Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

La tribu del futuro

El Emergente
Ignacio Serrano
Resultado de imagen para omar lopez caribesCaribes posiblemente sea el equipo más exitoso de esta
década en la LVBP.
Ninguna escuadra iguala la seguidilla de clasificaciones que
ostenta la tribu. Anzoátegui ha estado en los playoffs consecutivamente desde
el campeonato 2010-2011, ha disputado tres finales y ha ganado dos.
Magallanes tiene dos coronas y dos subcampeonatos en el
mismo lapso. Aragua tiene dos títulos y un vice. Pero los aborígenes son los
únicos que han estado ininterrumpidamente en enero.
No ha sido un recorrido azaroso. El alto mando oriental ha
estructurado un eficaz equipo de trabajo, liderado por el gerente general
Samuel Moscatel y el gerente deportivo Pedro Mena. Cuentan con un buen cuerpo
técnico, encabezado por un manager, Omar López, que es metódico y enfocado.
Han producido buenos peloteros. Han hecho importantes
cambios. Han redondeado un roster de figuras, con sello anzoatiguense.
Era temible la alineación que mostraron los aborígenes en
diciembre, incluso en enero, a pesar de los astros que se marcharon (Balita
Ortega, Balbino Fuenmayor) o los que no vinieron esta vez, como Gorkys
Hernández.
¿Merecían más? Posiblemente. Habían cerrado la eliminatoria
a todo galope, rebasando en la tabla de clasificación al Zulia y poniéndose a
tiro del líder Lara. Pero así es el beisbol. En los tiempos fundacionales de la
LVBP, era campeón quien ganaba más juegos. Hoy todos juegan la lotería de las
series cortas y los Caribes la perdieron ante las Águilas.
López fue ratificado, después de eso. Recibió contrato para las
venideras dos zafras. Y se entiende. Forma parte de un alto mando que ha
respirado los aires del triunfo, tiene en casa un trofeo al Manager del Año y un
anillo de campeón.
A poco de su renovación, el estratega dio unas declaraciones
sin desperdicio. Habló del informe que entregó a la directiva y de sus
recomendaciones. Dio ideas sobre cómo buscar importados en la maleza de las
ligas internacionales, aunque cabe apuntar que, dentro de todo, el contingente forastero
de los indígenas tuvo puntos más o menos altos, como Denis Phipps, Nikko
Goodrum, Matt Tomshaw, Shane Youman, John Church, Sean Donatello y Daryl
Thompson. También planteó la necesidad de realizar más cambios.
La última propuesta quizás redunde. Moscatel ha probado ser
un agresivo comprador y es de prever que volverá al mercado, como hizo en los
últimos meses, cuando se trajo a Tomás Telis, Yéiper Castillo, Yorfrank López, Luis
Jiménez y Balita. Vendrán más transacciones, así como las hubo en el pasado.
Pero López planteó algo en su charla con Vicente Vásquez que
llama especialmente la atención: la necesidad de seguir el ejemplo de los
rapaces, contratar scouts de avanzada, construir una base de datos que permita
conocer las tendencias de los contrincantes y aplicar con mayor énfasis el
nuevo análisis de la pelota.
Es difícil precisar en qué fallaron los aborígenes. El
pitcheo aguilucho los amarró cuando más contaba y quedaron fuera, a pesar del
esfuerzo de sus brazos, su supuesto punto débil. No pudieron ir a la serie
decisiva. Pero durante casi cuatro meses demostraron su buen ensamblaje, un proceso
que habían empezado en febrero.
Será interesante ver qué será de esta divisa exitosa,
utilizando además las nuevas herramientas del diamante. Al Zulia le fue muy
bien. Veremos en octubre.
Publicado en El Nacional, el miércoles 1° de febrero de 2017.

Revisa otras entregas de El Emergente haciendo click aquí.

3 thoughts on “La tribu del futuro

  1. La defensa le jugó una mala pasada, pero en la semifinal ante las Águilas tenían un equipo bien competitivo, incluso a lo largo de la serie anotaron más carreras que el Zulia (13-12), pero los rapaces la ganaron 5 juegos, lo que el pide principalmente es para la temporada regular, por supuesto repercutirá en una hipotética postemporada; pero el tuvo equipo para derrotar al Zulia, Lipso le ganó la partida, no cambió el line up en Maracaibo y se la jugó con Luís Hernández, modificando su línea central y por allí se le fue la serie. Esperemos que el evolucione desde el punto de vista estratégico, sobre todo el manejo de la ofensiva y la ubicación de sus defensores. Ojo eso no significa que sea un mal mánager, al contrario es uno de los mejores del país, pero también debe hacer mea culpa.

  2. La defensa le jugó una mala pasada, pero en la semifinal ante las Águilas tenían un equipo bien competitivo, incluso a lo largo de la serie anotaron más carreras que el Zulia (13-12), pero los rapaces la ganaron 5 juegos, lo que el pide principalmente es para la temporada regular, por supuesto repercutirá en una hipotética postemporada; pero el tuvo equipo para derrotar al Zulia, Lipso le ganó la partida, no cambió el line up en Maracaibo y se la jugó con Luís Hernández, modificando su línea central y por allí se le fue la serie. Esperemos que el evolucione desde el punto de vista estratégico, sobre todo el manejo de la ofensiva y la ubicación de sus defensores. Ojo eso no significa que sea un mal mánager, al contrario es uno de los mejores del país, pero también debe hacer mea culpa.

  3. El picheo de Caribes tambien sobresalio mas que el del Zulia en esa serie, en colectivo el de Caribes fue de 1.71 y el del Zulia fue de 2.66, simplemente el Zulia jugo una defensa perfecta y esa fue la diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.