemplar historia de superación.
José Peraza. El gran prospecto de los Rojos ha estado
ayudando arriba como jugador polifuncional.
Carlos Pérez. Como Dioner Navarro en Chicago, batalla para mantener
a tiempo completo las responsabilidades detrás de plato de los Ángeles.
Hernán Pérez. Regresó a los Cerveceros de Milwaukee tras
una pasantía por las granjas de la organización.
Martín Pérez. El torneo pasado fue la bisagra, la recuperación
necesaria después de haberse sometido a la cirugía Tommy John en 2014. Es una estrella
ascendente y así lo esperan los Rangers.
Salvador Pérez. El receptor de más trabajo y uno de los
jugadores más populares de la pelota mayor está en su momento más alto, con los
Reales.
Williams Pérez. Ganó con esfuerzo un lugar en la rotación de
abridores de los Bravos.
Gregorio Petit. Fue llamado nuevamente a las Grandes Ligas por
los Ángeles y desde entonces causa sensación por su defensiva.
Yusmeiro Petit. Llegó a los Nacionales para ser el comodín
del staff de lanzadores.
José Pirela. Ya tuvo un primer llamado de los Padres de San
Diego, en una campaña en la que deberá trabajar para abrirse espacio.
Martín Prado. Sigue siendo el líder en el clubhouse y el tercera
base indiscutible de los Marlins.
Edubray Ramos. Completó el recorrido por las menores para
estrenarse con los Filis.
Wilson Ramos. Se operó la vista, al descubrir los
Nacionales que tenía problemas para ver con precisión. En su año de agente libre,
ha abierto la llave de una cosecha notable con el madero.
Felipe Rivero. Joven y talentoso, ya empieza a ser visto
como el cerrador del futuro en Washington.
Eduardo Rodríguez. Una lesión en el Spring Training frustró su comienzo
con Boston y fue bajado después de un desempeño desacertado.
Francisco Rodríguez. El pitcher activo con más salvados en la MLB dio
un paso más allá, al cruzar por los 400 salvados a una edad en la que nadie antes
había podido.
Yorman Rodríguez. Los Rojos esperan que este año sea el ahora o
nunca de este antiguo súper prospecto, aunque por ahora está en la lista de
incapacitados,
Miguel Rojas. Con su defensa y polivalencia se ganó un
segundo campeonato arriba como utility de los Marlins.
Bruce Rondón. Regresó a Detroit con su recta sobre 100
millas por hora, deseando quedarse definitivamente.
Jorge Rondón. Con los Piratas ya suma cuatro equipos
distintos en tres temporadas.
Héctor Rondón. Repite como cerrador de los Cachorros, tras
un 2015 de enorme eficacia.
Aníbal Sánchez. Perdió su lugar en la rotación de los Tigres.
Trata de recuperarlo en plan de relevista.
Carlos Sánchez. Es un año de subidas y bajadas con los Medias
Blancas, mientras espera que le llegue su oportunidad.
Héctor Sánchez. Ha pasado por dos organizaciones. Hoy busca
impresionar a los Padres, para volver a ser bigleaguer a tiempo completo.
Pablo Sandoval. Perdió la titularidad con los Medias Rojas, en
medio de polémicas, y finalmente fue operado, por lo que también perdió la
temporada.
Luis Sardiñas. Trata de convertirse en el súper utility de
los Marineros.
Yangervis Solarte. Los Padres le dieron la tercera base desde el
vamos. Ha respondido con el bate.
Albert Suárez. Otra de las sorpresas de 2016, se ganó un
lugar como abridor transitorio de los Gigantes.
Eugenio Suárez. Comenzó como el antesalista de los Rojos, fuera
de las paradas cortas, su posición original, pero con un sitio en la alineación
de todos los días gracias al poder de su bate.
Jesús Sucre. Perderá unos cuatro meses, antes de estar lo
suficientemente recuperado como para recibir los pitcheos de Félix Hernández,
con los Marineros.
Ronald Torreyes. Se ganó un lugar en la banca de los Yanquis.
Por fin puede mostrar por qué le acompañó tanta fama en las ligas menores.
Luis Valbuena. Su explosión de poder le garantizó un papel
en la ofensiva de Houston desde el año pasado.

Publicado en Blog.Banesco.com, el jueves 30 de junio de 2016. Aquí el original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante