El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. El segundo strike de los Tiburones

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano
Hay dos maneras de analizar el cambio que los Tiburones
hicieron esta semana con las Águilas.
La primera es la tradicional. ¿Cuánto gana y cuánto pierde
La Guaira?
Veamos las piezas, objetivamente. Se va un pelotero que
puede defender la receptoría y la inicial, que batea a las dos manos y tiene
fuerza. Llega otro que también tiene poder, derecho y jardinero. Ninguno cuenta
con reputación de buen defensor. Lo de ambos es producir con el madero.

Visto así, de manera fría y meramente posicional, Héctor
Sánchez vale más que Jairo Pérez, porque es catcher y es ambidiestro. Tienen
prácticamente la misma edad, aunque Sánchez gana ligeramente en ese aspecto, pues
tiene 31 años de nacido, contra 32 de Pérez.
Haber pasado por las Grandes Ligas pudiera ser visto como
otro punto favorable. Al menos en el renglón de la experiencia, el careta y
primera base tiene mejor recorrido.
La subjetividad aportada por los hechos matiza la ventaja
aparente de Sánchez sobre Pérez. Y la verdad es que esa pátina subjetiva nace
de algo que está expresado por la fría objetividad de los numeritos.
El patrullero que llega a los Tiburones ha sido un paleador
más consistente. El índice de rendimiento, un baremo creado por José Montilla
para el estupendo sitio PelotaBinaria.com.ve, permite contrastar a cada jugador
con la liga en la que jugó, a fin de precisar en qué porcentaje fue superior o
inferior respecto al promedio de todos los bateadores. Es una medida con alguna
semejanza al OPS ajustado que encontramos en Baseball Reference.
En seis de sus nueve temporadas en la LVBP, Pérez ha
terminado por arriba de la media. Durante su carrera, ha sido 16 por ciento superior
a sus colegas en el mismo tiempo. Su OPS es de .796 y en al menos tres torneos
ha tenido un rendimiento excepcional, primero con Cardenales y luego con las
Águilas (y han debido ser cuatro, si las lesiones no limitan a 49 apariciones
en el plato su desempeño en la recién finalizada zafra).

Sánchez ha estado por arriba de la media del circuito en
cuatro de sus ocho justas. De por vida, ha sido ocho por ciento superior a lo
hecho con el barquillo por sus colegas. Su OPS es de .774 y realmente sólo
tiene una temporada excepcional, en la que la combinación de juegos disputados
y estadísticas logradas hicieron de él un aporreador especial. Eso fue hace
mucho ya, en la 2011-2012, cuando fue Novato del Año.
Bien por las limitaciones de su posición o porque era un
prospecto de las Mayores, porque estaba a disgusto con el equipo o prefería
descansar, por lo que fuere, nunca consiguió verdadera regularidad en La
Guaira. Todavía hoy en día es dueño de mayor potencial que de logros concretos.
Todo eso, ciertamente, equilibra este pacto. Y a eso puede
añadirse una pléyade de numeritos que no hacen deslucir al oufielder portugueseño
(con promedios de por vida de .283/.352/.444) frente al mascota aragüeño
(.291/.349/.425).
Pérez tiene más dobles, más jonrones, más empujadas, más
extrabases, más almohadillas alcanzadas, suma más carreras creadas y más
anotadas. Y eso se debe a que tiene mejores promedios (por poco, pero mejores)
y los combina con un bien que resulta muy apreciable en las ligas invernales:
juega casi siempre y sin limitaciones.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta
Así que los salados reciben una pieza que, en el peor de los
casos, es comparable a aquella que entregan. No pueden esperar que se luzca en
los jardines, porque ese no es su fuerte. Muy posiblemente será designado a
tiempo completo. Eso es lo que le quita valor frente a alguien que puede ayudar
detrás de plato y también con el mascotín. Comparando el recorrido de ambos en
la LVBP, no es descabellado afirmar que los litoralenses tienen mejor ofensiva ahora,
en comparación con la semana pasada.
Incluso, lo que pierden en la defensa se relativiza con la
adquisición, hace semanas, del receptor Sebastián Rivero, llegado de los Tigres
y con reciente experiencia en el Spring Training de Grandes Ligas.
No es un mal cambio para los Tiburones. Al contrario.
Pero hay otra manera de analizar esta transacción y también
es necesaria: desde el aspecto extra deportivo.
Sánchez fue uno de los protagonistas de episodios censurados
por el alto mando de la divisa durante el torneo 2019-2020. Otro de ellos,
Alberto González, ya fue enviado a Aragua en el pacto por Rivero. Aquel fue el
primer strike en este conteo que sigue abultándose. Porque hubo otros
protagonistas negativos, lo que hace factible creer que vendrán más acuerdos y
nuevas transacciones. Tal vez dos, quizás tres, quién sabe si más. Dependerá de
cómo evolucione el mercado.


La gerencia guairista vuelve a enviar un mensaje claro a su
afición —en caso de estar dispuesta a escuchar— y sobre todo a la cueva. No
importa quién será el manager en octubre, si Renny Osuna, Dennis Malavé o un
tercero. Importa que el equipo está decidido a echar las bases de una escuadra
disciplinada, donde la camiseta sea más importante que los orgullos personales.
En La Guaira quieren ganar, y quieren ganar pronto. El modo
que han escogido para cumplir ese objetivo pasa primero por rediseñar el roster
y ponerlo a trabajar sin chistar en función del plan que determinen el piloto y
la oficina.
No tenemos modo de saber ahora mismo si ese plan será
exitoso. Pero sí parece claro que es el correcto.

Ignacio Serrano

8 thoughts on “EL EMERGENTE. El segundo strike de los Tiburones

  1. Hola Ignacio, estupendo el análisis que has elaborado en relación al cambio de los peloteros Jairo Ramos y Héctor Sánchez. Concuerdo contigo acerca de la necesidad que tiene el equipo Tiburones de La Guaira, de armar un club competitivo,aguerrido y, lo más importante, disciplinado. Nadie se explica cómo La Guaira, habiendo desarrollado una eliminatoria de manera casi invencible, no pudo llegar más lejos. Ojalá la noble fanaticada Guairistas entienda la necesidad que tiene la gerencia deportiva de realizar más cambios de peloteros y así, en un corto plazo, lograr ese ansiado y esquivo campeonato porque se lo merecen. Felicitaciones por el aniversario de tu columna El Emergente.

  2. Ne parece muy acertado los cambios que están haciendo, por lo que estoy totalmente de acuerdo, más allá de los errores que pudo haber cometido el manager en algunos movimientos, claro coincido en que todavía faltan, hay que traerse a Daniel Mayora, al igual que hay que desprenderse de esos peloteros que jamás van a volver jugar con el equipo, (por la razon que sea) y la gerencia sabe quienes son, ademas que han expresado su deseo de ser cambiados ahora es importante que la directiva se esté moviendo, porque deben saber que los fanaticos nos merecemos un campeonato

  3. Mi memoria es pobre, en Teoria, cuales son los otros jugadores de Tiburones que estuvieron Involucrados "en el Altercado" junto a HectorSanchez y AlbertoGonzalez???

  4. Cardenal julio es Jairo perez no Jairo ramos este último tiene varios años retirado y creo que el primer movimiento que debió hacer la guaira era salir de reny ozuna

  5. Lo de los tiburones ha sido pandemico! Han pasado por la gerencia ,personas que han sido exitosas en otros equipos,pero cuando llegan a La Guaira,dejan de serlo.! El motivo,no lo sé,pero es desesperante el estar con ese karma del que :este si es el año de tiburones! Idas y venidas que no llevan a ninguna parte! Creo que deberían vender el equipo a alguien que de verdad lo sienta y padezca!

    1. Coincido totalmente.
      De los implicados en la trifulca deben salvar a Disney, pero dejándole bien claro que no puede volver a comerse la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante