El Emergente

El Emergente

Salvador Pérez, el jonronero

El emergente

Ignacio Serrano
Zimbio.com

Salvador Pérez ha conseguido notables logros en las Grandes Ligas
y está en camino de completar nuevos desafíos, que podrían ser más
sorprendentes, por la manera en que comenzó esta temporada.

El carabobeño es el catcher que más corredores ha
sorprendido en las bases en la historia de su franquicia y también tiene el
récord de más cuadrangulares para un receptor de los Reales de Kansas City,
tanto en un solo torneo como a lo largo de su carrera con esa organización.
Es el único receptor nativo que ha conquistado el Guante de Oro
detrás del plato y es el que más veces ha asistido al Juego de Estrellas entre
los miembros de la expedición nacional.
Comparte con el mítico Johnny Bench el privilegio de haber
ido al clásico de mitad de temporada, haber ganado el trofeo dorado y el anillo
de Serie Mundial, todo en la misma campaña, y en 2017 impuso una marca de 27
vuelacercas para caretas locales.
Pérez también es el protagonista de una hazaña única en la
embajada Vinotinto.

Esta es su octava zafra en las Mayores, y en cada una de
ellas ha dado siempre más bambinazos que en la anterior. Es algo que no sucedió
con ningún otro toletero del patio después de tanto tiempo arriba. Antonio Armas,
Andrés Galarraga, Magglio Ordóñez, Bob Abreu, Miguel Cabrera, Carlos González,
todos tuvieron o han tenido sus altas y sus bajas, pero ninguno ha sostenido la
seguidilla ascendente de este jugador nacido en Valencia.
El lunes sacó la pelota por décima vez en 2018. Pudiera
pensarse que su ritmo está por detrás de lo que hizo el año pasado, cuando llegó
a 10 pelotas fuera del parque en el choque 40 que disputaron los monarcas, mientras
que esta vez lo hizo exactamente en el duelo número 60.
El matiz que diferencia ambas cosechas es también lo que
causa asombro hoy y tiene que ver con el ritmo verdadero del carabobeño, que
únicamente ha disputado 40 duelos este año, debido a la lesión en una rodilla
que le tuvo en la lista de incapacitados durante un mes.
A pesar de tan larga ausencia, Pérez amaneció el martes con apenas
dos jonrones menos que Yangervis Solarte, el slugger que suma más entre sus
compatriotas. Nunca había tenido una progresión como esta que sostiene ahora y
que hace ver con tristeza el tiempo que pasó fuera de la acción.
El mismo ejercicio que hicimos en la columna anterior con
Eugenio Suarez aplica para él. Aunque una simple regla de tres le ponga en ruta
a dar exactamente 27 tablazos de vuelta completa, ese cálculo parte de un supuesto
que muy posiblemente será negado por los hechos: tendría el receptor que perder
por lesión otro mes de actividades, antes de finalizar la justa.
Si Pérez, en cambio, se mantiene saludable y juega con la
regularidad habitual, llegará a los 30 o incluso sobrepasará esa treintena, en
caso de mantener el ritmo que exhibe.
Si eso sucede, y no existe razón ahora mismo para pensar que
no es posible, tendrá nuevas citas con los libros de historia beisbolera.
Ningún catcher venezolano ha dado 30 cuadrangulares, tampoco lo ha hecho alguno
que usara el uniforme de los Reales, y habrá agregado así un peldaño más en su
asombrosa escalera, que le tiene cada temporada, desde hace casi una década,
con más bambinazos que en la zafra anterior.

Columna publicada en El Nacional, el miércoles 6 de junio de 2018. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante