El Emergente

El Emergente

Bob Abreu: “Soy feliz en el retiro”

El ex bigleaguer
admite sentir nostalgia al cumplirse los cinco años del adiós a los terrenos,
pero disfruta de las nuevas generaciones y de que el nuevo análisis en el
beisbol haya puesto el suyo como un caso interesante para el Salón de la Fama
Por Ignacio Serrano
ElNacional.com
Bob Abreu no niega que sienta nostalgia. Al cumplirse este
28 de septiembre los cinco años de su retiro del beisbol activo, es patente el
recuerdo de cuán difícil le resultó la decisión. Pero está tranquilo. Y
contento. Le sobran motivos.
El Comedulce disfruta ahora viendo a sus herederos. En
especial a ese Ronald Acuña Jr., que está pasando por arriba de todos los
récords dejados por él y por otros venezolanos. “Está haciendo una cayapa”, ríe.
Lo ve por televisión (a Acuña, pero también a Eugenio Suárez, a Gleyber Torres,
a todos sus sucesores) y suelta un calificativo admirado: “Son unos fenómenos”.
Él también lo era. Por eso, del nuevo análisis estadístico surgen
postulantes que sostienen que el suyo es un caso para el Salón de la Fama.
-¿Tienes nostalgia?
¿O eso solamente nos pasa a nosotros, periodistas y aficionados?
-Uno disfruta (ríe). La nostalgia siempre estará allí. Uno
lo maneja, pero siempre recordando el tiempo en que uno jugó, el momento en que
dije adiós al beisbol en el terreno.
-Mirando hacia atrás,
¿cómo ves aquella decisión?
-Bien. Fue difícil llegar a la conclusión de decirme que no iba
a jugar más el deporte que amo, que me apasiona. Fue muy difícil. Pero tomé la
decisión con mucho respeto, porque ya el cuerpo no respondía como antes y el
fanático se merece lo mejor de nosotros.
-Y después de cinco
años, ¿cómo miras tu trayectoria? ¿Ha cambiado lo que entonces pensabas? Muchos
decían entonces que habías logrado una gran carrera, pero no lo suficiente como
para el Salón de la Fama. Y ahora hasta tienes defensores. ¿Cómo ves tu
trayectoria?
-La miro muy bien. Antes, para el Salón de la Fama, se pedían
3.000 hits o 500 jonrones. Pero ahora la sabermetría permite saber todo lo que
yo hacía en el terreno, que no era solamente dar un hit o un jonrón. Ahora se
engloba todo, y yo anotaba 100 carreras, tomaba 100 boletos, daba 30 o más
dobles. De todo el paquete, hacía un poco. Creo que ahora están viendo más todo
lo que yo hacía en el juego.
-¿Cambiarías algo de
lo que fuiste? Siempre hay aficionados que hablan de tu paciencia en el home,
diciendo que eso supuestamente te costó muchos batazos.
-Es muy difícil cambiar algo cuando ya tu manera de ser es la
que es. Esa era mi forma de batear. Por un tiempo probé ser más agresivo y no
me fue tan bien. Me sentía más cómodo, como bateador, viendo más los pitcheos.
Nunca tuve miedo de batear con dos strikes. No cambiaría nada. Si hubiese sido
más agresivo, quizás no hubiese tomado tantas bases por bolas y tal vez hubiera
dado 3.000 hits, pero quizás no habría sido un bateador de .300, no sabemos. Yo
no cambio nada. Me siento bien con mi carrera, con mi estilo paciente, de
buscar un buen pitcheo para batear. No lo cambio.
-Grandes peloteros
como Andrés Galarraga o Magglio Ordóñez no pudieron aparecer por segunda vez en
la papeleta del Salón de la Fama. Ahora que desde este 28 de septiembre eres
elegible para esa votación, ¿te ves capaz de recibir como mínimo el número de
votos suficientes para repetir en las planillas, como pasó con Luis Aparicio,
con David Concepción y ahora con Omar Vizquel?
-Sí, claro que sí. Creo que hoy, con todo lo que se está
viendo, como se están analizando los números, creo que sí hay oportunidad.
Tenemos que esperar, a ver qué sucede en enero.
-¿Has revisado casos
parecidos al tuyo que entraron en Cooperstown, como el de Tim Raines o el
Harold Baines?
-Fueron casos muy similares. Tenemos que esperar a que se
conozca la votación. Pero hay números.
-¿Eres feliz en el
retiro?
-Totalmente feliz. Disfruto lo que hago, disfruto el retiro.
Estoy enfocado en mis nuevos proyectos como empresario. Lo disfruto al máximo.
Estoy preparando la nueva colección de B-Top, con un refrescamiento del nuevo
calzado. Tengo la música detenida. En este momento estoy enfocado en BTOP y en
el proyecto de Panteras de Miranda, que los últimos dos años han ido a
semifinales. Estoy contento con ese trabajo y con las otras cosas que estoy
haciendo en el mundo de los negocios.
-¿Cómo miras el
beisbol hoy? ¿Qué piensas de esta nueva generación de Grandes Ligas?
-Miro muchos juegos por TV. Me siento muy orgulloso por lo
que hemos hecho. Desde los tiempos de Aparicio, los de Vizquel, Oswaldo
Guillén, Galarraga, y también mis tiempos, que fueron muy bonitos. Pero también
te digo que me siento orgulloso de todos estos jóvenes. Son unos fenómenos, por
todo lo que están haciendo. Están poniendo nuestra bandera muy en alto. Les
deseo mil bendiciones.
-¿Te sientes
identificado con Ronald Acuña? Parece un Bob Abreu repotenciado.
-Un Comedulce bateando a la derecha (ríe). Sí, me siento
identificado con él. Es un primer bate de lujo, hace todo en el beisbol. Está
rompiendo nuestros récords y eso me hace sentir muy bien. Está haciendo una
cayapa con todas nuestras marcas. Ojalá el Señor lo siga llenando de
bendiciones.
-Hablemos del nuevo
análisis del beisbol. Mencionaste la sabermetría, que te está viendo con mejor
ojo. ¿Cómo la ves tú? ¿Te has acercado al nuevo análisis, ahora que gente como
Bill James defiende tu caso para Cooperstown?
-Sí. He observado que es algo que permite ver a fondo cómo
es un jugador. Cosas que normalmente no se ven. Todos estos números permiten un
análisis muy completo.


Publicado en ElNacional.com, el domingo 29 septiembre de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante