Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

3 veces Johan Santana

El emergente
Ignacio Serrano
Resultado de imagen para johan santanaJohan Santana vuelve a ser noticia. Tan profunda fue su huella
en el beisbol, que genera titulares después de varios años sin lanzar. En estos
días ha sido centro de discusiones por su candidatura a Cooperstown, por su
deseo de lanzar de nuevo y por su consagración en el Salón de la Fama de los
Mellizos de Minnesota.
El merideño tiene derecho a no renunciar. Acaba de cumplir
tres años sin participar en un juego real y pronto serán seis sin actuar en las
Grandes Ligas. ¿Por qué tendría que aceptarlo?
Sí, en marzo contará 39 velitas, una edad que encuentra en
el retiro a la mayoría de los peloteros profesionales. Sí, ningún pitcher ha sido
el mismo luego de una cirugía en la cápsula del hombro, que además a él le operaron
dos veces. Sí, ya no está forzado a más, tras haber disfrutado de contratos tan
opulentos como brillantes fueron sus logros. ¿Y qué?
¿No es edificante la historia de Satchel Paige, que a los 59
años de nacido volvió al montículo en las Grandes Ligas? ¿No es el deporte un
vehículo extraordinario para influir en nuestros espíritus con ejemplos así? Muchas
son las voces pesimistas cuando alguien nada contra la corriente. Pero si el
Gocho quiere seguir rehabilitándose, dedicando meses a un trabajo físico denodado,
que quizás nunca fructifique, adelante. Es su sueño revivir aquello que tanto
disfrutó y colgar los spikes en sus propios términos. Ojalá lo consiga.
Sus palabras llegan mientras en Estados Unidos no pocos miembros
de la Asociación de Cronistas de Beisbol manifiestan su inconformidad por la
inminente eliminación de Santana después de únicamente un intento en la
papeleta de Cooperstown.
Quien apela sólo a su memoria suele descartar los
merecimientos del merideño, por considerar muy corto su recorrido en la MLB. Hace
un par de años dedicamos una columna a comparar lo hecho por Sandy Koufax y el
nativo de Tovar. Koufax tampoco tuvo una larga trayectoria y debió decir adiós
por problemas físicos. Hoy, varios analistas han protestado el límite para
marcar 10 casillas en las papeletas, que deja por fuera a muchos candidatos con
méritos, debido al exceso de postulados, consecuencia de la Era de los
Esteroides y el alto número de ex estrellas que se mantienen en carrera, sin
poder sumar el ansiado 75 por ciento y restando votos a los que se van
incorporando al proceso.
Desde Joe Posnanski hasta Jon Heyman, muchos de los más
reputados periodistas que cubren la gran carpa sostienen que Santana merece al
menos el 5 por ciento que hoy parece improbable, cantidad que le permitiría
seguir siendo candidato. No sólo mencionan con insistencia el caso del antiguo
as de los Dodgers; también destacan que no hubo otro monticulista como el
venezolano entre 2003 y 2008, los siete años en los que estuvo en la cumbre.
Los polemistas han empezado a plantear la necesidad de replantear
cuánto debe ser el mínimo de tiempo exigible a los número uno de sus épocas, de
cualquier época, para aspirar legítimamente a Cooperstown. Es el tipo de
diatriba que puede cambiar patrones, si se sostiene en el tiempo. Es lo único
que no tiene el Gocho, tiempo, pues proyecta 2 por ciento de la votación.
Ese período de brillantez le permitió al menos la alegría de
ser inmortal para Minnesota. No es pequeño consuelo, aunque posiblemente merezca
más.
Columna publicada en El Nacional, el martes 23 de enero de 2018. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

2 thoughts on “3 veces Johan Santana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.