El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. En busca de los próximos grandeligas de Venezuela (tercera parte)

José Mujica, por entonces con la principal sucursal de los Rays

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano
Una semana después de empezada esta saga, retomamos el tema,
buscando a los posibles integrantes de la promoción 2020 de grandeligas
venezolanos, con la ayuda de que, al reducir a 60 hombres por equipo el número de
peloteros elegibles para disputar esta temporada, es más fácil circunscribir el
análisis a los nombres de aquellos convocados que nunca han jugado en la MLB.

William Contreras
(Bravos).
Ojo con este prospecto. Tiene estirpe, porque es el hermano menor
de Willson Contreras, y como buen miembro de la familia, ha ganado elogios
desde muy joven.
Contreras, que pertenece a los Tigres de Aragua, tiene 22
años de nacido y ya conoce Doble A. Su temporada objetivo es 2021, pero este
será un campeonato distinto, desafiante en muchos sentidos, así que, aunque aún
necesita madurar —y más, tratándose de alguien que algún día dirigirá el pitcheo
de su escuadra—, pronto debería estar en las Mayores.
El nativo de Puerto Cabello ha ido mostrando algo de fuerza,
disciplina y contacto en el home. Su tope de 11 jonrones es promisor, por su
posición y porque lo consiguió a los 20 años. No olvidemos que a esa edad la
musculatura está en crecimiento; un slugger no saca 25 o 30 pelotas tan temprano,
a menos que se llame Miguel Cabrera.
Brian McCaan ya dijo adiós, pero la receptoría tiene ocupantes
claros: Travis d’Arneaud y Tyler Flowers. Es probable que Contreras esté allí
porque es el mejor lugar donde podría foguearse, practicando, dada la pandemia
mundial. Pero lo dicho, pónganle el ojo, pues su hora está por llegar, así sea en la justa venidera.
José Mujica
(Rockies).
En teoría, ya es bigleaguer. Mujica pertenece a esa rara lista
de venezolanos que han logrado el estatus de grandeligas, sin haber jugado
arriba. Sí, solo le falta eso. Y también está cerca.
El derecho creció como prospecto de los Rays, hasta que se
lesionó el codo. Fue sometido a la Cirugía Tommy John y se perdió todo 2019. Al
final, se declaró agente libre.
En el ínterin, Tampa Bay lo llamó a la Gran Carpa, estando
lesionado, porque hacerlo y ponerlo en la lista de incapacitados de 60 días le
permitía a la divisa contar con 41 hombres protegidos en el roster, en lugar de solo 40. Por un tecnicismo, acumuló antigüedad, tiempo de servicio y, de paso, cobró
mejor salario durante algunas semanas.
Los Rockies apostaron por este caraquista. Le llevaron al
Spring Training, sabiendo que no estaría listo para la acción, y el manager Bud
Black admitió su sorpresa. Su recta corre, de nuevo ha vuelto a ser un talento
en flor y, si prueba estar fuerte y totalmente recuperado, debería estrenarse
este mismo año, inclusive, ayudando como abridor o relevista.
Mauricio Llovera
(Filis).
Estuvo limitado a 65.1 entradas en 2019, pero las trabajó en Doble
A y, como Mujica, es un claro candidato si se encuentra saludable.
Llovera pertenece a Caribes de Anzoátegui en
Venezuela y su historial entusiasma: después de cinco torneos en las Menores,
presenta 9,7 ponches por cada nueve innings, así como 3,0 bases por bolas y
prácticamente sin jonrones, pues le han sacado 24 pelotas en 89 encuentros, 64
de ellos como abridor.
No acumula muchas entradas, lo que le habría afectado en
circunstancias normales. Pero con sus herramientas, con 3.45 de efectividad en
su carrera y la posibilidad de ayudar en relevo, por su capacidad ponchadora, pudiera
convertirse en debutante en algún momento entre agosto y septiembre.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta
Diego Cartaya
(Dodgers).
No todos los peloteros llamados a estos entrenamientos tienen
chance real de jugar en 2020. Y Cartaya es un ejemplo perfecto para explicarlo.
Este receptor apenas tiene un torneo desde que saltó al
profesional, aunque incluso antes de eso ya había llamado la atención. Tanto,
que Los Ángeles le dio un bono de 2,5 millones de dólares por firmar en 2018.
Cartaya cumplió 18 años de nacido en septiembre último. Ya
mostró capacidad bateadora, pero en Novatos. Apenas empieza su recorrido. Pero
sin acción en las Ligas Menores, tenerle entre los 60 permite a su equipo
ponerle a disputar juegos interescuadra y entrenarse con peloteros mucho más
veteranos, a fin de que este no sea un tiempo perdido, sino un tiempo de
maceración.
Ya Baseball America le tiene entre los mejores 100 prospectos
de la actualidad. Pero todavía le falta mucho para llegar.

TAMBIÉN:
Álvaro Seijas
(Cardenales).
Es el último convocado y el que cierra esta columna, aunque
todavía nos quedan otras dos entregas, para completar el repaso con los 25
venezolanos que no han jugado en las Mayores y se encuentran
alistándose en el Summer Camp.
Seijas fue invitado esta misma semana por San Luis. Es parte
del roster de 40 y un talento tan claro, que con 16 años de edad, en 2014, ya
había lanzado en la LVBP.
Pertenece a los Tigres de Aragua, ya cumplió los 21 y dividió la pasada campaña entre Clase A media y Clase A avanzada.
Todavía le falta, pero tuvo un sólido 2019 y poco a poco ha ido incrementando su
carga anual de trabajo, con buenos numeritos.
Tendría que ocurrir una cadena de acontecimientos para que
sea necesario ahora mismo en el staff de los Cardenales. Quizás le llegue la hora
en 2021. Pero no lo descartemos del todo.

Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.