El Emergente

El Emergente

Los managers del futuro, hoy

El
Emergente
Ignacio
Serrano
Joe Maddon
Tres de los
cuatro managers presentes en las series de campeonato de las Grandes Ligas han
tomado decisiones no convencionales en momentos cruciales, vistas a través de
la sabiduría tradicional de los diamantes.
No sólo se
trata de utilizar relevistas del octavo inning en el quinto tramo o traer al
cerrador en el séptimo, como hicieron Terry Francona con los Indios de
Cleveland y Dave Roberts con los Dodgers de Los Ángeles.
A Joe
Maddon se le conoce desde hace mucho por su tendencia a innovar, aplicando
preceptos del nuevo análisis. De los pilotos de antes posee su capacidad
motivadora, que con frecuencia lleva al extremo de la excentricidad, para
mantener relajados a sus dirigidos.
Roberts
causó revuelo a finales de la campaña regular, cuando sacó a Rich Hill del
montículo, a pesar de que el zurdo estaba ejecutando un Juego Perfecto.


Hill no estaba
sobregirado de lanzamientos y su recurrente problema de ampollas en la mano
izquierda no estaba amenazándole ese día, según admitieron todos. Un piloto “normal”
le habría dejado en el morrito. El de los esquivadores, no.
¿Recuerdan
a Terry Collins? Mantuvo a Johan Santana hasta que completó su no-hitter, el
único en la historia de los Mets de Nueva York, a pesar de que sumó 134
pitcheos por primera vez en su carrera. No hay modo de señalar que la lesión en
el hombro que volvió a sacar de juego al Gocho sucedió por eso, pero tampoco se
puede descartar de plano que ese esfuerzo acumulado terminara pasándole factura,
algunas semanas después.
Roberts no
quiso cargar con la duda el resto de su vida con un motivo muy concreto; Hill es
uno de sus ases, pero también es físicamente frágil y a él lo contrataron para
hacer lo único que no hizo Don Mattingly, pese a sus constantes avances a los
playoffs: ganar la Serie Mundial. Y sin el abridor, eso sería mucho más difícil
de lograr.
Los amantes
del beisbol habríamos querido ver ese Juego Perfecto. Pero no se puede quitar
razón al estratega, en caso de lograr la meta que persigue.
Maddon fue
el primer timonel en usar consistentemente las formaciones defensivas
especiales que hoy lucen tan frecuentes. Es un aporte de la sabermetría que no
a todos gusta.
El
venezolano Alfredo Pedrique cree que todo manager debe adaptarse a los cambios,
si espera ser tomado en cuenta en las mayores y ser exitoso. Relata que ya en
Triple A se usan, “para ir acostumbrando a los peloteros jóvenes que vienen en
formación”.
Pedrique es
uno de los dos criollos que han dirigido en la MLB y considera que la evolución
es necesaria y positiva.
“En Triple A
usamos mucho las estadísticas”, aseveró. “Y también usamos mucho la formación
defensiva. Los números demuestran que sí funciona”.
La mayoría
de las gerencias de la gran carpa busca hoy managers de mente abierta, incluso
sin experiencia en el cargo. Es cuestión de adaptarse a los tiempos que corren.
Quizás el
éxito que pueda tener Eduardo Pérez en una entrevista de trabajo, o la vuelta
de estrategas como Pedrique u Oswaldo Guillén, pudiera estar unido a la
capacidad de unir lo tradicional con lo novedoso.
Después de
todo, como bien apuntara hace un tiempo Henry Blanco, quien es coach y discípulo
de Maddon en Chicago, nunca está de más sumar otras herramientas a las que
echar mano, especialmente cuando demuestran su utilidad.
Publicado en El Nacional, el martes 18 de octubre de 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante