Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Cumple 40 años de nacido el Sandy Koufax de Venezuela

Johan Santana celebró
este miércoles su cuadragésimo cumpleaños, mientras pasea por el campo de
entrenamiento de los Mellizos y reparte las lecciones aprendidas en su brillante
carrera en las Mayores, un trayecto que quizás no ha recibido todo el
reconocimiento merecido
Por Ignacio Serrano
El-Nacional.com
Algunos votantes de la Asociación de Cronistas de Beisbol protestaron
en su momento contra el trato recibido por Johan Santana en su primera y única
aparición en la planilla de votación del Salón de la Fama de Cooperstown. ¿Cómo
es posible que el zurdo venezolano no recibiera siquiera el cinco por ciento de
apoyo que le permitiría mantenerse en carrera en futuras elecciones?
No pocos aficionados y periodistas pasan por alto la huella
de este nativo de Tovar, Mérida, porque no ganó 200 o más juegos, no ponchó a
3.000 hombres y apenas pudo disputar 12 temporadas en las Grandes Ligas. Pero
el Gocho, como todavía le llaman sus seguidores, es mucho más que un puñado de
cifras inconclusas. Fue, posiblemente, el mejor pitcher del mundo en la década
pasada y dejó una hoja de servicios que ya le ganó un puesto en el pabellón de
los inmortales de su primera organización en las Mayores, los Mellizos de
Minnesota.
El Sandy Koufax venezolano llegó a 40 años de nacido este
miércoles 13 de marzo, mientras pasea por el complejo de entrenamiento de los
gemelos y revive los viejos, buenos tiempos que pasó con aquel uniforme.
Ahora es tutor de otros serpentineros. Su estatus en la novena
con sede en las ciudades de Minneapolis y St. Paul le ha dado todavía más ascendencia
sobre sus émulos. La semana pasada habló para ESPN.com sobre su sucesor como número uno en esa rotación, el
boricua José Berríos, y un par de días atrás trascendió que ha tomado bajo su ala
al portugueseño Martín Pérez, recién llegado a esa novena como agente libre.
Está por verse si Santana es tan buen profesor como antes monticulista.
Lo que no necesita muchas pruebas es su cercanía a Koufax, indiscutible miembro
de Cooperstown, con quien le comparan sus más entusiastas fans.
El merideño se retiró con marca de 139-78, contra 165-87 del
estadounidense en los mismos 12 campeonatos. Pero, citando de primero al
tovareño, en cada caso, los numeritos dejan muy bien parado al criollo en
innings (2.025 y dos tercios contra 2.323 y un tercio), ponches (1.988 contra
2.396), boletos (567 contra 817), jonrones recibidos (220 contra 204), efectividad
ajustada (136 contra 131), hits por cada nueve episodios (7,7 contra 6,8), WHIP
(1.13 contra 1.11), premios Cy Young (dos contra tres) y WAR (51.0 contra 53.2,
según Baseball Reference).
Ambos ganaron la Triple Corona y Santana posiblemente habría
logrado un tercer Cy Young, de haberse realizado la votación unos años después
de 2005, cuando fue superado por Bartolo Colón, gracias a los juegos ganados del
dominicano y a que entonces todavía no imperaba el nuevo análisis en los medios
de comunicación.
El venezolano fue especialmente bueno en un lapso particular
de su trayecto, entre 2003 y 2010, cuando fue usado como abridor por los
Mellizos y los Mets de Nueva York, con 2.89 de efectividad, cinco cosechas
sobre 200 entradas, tres lideratos ponchadores, tres de efectividad y una
efectividad ajustada de 150 que se traduce así: fue 50 por ciento mejor que los
pitchers de su tiempo, en aquellos estadios donde le tocó lanzar.
Santana anunció su retiro el año pasado, al ser entronizado
por Minnesota. A partir de 2011 únicamente pudo hacer 21 presentaciones, mientras
trataba de superar dos cirugías en la cápsula del codo izquierdo, otra para
reparar la rotura del tendón de Aquiles y varios procesos más para sobreponerse
a otras dolencias. Así como la artritis terminó tempranamente con el recorrido
de Koufax, así pasó con el Gocho, también.
Ahora enseña lo aprendido. El diario St. Paul Pioneer Press atribuyó a sus consejos el incremento de
velocidad en la recta de su compatriota Pérez, que está soltando la bola a 97
millas por hora, casi cinco millas por arriba de su media en la justa anterior,
mientras copia el windup del tirador andino y ataca a los bateadores en la zona
de adentro, como hacía sin miedo su antecesor.
El oriundo de Guanare tiene 2.00 de efectividad en los
juegos de exhibición y ha sido una de las sorpresas más agradables en la
primavera de los gemelos.
“Nos sentamos cada mañana, para hablar de beisbol y de la
vida”, declaró Pérez. “Es una gran persona, un gran profesional. Quiero
aprender de él”.
Santana podría estar todavía activo en la gran carpa, a sus
40. En cambio, ya estrenó la chaqueta azul que entregan a los inmortales de Minnesota
y dentro de un año, cuando entre a la papeleta, conseguirá también un merecido
lugar en el Museo y Salón de la Fama del Beisbol en Venezuela.

Publicado en ElNacional.com, el miércoles 13 de marzo de 2019.


Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.