El Emergente

El Emergente

Hasta el Príncipe Harry asistirá al juego entre los Medias Rojas y los Yanquis

La serie de dos
encuentros que se disputará en el estadio del West Ham United promete emociones
y curiosidades. Los dos equipos practicaron este viernes, la víspera del
histórico intercambio
Por Ignacio Serrano
No es común que los Medias Rojas y los Yanquis tengan el día
libre un viernes, en plena temporada. Pero pocas cosas son normales por estos
días con esos equipos.
La Serie de Londres, el par de encuentros que Boston y Nueva
York disputa este fin de semana, es un intento de la MLB por extender su
influencia hacia territorios muy poco explorados, beisbolísticamente hablando,
y lleva consigo un piélago de curiosidades y emociones que prometen cautivar a
quienes le den un vistazo, sean de cuerpo presente o a través de los medios de
comunicación.
Hasta el Príncipe Harry asistirá al estadio del West Ham
United, equipo de la futbolera Premier League, uno de los dos circuitos de
balompié que mueven más dinero en el planeta.
El parque fue acondicionado en pocos días, hasta darle la
vistosidad y apariencia de un escenario de pelota. El diamante, el verde de la
grama, los logos de los clubes y las Ligas Mayores, todo sugiere que se trata
de un campo más de las Grandes Ligas, salvo que se repare en detalles como la
amplísima zona de foul, a ambos costados, y el hecho de que la barda del jardín
central está ubicada a solamente 385 pies del home, entre cinco y siete metros
menos que un campo promedio en la gran carpa.
A Alex Cora no le importan esas pequeñeces. El manager de
los patirrojos recordó en la rueda de prensa ofrecida este viernes que también
el Coliseo de Oakland es un sitio pensado originalmente para otras
especialidades, particularmente la NFL, lo que hace que su diseño en forma
cuadrada deje mucho lugar para que los defensores tomen elevados entre las
rayas de fair y los dugouts de ambos lados.
Reporteros presentes en Inglaterra también apuntaron a las
características del sitio, donde ex profeso la brisa apenas corre, para
resaltar que la cercanía de la pared central no debería implicar,
necesariamente, una lluvia de jonrones.
Cora y su colega Aaron Boone, piloto de los Yanquis,
hicieron después de las prácticas una visita al Palacio de Buckingham, nada menos.
“Creo que esto será grandioso para el beisbol”, sostuvo el
estratega bostoniano, citado por MLB
Network
. “Será un hit”.
Los Beatles cruzaron el Atlántico para conquistar América en
los años 60. Las Mayores quieren hacer lo mismo en la dirección contraria,
aunque sea más poco a poco, sin el vértigo de los músicos de Liverpool. De
hecho, la próxima serie en suelo europeo ya tiene protagonistas y se disputará
el año entrante, con los Cardenales y los Cachorros. Será la continuación de
esta invasión deportiva.
La cita levanta tal interés, por rara, que estrellas de
cricket, el deporte que quizás haya servido de antecesor a los diamantes de
hoy, se acercaron a ver la práctica de bateo y constatar la distancia de los
tablazos, reportó el Boston Herald.
Harry, Duque de Sussex, será el asistente más conocido, sin
embargo. Pero en el terreno habrá cuatro rostros muy comunes para todo
londinense que se precie de serlo: en la carrera de las mascotas, competirán
nada menos que Enrique VIII, sir Winston Churchill, Freddie Mercury y Nessie,
el Monstruo del Lago Ness.
Por supuesto que no serán ellos, sino sus divertidas
réplicas. Será parte de las curiosidades de este fin de semana sin par en la
MLB.

Publicado en ElPlaneta.com de Boston, el viernes 28 de junio de 2019.


Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.