Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

La Guaira dijo adiós entre peleas, empujones y salivazos

El manager Renny
Osuna perdió los estribos en la derrota que este jueves eliminó a los Tiburones
en la temporada 2019-2020. Tras ser amarrados por el pitcheo de Caribes, una
vez más, el piloto escupió al umpire principal Carlos Leal y se lio con su catcher
Luis Villegas en el dugout
Por Ignacio Serrano
ElNacional.com
Los Tiburones de La Guaira tuvieron una vergonzosa despedida
este jueves, al caer por cuarta vez en la semifinal del beisbol venezolano.
Luego de ser amarrados por el pitcheo de Caribes de Anzoátegui, que se alzó
como el primer equipo finalista del campeonato, se confirmaron las tensiones
internas reveladas en los últimos días y Renny Osuna, recién proclamado Manager
del Año, se convirtió en un ominoso símbolo de la eliminación.
Osuna lidió con la indisposición de algunos jugadores en la
cueva durante el duelo con la tribu. Versiones de prensa apuntaron desde el
martes a los veteranos ex grandeligas Alberto González y Héctor Sánchez como
los líderes del descontento. Sus acciones en el segundo choque, el último
disputado en esta campaña en el estadio Universitario, expusieron las grietas
existentes en el dugout.

El vaso se colmó y derramó durante el cuarto duelo del
lance, disputado en el parque Chico Carrasquel. Como sucedió desde el lunes, los
lanzadores de ambos clubes marcaron pauta. Pero la defensa traicionó a los
litoralenses. Tres carreras sucias perjudicaron a Félix Doubront, el as llegado
como refuerzo de los Navegantes del Magallanes. Luego de que los salados empataron
a cuatro en la parte alta del séptimo inning, un boleto con las bases llenas al
dominicano Denis Phipps en la baja de ese episodio volvió a darle la delantera
a los dueños de casa.
La inminencia de la despedida desató lo peor de los Tiburones.
Versiones de prensa acusaron al slugger Daniel Mayora de enfrentarse con
periodistas que cubrían la acción. Las cámaras de TV captaron cómo Osuna
escupía al umpire principal Carlos Leal, mientras discutía con él, y también
expusieron una pelea que sostuvo con el receptor Luis Villegas, un episodio de
empujones que siguió en el pasillo que conduce hacia el clubhouse, fuera de la
toma y aparentemente con posible intercambio de golpes.

El propio estratega inició el vaporón, al caminar directamente
hacia Villegas, encararlo y decirle algo mientras le apuntaba con un dedo. El
catcher reaccionó de inmediato, acometiendo al timonel.
Mientras Jackson Melián, dirigente de Caribes, rompía a llorar
en entrevista con DirecTV, al dedicar a sus fallecidos padres el logro de
Anzoátegui, Osuna y los suyos salían por la puerta trasera de un campeonato que
dominaron en la fase regular y en el que llegaron a ser considerados favoritos,
antes de quedar impotentes frente al pitcheo contrario y resquebrajarse desde
adentro.


Publicado en ElNacional.com, el viernes 17 de enero de 2020.


Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.