El Emergente

El Emergente

E-Rod es la única respuesta del pitcheo abridor de Boston para 2020

Casi no hay hueso
sano en la rotación de los Medias Rojas y la gerencia que asuma la dirección
del equipo estará obligada a ser creativa, pues 4 de los 5 nombres de esta
campaña seguirán ahí
Por Ignacio Serrano
Cuando Boston adquirió a Eduardo Rodríguez en un cambio con
Baltimore, hace un lustro, era un prospecto que prometía un futuro brillante y la
gerencia esperaba verle convertirse en una bandera de la rotación.
El plan con el venezolano parece haberse cumplido,
finalmente. Es el mejor abridor de los Medias Rojas este año. Ha permitido seis
carreras en sus últimas siete aperturas. Está a uno de completar su primera
campaña con 200 ponches. Disputa el liderato de victorias en la Liga Americana
y solo necesita solo dos triunfos para completar la veintena.
Rodríguez es joven, tiene herramientas por arriba del
promedio y parece haber conseguido, al fin, ese punto de madurez que le ha
permitido terminar su transición, pasando de promesa a estrella.
El problema para los bostonianos es que, en este momento, el
zurdo es la única pieza que garantiza dominio a corto, mediano y largo plazo.
Sí, da una firme esperanza que se pueda diseñar el nuevo staff a su alrededor.
Pero inquieta que no estén allí, al sacar cuentas, los brazos más
experimentados que llevaron al equipo a la pasada Serie Mundial y que, en
marzo, parecían una de las principales fortalezas de la divisa.
Los ases Chris Sale y David Price han tenido un torneo
sufrido, con desempeños irregulares y problemas físicos. Nathan Eovaldi termina
sano, tras someterse al bisturí al comienzo y ser convertido en relevista de
manera transitoria. Y Rick Porcello no ha sido ni la sombra del serpentinero
que alguna vez ganó el premio Cy Young.
El caso de Sale es preocupante. Nadie pudo descifrar por qué
puso los peores números de su carrera mientras estuvo saludable. Fue a parar al
quirófano, finalmente, y volverá para el Spring Training.
Price tuvo una buena primera mitad. Pero a su edad puede ser
un problema irresoluble la aparición de dolencias físicas, como la que le afectó
en la mano izquierda, dejándole fuera de combate dos veces.
Eovaldi brilló en octubre, camino a la corona en el Clásico
de Otoño. Pero su historial en la MLB no es el de un monticulista consistente y
productivo. Por el contrario, su paso por las Mayores se parece más a esto que
a su aporte en la pasada recta final.
Porcello está en marcada decadencia y su cosecha en 2019 ha
sido para el olvido.
La nueva gerencia, que será nombrada pronto, según reportes,
tiene que descifrar este enigma antes del próximo Día Inaugural. Una rotación
confiable es la base de un porvenir feliz. El mercado de agentes libres puede
ofrecer respuestas. Gerrit Cole, por ejemplo, es elegible para declarar su
libertad. También Madison Bumgarner, Cole Hamels, Dallas Keuchel, Wade Miller, Jake
Odorizzi y Michael Pineda también.
Esa parece la única vía de agregar talento, luego de que el
despedido Dave Dombrowski dejara en dique seco el sistema de Ligas Menores.
Pasará algún tiempo antes de que sea posible cosechar algo allá abajo o usar
algunas piezas para cerrar nuevos cambios.
Para agregar talento hay que salir de una parte de lo que se
tiene. Allí está el rompecabezas actual. ¿Hay que mantener al quinteto actual, cruzando
los dedos y esperando que sus inconvenientes en esta justa simplemente queden
atrás? ¿O arriesgarse con una remodelación que construya el nuevo edificio
alrededor de Rodríguez y Sale?
Porcello es el único que se hará a un lado. Será agente
libre en noviembre. Todos los demás están bajo contrato para el torneo venidero.
La nueva oficina deberá ser creativa. El éxito de 2020
dependerá de la ruta que decida emprender.

Publicado en El Planeta de Boston, el jueves 19 septiembre de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.