El Emergente

El Emergente

Cardenales buscará la primera corona de Venezuela desde 2009

Otra labor efectiva del
pitcheo y la defensa respaldó a los criollos este jueves, en la semifinal de la
Serie del Caribe. Lara ganó 1 por 0 a Culiacán y jugará el decisivo este
viernes en San Juan, ante puertorriqueños o dominicanos
Por Ignacio Serrano
ElNacional.com
Otro juego cerrado, otra carrera oportuna, otro toque de
suerte y el mismo guión del Cardenales. El campeón de Venezuela ganó por quinta
vez en seis juegos, esta vez en la semifinal, y obtuvo así el derecho de
disputar este viernes la corona de la Serie del Caribe.
Un tubey de Welington Dotel produjo la única rayita del
encuentro y Logan Darnell encabezó el blanqueo colectivo ante el equipo con más
anotadas del torneo, los Tomateros de Culiacán, para darle la victoria a Lara este
jueves en el estadio Hiram Bithorn 1 por 0 y meter a los criollos en la final.

Los crepusculares saldrán en pos de la octava diadema para
la LVBP en esta competencia, al medirse en el mismo escenario a los Toros del
Este o a los Cangrejeros de Santurce, según quién sea el ganador en el duelo de
la noche entre dominicanos y puertorriqueños.
El triunfo fue un desquite para los larenses, pues su único
tropiezo en la cita ocurrió el martes, ante los propios manitos.
La refriega fue cerrada y emocionante, como casi todos los
topes disputados en la reunión internacional este año. De los 16 compromisos
celebrados hasta ahora, 13 han sido por diferencia de dos o una anotación.
Zack Dodson tomó la pelota por los mexicanos, no el
grandeliga Manny Bañuelos, a quien le correspondía la apertura. La decisión
dejó servido un duelo de zurdos estadounidenses, con Darnell por el bando venezolano.
Dodson había tirado solo un inning como relevista, pero
cumplió con creces. Recorrió seis actos y aisló dos hits, con un boleto, pero
tan poca cosa sirvió para que sus oponentes tomaran ventaja con la única rayita
que permitiría.
Darnell tampoco deslució. Luego de una incursión discreta
ante los Vaqueros colombianos, el día inaugural, trabajó en blanco durante seis
pasajes, en los que encajó siete imparables y dio dos pasaportes.
El pitcher llegado como refuerzo de Caribes y que antes
defendió al Magallanes se marchó en ventaja. Dejó en el morrito al derecho José
Ascanio, con chance de anotarse su primer triunfo en un Clásico de Febrero. Y
así sucedería.
Esa anotación que le dio la delantera a Cardenales llegó en
el tercer pasaje, gracias a la única transferencia que entregó Dodson. Esa base
por bolas la tomó Gorkys Hernández, que avanzó a la intermedia por rodado de
Juan Apodaca, para pisar el plato gracias a un largo tablazo de Welington
Dotel, que cayó cerca de la barda del center y saltó hacia las gradas, para un
doblete por reglas empujador.
Derrick Loop y Sasagi Sánchez siguieron después del abridor
de Culiacán. Ante ellos, siguió también la dificultad de Lara para ampliar la
pizarra.
Una amenaza de los manitos estuvo cerca de al menos igualar
las acciones en el octavo. El zurdo Francisley Bueno relevó a Ascanio y recibió
un cohete de Ramiro Peña. Sebastián Elizalde lo movió con toque de sacrificio y
el dominicano Ricardo Gómez subió al montículo para buscar dos outs. Joey
Meneses sonó una línea de frente al left, que tomó René Reyes sin problemas, y
a continuación el cubano Dariel Álvarez coleccionó cuatro malas. Pero Gómez logró
su cometido, al retirar al emergente Alan Sánchez y terminar con el conato.
Menos complicado fue el noveno. Pedro Rodríguez llegó a
cerrar y José Guadalupe Chávez dio hit, pero el toque de Alí Solís fue muy
largo y Osman Marval tomó a tiempo de iniciar el dobleplay de la tranquilidad.
Juan Carlos Gamboa la rodó entonces por el medio del campo y Alí Castillo tomó la
bola detrás del segundo saco, para pintar un strike en el mascotín de Marval y
desatar la celebración.

Es la primera vez que los pájaros rojos avanzan a una final
desde que en 2014 se cambió el formato de la Serie del Caribe. Emulan a los Tigres
de Aragua, que desde entonces eran los únicos finalistas venezolanos.
Los bengalíes perdieron aquel juego decisivo contra los
representantes de México. La tarea de Cardenales es vengar aquella y todas las
afrentas que han seguido desde 2009, cuando los propios aragüeños le dieron a la
LVBP su última corona en el Clásico de Febrero.
Un dato
Lara asistió a la Serie del Caribe de 1991 en Miami, que se
disputó en un estadio de fútbol americano, con reglas muy particulares y un formato
de competencia que incluyó eliminatoria y final. Aquella versión de Cardenales
perdió ese duelo decisivo ante los dominicanos Tigres del Licey. Casi 30 años
después, los dirigidos por Luis Ugueto buscarán nivelar la cuenta

Publicado en ElNacional.com, el martes 4 de febrero de 2020.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante