El Emergente

El Emergente

Regresos

El Emergente
Por Ignacio Serrano
Freddy García tiene una salida muy divertida cuando recuerda
su conversación con el médico que en 2007 le operó el hombro derecho. Tras la
cirugía, el traumatólogo le indicó que su carrera como grandeliga había terminado.
Él le respondió que estaba loco si lo creía así. Y se lo comprobó con otras
seis temporadas en las Mayores.
Han pasado 11 años de aquel diagnóstico. García sopló en
octubre las 42 velitas en el pastel. Tenía meses sopesando la idea de volver o
colgar los spikes por tercera vez. Porque al menos en un par de ocasiones ha
dicho que ya es suficiente, para de nuevo volver a intentarlo.
El caraqueño de El Güire viste por estos días los colores de
los Tigres de Aragua. Él lunes se presentó al estadio José Pérez Colmenares y,
sin dar declaraciones, dejó en claro con sus acciones cuáles son sus planes
inmediatos. Se lo confirmaría después a la oficina. No se retira. Lanzará por
una campaña más.
Mientras el split siga cayendo al llegar al home, mientras
mantenga ese control de cirujano que le llevó a entregar únicamente tres bases
por bolas en 11 presentaciones en la 2017-2018, en casi 50 episodios, podrá
seguir jugando pelota por puro gusto. No necesita dinero ni leyenda, tiene
ambas cosas de sobra. Lanza por placer.
Eliézer Alfonzo nació en 1976. García no había cumplido los
3 años de edad cuando el futuro jonronero empezó a gatear en Chuparín, su
barrio en Puerto La Cruz. Hace dos campañas jugó la que parecía ser su última
zafra. Las lesiones y el paso del tiempo ejercen un oneroso impuesto en el
cuerpo de los deportistas.
Durante la mitad de sus 21 torneos en el profesional fue
receptor, lo que también exige las rodillas y los tobillos. Hace rato que no
usa los aperos, pero sigue envejeciendo, gracias a Dios. Y a pesar de eso,
porque su fuente de la juventud está en los diamantes, se empeñó en regresar.
El martes apareció en el lineup de los Bravos de Margarita por primera vez
desde 2016. Henry Blanco lo alineó como séptimo en el orden. Se fue en blanco,
pero poco importó. Está de vuelta. Aunque en febrero ya será cuarentón, lo
festejará como pelotero activo.
Carlos Zambrano asegura que sigue un llamado divino, al entrar
cada tarde al clubhouse de los Navegantes del Magallanes. Pasó un lustro en el
retiro, incluso entró y salió de la planilla de votación de Cooperstown. Sostuvo
durante años que podía irse cuando quisiera, que no necesitaba jugar. Somos
esclavos de lo que decimos y dueños de lo que callamos, dice el lugar común.
Hoy insiste en demostrar que todavía puede sacar outs.
Su efectividad de 8.86 sugiere que eso ya no es posible.
Pero el Toro todavía puede embestir. Después de un comienzo desastroso como
abridor, ha sido utilizado en siete ocasiones como relevista, con resultados
sorprendentes. Tiene 0.90 de efectividad como bombero, el mejor promedio entre
todos los apagafuegos turcos que por lo menos suman 10 entradas en ese rol.
Inesperado y grato.
Alex González insistió durante más de un año, hasta
conseguir su tour de despedida con los Leones del Caracas. Quería decir adiós
en la 2016-2017, pero una lesión le impidió hacerlo en el terreno, como anhelaba.
Tiene la oportunidad ahora de cerrar su larga carrera en sus propios términos,
delante del público.
El beisbol es solo un juego. Y te queda más claro conforme
pasa el tiempo y te acercas al momento de la despedida.
Columna publicada en El Nacional, en su edición del jueves 29 de noviembre de 2018.

2 thoughts on “Regresos

  1. Excelente artículo Don Nacho, da gusto entrar cada día a tu sitio y ser recibido siempre con notas que dan gusto leerlas, sigue así a donde quiera que te depare la vida. .. Gracias Hermano… Desde Chile otro Vzlano trabajando duro..

  2. No me extrañaria que con tantos cambios que le estan introduciendo al beisbol MLB imponga una edad limite a los peloteros, asi sea para participar en las ligas invernales. Quieren cambiar todo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.