Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El adiós de Cy Young, el debut de Babe Ruth y el seminarista que le lanzó a Filadelfia

Por Joaquín Villamizar
La historia del diamante

Hoy vamos a hablar acerca de algunos tips del beisbol de
Grandes Ligas entre 1910-1914.

El 14 de abril de 1910, William Howard Taft, republicano, se
convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en hacer el primer
lanzamiento en las ceremonias de inauguración de la temporada en Washington,
cuyo equipo, para aquel entonces, los Nationals, luego se llamó Senadores.
Inició así lo que después se convirtió en una tradición.
Taft, sólo pidió una condición, y fue que el lanzamiento lo
recibiera su jugador favorito, Walter Johnson, de los Nationals, quien posteriormente
logró blanqueada de un hit en ese juego frente a los Atléticos de Filadelfia.

Cy Young logró este año lo que nadie ha podido hasta ahora
(ni podrá en un futuro): ¡Ganar su juego número 500! Llegó a esa cifra el 19 de
julio, cuando los Naps de Cleveland ganaron a Washington 5-2, en 11 innings.
Young terminó su carrera con record de 511-316 y efectividad
de 2.63 en 22 temporadas.
El 14 de abril de 1911, un incendio destruyó el Polo Grounds
de Manhattan, casa de los Gigantes de Nueva York. Por eso, el equipo tuvo que
pedir asilo a los Highlanders (los futuros Yanquis), que jugaban en el Hilltop
Park, ubicado en lo alto de una colina, en el área de Washington Heights. Pero,
en poco menos de 2 meses, el 28 de junio, ya estaba reconstruido Polo Grounds. En
esa fecha lo reinauguraron con una victoria de los Gigantes, 3-0 sobre los
Bravos de Boston.
El 22 de septiembre de este año de 1911 anunció su retiro Cy
Young, quien entonces lanzaba para los Bravos. Dijo adiós a los 44 años de edad
con su victoria 511 sobre los Piratas,1-0. Entre sus numerosos récords hay uno
que parece más inalcanzable que el de sus juegos ganados y es el de juegos
completos, ¡nada menos que 749! El segundo está a más de 100 de ese número y es
Pud Galvin, con 639.
El 15 de mayo de 1912, Ty Cobb subió a la tribuna principal
del Hilltop Park para liarse a golpes con un fanático de los Highlanders,
Claude Lueker, quien le habría gritado muchas barbaridades. Por eso, el presidente
de la Liga Americana, Ban Johnson, lo suspendió por 5 juegos. Entonces, los
jugadores de los Tigres de Detroit que visitaban a los Atléticos, ese 18 de
mayo, se declararon en huelga a manera de protesta. Así, ocurrió una de las
decisiones más curiosas en la historia del beisbol de la Gran Carpa y fue que
el manager Hugh Jennings, de los Tigres, no se resignó a perder por forfeit.
Entonces, recorrió la ciudad con un altavoz y recogió en la ciudad a todo el
que deseaba jugar. Puso a lanzar a un seminarista, llamado Aloysius Travers,
quién después se ordenó sacerdote (el único sacerdote que puede decir que ha
lanzado en la historia de las Mayores). Lanzó completo y recibió 26 hits en
derrota 24-2. Un coach de los Tigres, Deacon McGuire, con 48 años, cubrió la
receptoría y bateó un sencillo, anotando una carrera. En tercera base jugó otro
de los reclutados, de 30 años, Ed Irvin. En ese único juego bateó dos triples
en tres turnos por lo que dejó promedio de slugging de 2.000. En el noveno
inning, el mismo manager bateó de emergente… ¡lo poncharon!
Al día siguiente, los peloteros de los Tigres regresaron a
la acción, debido a que Ban Johnson anunció que los suspendería de por vida.
Cobb cumplió su suspensión a regañadientes (como era su carácter). El 20 de
abril de 1912, inauguraron el Fenway Park. Los Medias Rojas se llamaban así
desde 1808, pero antes tuvieron cuatro nombres distintos: los Americanos, los Puritanos,
los Peregrinos y los Somersets. Ese día inaugural, ganaron 7-6 a los
Highlanders.
El 8 de abril de 1913 se inauguró el Ebbets Field, estadio
de los Dodgers de Brooklyn. Allí ocurrió algo inimaginable: al dueño, Charles
Ebbets, se le olvidó construir el “Palco de Prensa” ¿Qué hizo entonces? Pues
era un hombre muy decente y preocupado. Los ubicó en los mejores asientos,
hasta que hicieron los palcos correspondientes. Ese día inaugural, los Filis le
ganaron a los Dodgers 1-0.
Los Highlanders ya no jugaban en el Hilltop Park y
utilizaron ese año el Polo Grounds, compartido con los Gigantes. Un caso bien
curioso es que ese año los periodistas comenzaron a llamar a los jugadores “Yanquis”,
ya que estos alegaban que el otro nombre era muy largo para los titulares de
los tabloides. A partir del año siguiente, se llamarían Yanquis para siempre.
El 13 de abril de 1914 surgió un nuevo circuito, cuyos
gestores lo calificaban de “Liga Grande”. Pero los directivos de las ligas
Nacional y Americana insistían que estaba “fuera de la ley”. Era la Federal
League, con 8 equipos, iguales en número a las otras dos.
Esas franquicias eran los Hoosiers de Indianápolis, Whales
de Chicago, Terrapins de Baltimore, Bissons de Buffalo, Wonders de Brooklyn,
Packers de Kansas City, Rebels de Pittsburgh y Terriers de San Luis. En el
juego inaugural, Baltimore le ganó a Buffalo, 3-2. El campeón fue Indianápolis.
Ese año de 1914 ocurrió el debut de George Herman Babe Ruth,
el sonriente niño gigante que transformó el beisbol. A los 19 años de edad,
debutó con los Medias Rojas. Fue el 11 de julio, cuando lanzó juego completo y
ganó 4-3 a los Indios.
El 23 de abril de 1914, se inauguró el Wrigley Field. En ese
entonces, ni ese era su nombre ni era el stadium de los Cachorros. Cuando
comenzó a construirse en la esquina de Clark y Addison, lo llamaron North Side
Park, pero a media temporada de 1914, fue rebautizado Weeghman Park en honor a
su propietario, Charlie Weeghman, que a la vez lo era de los Whales en la
Federal League.
En 1915 le cambiaron el nombre al estadio y le pusieron Whales
Park, pero al desaparecer la Federal League ese año, Weeghman se asoció con
William Wrigley y compraron a los Cachorros, por lo que en 1916 se llamó Cubs
Park. Finalmente, en 1918, Weeghman vendió su parte a Wrigley y en julio de ese
año rebautizaron el estadio para siempre como Wrigley Field, su quinto y último
nombre. Es historia, amigos.
Fuentes: 125 Years of
Professional Baseball, de Bill Felber. Baseball: The Biographical Encyclopedia,
de David Petrusza, Matthew Silverman y M Gershman. Cinco mil años de Beisbol,
por Juan Vené.

One thought on “El adiós de Cy Young, el debut de Babe Ruth y el seminarista que le lanzó a Filadelfia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.