El Emergente

El Emergente

La mano de Lipso Nava

El
Emergente
Ignacio
Serrano

Lipso Nava
se hizo esperar, podrían decir algunos.

Tardó un
lustro en aceptar el cargo que las Águilas le ofrecieron tantas veces, luego de
un exitoso interinato. Él, en cambio, lo ve de otro modo. Desde siempre habló
de aprendizaje, de crecer como técnico y acumular experiencia, antes de aceptar
el desafío de conducir permanentemente al equipo de sus amores.
La
clasificación del Zulia a los playoffs tiene mucho que ver con la mano serena
de este ex infielder de los Petroleros de Cabimas, bien conceptuado como
estratega en las granjas de los Gigantes de San Francisco. Sí, tiene que ver
con eso y con una gerencia que planificó bien.
El alto
mando consiguió piezas extranjeras que aportaron una sólida producción al
comienzo, y también tramitó la pronta llegada de varios grandeligas,
especialmente lanzadores, para estructurar una escuadra aceitada, que al campo
aplicó la máxima que tanto pidió Nava durante la pretemporada: correr bien,
hacer las jugadas de rutina y sostenerse a partir del pitcheo y la defensa.

Así
mandaron los rapaces en la primera mitad. Así aseguraron el avance a enero,
incluso en este diciembre de altibajos, al endurecerse la competencia con la
llegada de los bigleaguers rivales y empezar a marcharse o fallar algunos de
los brazos que sostuvieron el andamiaje del inicio: Carlos Teller, Kurt Heyer, Shairon
Martis y compañía.
La rotación
fue punto fuerte gracias a ellos, a que Ramón García hijo dio un paso al frente
y a que se reportó temprano Wilfredo Boscán. El bullpen también lo fue, por lo rápido
que llegaron Elvis Araujo, Leonel Campos y Silvino Bracho, y porque Arcenio
León dio un paso al frente como el perfecto y totalmente inesperado cerrador
que faltaba, aunque ya su desempeño en México había asomado lo que podría suceder
con él.
El
inicialista colombiano Reynaldo Rodríguez, el fino jardinero central Michael Tauchman,
su sucesor Trayvon Robinson y, faltaba más, el neogranadino Giovanny Urshela demostraron
el buen ojo de la oficina.
El guante del
patrullero Eleardo Cabrera, el brazo del relevista Gabriel Moya y el bate del
inicialista y designado Wilson García dieron la nota alta por la generación de
relevo.
El catcher
Jesús Flores y el joven outfielder Herlis Rodríguez demostraron el tino
gerencial al salir al mercado de cambios.
Sólo ese espíritu
de cuerpo podía permitir que la larga ausencia de Alí Castillo o las lesiones
del campeón bate Alex Romero no hicieran mella en la posición privilegiada que
los occidentales siempre tuvieron en la tabla.
La
postemporada luce compleja ante la ida de peloteros importantes; los últimos han
sido Urshela, Araujo y Moya. El panorama ha cambiado drásticamente. Diciembre
trajo otro ritmo. Hay nuevos retos.
Romero está
de regreso y Castillo ya acompaña al club, pero las pérdidas son importantes. La
rotación necesita ajustes. Hay que fortalecer la línea central con un center
que recuerde a Tauchman y la conexión colombiana en el lineup necesita
reemplazo parcial.
La primera
tarea está lista: las Águilas son de nuevo un equipo ganador. Queda lo más difícil,
esa conquista tan anhelada en tierras zulianas desde el año 2000.
Le toca a
Nava emprender el segundo desafío: cambiarle definitivamente el rostro a los
suyos, para que enero no sea el mes de las despedidas, sino el de la celebración.
Publicado en El Nacional, el viernes 23 de diciembre de 2016.

2 thoughts on “La mano de Lipso Nava

  1. Buenos días Ignacio en mi sitio laboral se ha desatado una polémica de como queda la pelota rentada en estos momentos, que equipo podrá pasar, así sea matemáticamente, quien se podrá quedar por fuera quien tiene mas chance, queremos saber todo eso, eres la persona indicada para explicarlo con detalles, saludos y esperamos tu pronta respuesta…..desde Aragua…

  2. Apoyo esa solicitud. Del amigo santiago. Esperamos un análisis completo de los equipos restantes. Para más o menos estar mentalizados si nuestras visiones tienen el mismo enfoque de periodistas especializados.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante