El Emergente

El Emergente

Eliézer Alfonzo se despidió en sus propios términos: con hit en su último juego

El slugger regresó a
Caribes por un día y colaboró en la victoria sobre las Águilas, a pesar de
haber pasado un año sin jugar, afectado por lesiones desde hace más de dos años.
Deja 138 jonrones como tope absoluto en la LVBP y 16 torneos con Anzoátegui y
Oriente
Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com
El slugger venezolano Eliézer Alfonzo, máximo jonronero en
la historia de la LVBP, pudo retirarse en sus propios términos, al disparar un
hit en su último encuentro, en el estadio Alfonso Chico Carrasquel.
Alfonzo cumplió su anhelo de despedirse en el terreno de
juego, con la camiseta de Caribes —a pesar de pertenecer a los Bravos hasta la
semana pasada— y con rendimiento positivo, a pesar de tener un año sin jugar.

Las lesiones afectaron la última parte de su carrera y le
tuvieron inactivo en los pasados 12 meses.
El portocruzano, que firmó contrato por un día, colgó los
spikes con el club al que perteneció por 15 torneos, que para la historia
quedan como 16, al sumar este.
Alfonzo confesó al perodista Eduardo Acosta estar “muy
contento”.
“No tengo más que pedirle a la pelota, después de todos los
logros que obtuve”, indicó el toletero derecho, líder de todos los tiempos en la
pelota criolla con 138. “Con esta son 22 temporadas de trabajo duro día a día.
Es todo lo que uno puede pedir a Dios. Estuve fuera casi dos años por una
lesión que tuve, pero estoy de vuelta en el terreno de juego, con la misma
ilusión, pero con la certeza de irme”.
Alfonzo vistió su número 50, que nadie utilizó después de
salir de la tribu y firmar con el Magallanes. El manager Jackson Melián, menor
en edad que él, le puso como designado y como octavo paleador.
Dio sencillo en su primer turno y anotó una de las 10
carreras con que los orientales derrotaron 10 por 6 a los occidentales.
Finalmente terminó con ese imparable en tres viajes y se va con .333 de average
en esta para él cortísima zafra.
Sus hijos Omar Eliézer y Eliézer Jr. estuvieron en el Chico
y bajaron al terreno cuando Caribes le rindió homenaje, incluyendo la entrega
de una camiseta enmarcada.
Ambos jóvenes son prospectos bien considerados en el beisbol
organizado.

“Quiero compartir un poco más con ellos”, le confió a Acosta.
“Quiero enseñarles de beisbol, ya que mi padre no fue pelotero, sino chofer de
autobuses, y quiero estar cerca de ellos en sus carreras”.
Ahora tendrá tiempo. El máximo jonronero de todos los
tiempos en Venezuela ya no es más un pelotero profesional.

Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante