El Emergente

El Emergente

Con Luis Valbuena y José Castillo en la banca

Con esta camiseta practican ahora a diario los larenses / Prensa Cardenales 

El emergente
Por Ignacio Serrano
Luis Valbuena y José Castillo están presentes en el dugout de
Cardenales. Cada tarde, un integrante del cuerpo técnico pega en una pared la
tarjeta con las alineaciones, el bullpen y las reservas de los dos equipos que
esa noche jugarán. Encabezando a los peloteros de posición en la banca figuran
los apellidos Castillo, en el renglón destinado a los bateadores derechos, y Valbuena,
entre los zurdos.
El nuevo uniforme de práctica que desde esta semana utilizan
los pájaros rojos es también un homenaje a los desaparecidos astros. Se trata de
la camiseta blanca con vivos negros que Lara empleó en el encuentro del lunes,
el primero después de ocurrida la tragedia.
Quién vaya con ojo avizor seguirá encontrando referencias a Valbuena
y Castillo, como el termo de agua helada en la banca, custodiado por un casco
al que le rotularon los números 1 y 23, con el nombre de ambas figuras.
El dolor sigue, mientras los jugadores aprietan los puños y
juegan con el nuevo objetivo de rendir tributo a sus compañeros con cada triunfo.
“Este grupo es especial”, sostiene el manager José Moreno,
con admiración. “De verdad que lo es”.
A Moreno le ha tocado conducir el proceso colectivo de
sanación, mientras dirige una escuadra muy diferente a esa de los primeros 46
juegos. Contaba con un lineup cargado de bateadores profesionales, donde era
común dejar pasar pitcheos y esperar el envío preciso para descargar el batazo
decisivo. Así, con profusión de extrabases y boletos, los crepusculares se
adueñaron del primer lugar, apoyados de un pitcheo, el mejor del torneo, que
hacía su trabajo mientras esperaba esa tabla para poder cantar victoria.
El lunes, el piloto escribió una alineación sin su cuarto,
quinto, sexto y séptimo bates habituales. Y aunque ya recuperó al lastimado
Juniel Querecuto, la falta de dinamita es evidente.
Moreno había probado con gozo la utilización de un
aporreador con alto OBP en el segundo turno del lineup, un experimento único en
este circuito. Ha tenido que volver a un orden más convencional, con Ildemaro
Vargas y Querecuto arriba, dejando a Alejandro De Aza y Rangel Ravelo para el
tercero y cuarto peldaños. Es llamativo cómo eso le quita mordiente a la
ofensiva, pero no hay otro remedio.
La alabada banca cardenalera ya no es profundidad, ahora son
jugadores titulares. Es lo que toca. Y el timonel ha ajustado su estilo de
juego, empezando a robar, a batear y correr, a tocar la bola. Los larenses
apenas se sacrificaron cinco veces en casi 50 choques, pero admiten ahora que
esa herramienta puede ser útil, mientras se recompone el lineup. Antes no hacía
falta. Era mejor esperar a que alguien largara el doblete, casi siempre
sucedía.
Carlos Rivero regresará y seguramente lo hará con un fuego
especial en el alma. Paulo Orlando está casi listo para el estreno y la
gerencia aún espera que Henry Urrutia salga del slump, lo que permitiría contar
con cuatro bates importados, sacrificando un brazo y devolviendo la profundidad
a la divisa. Aún no está claro si ese será el camino.
Los pájaros rojos han tenido que asumir todo en medio de su
más larga estadía fuera de casa, con ocho juegos en la carretera. Tienen los corazones
rotos. Pero cada vez que buscan la alineación, comprueban que Valbuena y
Castillo los miran desde la banca.
Columna publicada en El Nacional, en su edición del viernes 14 de diciembre de 2018.

4 thoughts on “Con Luis Valbuena y José Castillo en la banca

  1. No será tarea fácil para el equipo dado que se trata de un golpe anímico muy fuerte. Ojalá y se convierta en un aliciente para lograr el ansiado titulo, repito que no será fácil. Sin embargo opino que la Gerencia debe activarse, por ejemplo el sumo de Urrutia es desesperante y ojalá Paulo Orlando venga en forma. Por otra parte está pendiente si César Hernández logrará su permiso para jugar, lo que sería una importante afición. Gracias a Dios el equipo tiene una buena posición pero no olvidemos que el resto está al acecho. Suerte Cardenales….

  2. Lástima que salieron de Urrutia justo cuando parecía que se estaba recuperando; ojalá la adición de César Hernández se haga realidad porque sería clave para el equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante